“No me defienda compadre, con amigos con usted, no necesito enemigos”


“Bueno, personalmente, yo le tengo mil veces más confianza al gobierno de EEUU que al actual Estado venezolano, el cual ha comprobado una y otra vez desde el 2013 que ha sido más que nada una inmensa maquinaría de mentiras, corrupción, y delincuencia de todos tipos, incluso donde los cuerpos policiales y de inteligencia del Estado regularmente abusan del poder cometiendo crímenes como la extorsión, el secuestro, el arresto arbitrario, el encarcelamiento sin juicio, la tortura, y las desapariciones y los asesinatos extrajudiciales, particularmente en contra de las poblaciones más pobres, los trabajadores, los sindicatos, los ancianos, etc.”. https://www.aporrea.org/actualidad/a305939.html

Decir esto y además declararse patriota, revolucionario y chavista es tan contradictorio. Que no sale de mi mente repuesta alguna, sino lo expresado en el titular de este artículo, esto me parece una locura. Por más que yo odie a este gobierno, por las razones que sean, no justifico que alguien, conociendo un poquito de historia, pueda pensar que la justicia norteamericana es más confiable que la venezolana.

Lo que también llama mi atención, es la seguridad con la cual algunas personas sostienen sus argumentos contra el gobierno venezolano, aceptando que los gobiernos de los Estados Unidos de Norteamérica tienen el Derecho de juzgar, encarcelar y sancionar a venezolanos acusados por ellos de los delitos que les dá la gana. Aceptar esto es negarse ser nativo de un país soberano, como tener patria, nacionalidad, gentilicio…Eso en verdad me arrecha, pues todo el sacrificio que significó la Guerra de Independencia contra el Imperio español estaría perdido, es aceptar que no valió la pena derramar tanta sangre por tener patria. Cuando una generación de venezolanos acepta que otro país tiene derechos sobre nosotros, todo lo que hicimos las generaciones anteriores por tener Patria fue tiempo, sacrificio y sangre derramada inútilmente y eso nos duele en el alma.

La mentalidad de esclavos sometidos ha vuelto por sus fueros y hoy vemos con dolor a venezolanos pidiendo que nos sancionen y violen nuestro territorio, porque ellos no pueden tomar el poder por los votos, ni por la fuerza. Mi generación no pudo haber estado 60 años luchando por preservar los valores y símbolos patrios, para que ahora nuestros hijos y nietos se bajen los pantalones ante los gringos y los europeos. Muestra hemos dado, cuando para enfrentar al Puntofijismo entreguista, parte de nuestros jóvenes tomaron el camino de la montaña y la guerrilla urbana, levantándose en armas contra la insurgente nueva oligarquía que tomo el poder a partir de 1958.

Eso de que la Justicia norteamericana es más confiable, justa y honesta que la venezolana, es una falacia que raya en la estupidez mental de quien la afirma, cuyo fin no es otro que el de descalificar a nuestro sistema de justicia, en la línea de declarar al Estado Venezolano, un Estado Fallido al cual hay que destruir. Quien sostenga esto tiene que hacer una encuesta previa a la población Afroamericana (negra) e india de este continente para luego hacer una afirmación como ésa.

Negar que, en todos los sistemas de justicia del mundo, los prejuicios raciales, sociales, religiosos y económicos influyen en las decisiones que toman los jueces, a la hora de aplicar las leyes y dictar las sentencias, es ya una señal de ocultamiento de la verdad, pero nada es tan grave como la de aceptar que los gobiernos de algunos países pueden y deben aplicárselas a los habitantes y gobiernos de otros países. Ni la ONU tiene ese poder.

Así que no me defiendas compadre. Si para decir que estas luchando por mi bienestar, tienes que hacer creer al país que los gringos y europeos son mejores, más aptos y más honestos que nosotros, entonces te pido no acudas en mi defensa. Yo prefiero a los míos, sean como sean, a los gringos y europeos, a los cuales no les debemos nada, sino quinientos años de invasiones, saqueos, represión, esclavitud, exterminio y todos los crímenes de lesa humanidad que han cometido contra nuestros ancestros en todo el continente. Sí es verdad, entre nosotros hay unos hijos de puta, pero son nuestros HDP y por ellos estamos dispuestos a jugárnosla.

Juanveroes66@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 778 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: