¿Será en verdad que el Senado colombiano le soltó la mano a Uribe?

Como me comenta un apreciado lector sobre mi artículo musical de ayer: "lejos de mi está la intención de alterar su éxtasis por la obra musical Venezolanidad, pero…"

Pero no temo con mis preguntas, con mi pero…generar todas las dudas del mundo, sobre todo a Jorge Rodríguez a la cabeza de la Asamblea Nacional, quien se dispone de forma inmediata a responder positivamente la invitación del Senado Colombiano. Descuidando en forma alarmante la necesaria tarea de tener cautela viniendo de donde viene.

Apreciados lectores, apenas hasta ayer, anteayer, el gobierno colombiano era nuestro enemigo declarado. Ciertamente al escribir gobierno, estoy haciendo referencia al ejecutivo, al presidente Duque, a su tutor mentor Álvaro Uribe, y a todos los que lo acompañan en su gabinete.

Empiezo a preguntarme: ¿qué tanto se puede desligar la Cámara colombiana del Senado del poder Ejecutivo? ¿Será que dentro de esa Cámara no hay senadores afines al uribismo? ¿Cuál es la correlación de fuerzas entre los partidos? Piedad Córdoba sería ideal para respondernos.

Sólo sé, por ejemplo, la reciente noticia que me llegó por Luigino Bracci donde se queja de que Caterine Ibargúen, la ex atleta colombiana quien fue una dura rival de Yulimar Roja ganando la medalla de oro en Rio 2016, oficializó su candidatura para el senado de mano del partido de la U (uribismo) https://twitter.com/lubrio/status/1451018398222200839?t=pT87kvUqT4I6CygS1vnidA&s=09

Les confieso que no sé nada sobre los que componen la Cámara Colombiana del Senado, y tal vez, justo por ello no debería estar escribiendo esta reflexión que es más bien una necesidad, haciendo catarsis con la noticia que prendió todas mis alarmas.

Pero entonces ¿sí hay senadores del partido uribista dentro de sus filas? Ciertamente. Como debe estar repleto de aliados al gobierno de Duque.

¿Pasará en Bogotá algo semejante a lo que ocurrió en Caracas, cuando en el 2016 la oposición arrasó con los curules en la Asamblea Nacional?

A la inversa. Porque mientras estos senadores colombianos se presentan, en mi opinión particular, disfrazados de ovejita, deseando apoyarse mutuamente, en última instancia con el gobierno de Nicolás Maduro, aquellos diputados de la AN buscaron desde el primer momento derrocar al Gobierno Constitucional de Nicolás Maduro, inventando miles triquiñuelas (queriendo yo ser muy light), para lograr sus propósitos.

No escapa de mi comprensión de que plantean con este acercamiento, resolver sus problemas económicos, ¿de Colombia? También he oído con cierta sorpresa a nuestro Presidente obrero invitar a los empresarios colombianos a invertir en el país. ¿Son acaso, estos aludidos por la invitación de Nicolás Maduro, los que hablaron con sus pares oligarcas en el Senado seduciéndolos para arribar a esta decisión unánime? ¿UNÁNIME?

¿Tendrá relación esa invitación para adentrase en las muy cuestionadas Zonas Económicas Especiales (ZEE), que el gobierno bolivariano, amparado por la Ley Antibloqueo, está implementando en regiones estratégicas del país, para neutralizar y contrarrestar las duras consecuencias de las sanciones?

En fin, si estamos hablando meramente de economía y no de política, deseo repasar que la oposición apátrida, debidamente aupada y protegida en Colombia por Duque y los Rastrojos, por ejemplo, es la que se paseó por todo el planeta pidiendo sanciones y más sanciones para Venezuela. Destruyendo nuestra moneda, nuestra economía.

¿Nadie recuerda que, en Colombia existe una Ley que permite que nuestro combustible llevado irregularmente por la frontera, es nacionalizado inmediatamente en Colombia? ¿Quién hizo esa Ley? ¿No es el Senado colombiano? ¿Es esto política y no economía?

Seguimos enfocándonos en economía no más, al recordar las cientos de casas de cambio apenas traspuesta la frontera, que jugaron muy bien el juego sucio de la devaluación del bolívar. ¿Quién autoriza esas casas de cambios? ¿El Senado colombiano no tiene injerencia en esos asuntos?

¿Se ha pronunciado alguna vez el Senado colombiano cuando se organizaron cuidadosamente los dos intentos de magnicidio a Nicolás Maduro, made in Colombia? ¿Intentaron al menos salvar su responsabilidad? ¿No es éste un motivo más que suficiente para ir con pies de plomo?

¿Y cuándo en 2019 se planificó una solapada invasión a Venezuela a través de su frontera, con la presencia del emérito Duque, pero también Piñera de Chile y Almagro por la OEA? Disfrazándola con una ayuda humanitaria que debía entrar "si o si". ¿Qué postura asumió ese honorable Senado Colombiano? ¿Será que en verdad no tiene nada que ver ese poder legislativo con la gravedad del hecho? ¿Amenazar al "hermano" país con una intervención desde Colombia? ¿O simplemente quedaron frente a su televisor, tal vez en el mismo recinto del Senado, con pantalla gigante, esperando los acontecimientos? Muy esperanzados puesto que ahí sí, de lograrse el objetivo sacando a Nicolás, podrían entrar a beneficiarse de nuestras riquezas, sin tanta formalidad. ¿Es política o economía?

Muchas preguntas sobre el tapete, pero no quiero dejar de hacer esta última: ¿es esa Cámara colombiana del Senado quién autoriza la permanencia de las numerosas bases militares de los estados Unidos en territorio colombiano? ¿O no tienen nada que ver? Bases militares usadas para vigilar a Venezuela, para controlar nuestra geografía con vuelos de exploración, para estar siempre listos, prestos y atentos, a ingresar a la mínima provocación o decisión insensata.

Apreciados lectores, no sé nada de la Cámara del Senado en Colombia. "Sólo sé que no sé nada" como dijera el filósofo Sócrates y nos recordó Miguel Ángel Pérez Pirela recientemente en su clase de filosofía en Desde Donde Sea.

Pero me hago preguntas, sobre todo cuando no sé qué hizo ese honorable Senado colombiano para evitar que desvalijaran nuestra embajada en Bogotá, cuando se supone que hay un derecho recíproco entre los países que debe ser respetado. Así como Venezuela cuida atentamente de las instalaciones de la embajada de estados unidos, muy cerca de mi casa.

Por último, el robo de nuestra principal empresa Monómeros ¿es que tampoco tiene que ver con el Senado Colombiano? ¿Con las relaciones económicas de ambos países?

Finalizo copiándoles una muy apropiada frase del genial Clodovaldo Hernández, de su último artículo en La Iguana Tv, cuando escribe:

"..yo, con el mayor respeto, los invitaría a revisar sus niveles de ingenuidad en sangre porque deben estar enfermizamente elevados, algo que un adulto no puede permitirse."

Posdata: mi amigo secreto Diogenes es el autor de la frase "soltarle la mano a Uribe". Esperaré por su genial análisis del tema para una próxima entrega.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 608 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Flavia Riggione

Flavia Riggione

Más artículos de este autor