Los Ferreyra: María del Carmen “Chichina” la novia del Che. Capítulo VI

La propuesta de Ernesto Guevara de contraer matrimonio con María del Carmen Ferreyra para luego salir a recorrer América latina no fue del agrado de Chichina ni de su familia. A pesar de que su padre y abuelo habían sido dos auténticos aventureros. Don Ernesto Guevara Linch padre del "pelado" como le decían a Ernesto nos relata parte de esta historia: "Ernesto conoció a una niña cordobesa que se llamaba Chichina Ferreyra. Era muy bonita y simpática. Tenía una gracia particular. Apenas se conocieron, ambos se enamoraron. Para todos los amigos aquel flirt terminaría en noviazgo y el noviazgo en matrimonio. Como era natural, Ernesto comenzó a visitar a la familia Ferreyra, en cuya casa se reunía gente de la alta sociedad. Cordobesa, que contrastaba con el aspecto de Ernesto, quien siguió usando sus pantalones sin planchar y yendo generalmente en mangas de camisa y sin corbata.

Los fines de semana Chichina reunía a sus amigos en un precioso lugar serrano llamado Malagueño, donde su familia poseía una gran calera y suntuosas viviendas. Como era presumible, la presencia de Ernesto en la casa de Chichina no cayó bien a sus padres, cuando ellos se dieron cuenta de que entre ambos existía algo más que una amistad. Ernesto siguió viendo a Chichina sin importarle la opinión de su familia, y la visitaba con el atuendo de siempre, y sin ambages de ninguna clase expresaba su modo de pensar nada de acuerdo con aquella familia acostumbrada a vivir con todo lujo. Sin embargo, algunos de sus familiares aquilataron su valor y le brindaron su franca amistad. Nuestra familia, que tenía simpatía por Chichina, no creía que fuera la persona indicada para casarse con él. Estaba educada de un modo muy distinto del que educamos a nuestros hijos, y yo suponía que si este matrimonio llegaba a realizarse sería muy difícil que anduviera bien, puesto que para Chichina representaría algo nuevo que contrastaba con su educación."

Los padres de Chichina no veían con buenos ojos la relación de los dos jóvenes. María del Carmen tenía tan solo 16 años.

Se cuenta la famosa anécdota del desencuentro del padre de María del Carmen con Ernesto Guevara, el propio Eduardo, hermano de "Chichina" nos cuenta de primera mano: "No fue una discusión. En una reunión en nuestra otra casa en Córdoba mi padre conversaba con sus amigos, gente mayor, sobre la segunda guerra y comentó mi padre la sabiduría de Churchill para conducir la guerra contra el nazismo. Ernesto opinó: "Bah! Churchill era un político de pacotilla!". Mi padre le dijo: "Mire jovencito, Churchill podrá beber demasiado y ser insolente con sus adversarios políticos, o cualquier cosa, pero si hay una cosa que Churchill nunca fue es precisamente ser un político de pacotilla. Su insolencia me tiene cansado. Le ordenó que se retire de mi casa y no vuelva hasta que aprenda a comportarse como una persona educada." Por supuesto no volvió más. Solo iba a la casa de mi tío Martín Ferreyra en Malagueño, cuya esposa, mi tía Rita Novillo, le tenía mucho cariño...".

En 1951 decide junto a su amigo Alberto Granado, que era doctor en biología, hacer un largo viaje rumbo a Venezuela.

Nos cuenta don Ernesto Guevara Linch, padre del Che:

"Ernesto, en esa época, acababa de ponerse en relaciones con una simpática joven cordobesa, (Chichina Ferreyra). Tanto mi familia como yo estábamos seguros de que se casaría con ella. Un buen día Ernesto me dijo:

- Viejo, me voy a Venezuela.

- Cuál no sería mi sorpresa al contestar a mi pregunta ¿Por cuánto tiempo?, diciéndome: "un año".

-Pero "Y tu novia"? – volví a preguntarle.

Si me quiere, que me espere – fue la contestación."

El viaje con su amigo Alberto Granado lo realiza en una moto de 1939, bautizada como La Poderosa II, un viejo Modelo Norton de 500 cc de cilindrada.

Los dos amigos partieron de San Francisco, Córdoba el 4 de enero de 1952. Llegan a Buenos Aires el día 5. Luego de saludar familiares y amigos parten rumbo a Villa Gesell, llegando el 6 día de reyes, por la tardecita. En el camino encuentran a un perrito que recogen de la ruta y Ernesto lo recoge para regalárselo a Chichina como regalo de reyes. Lo bautiza como Come – back.

El motivo de hacer la primera parada en Gesell, es que allí tenía una casa su tía María Luisa Guevara Linch, casada con Martin Martínez Castro. La vivienda quedaba en avenida costanera y paseo 107.

"La moto tenía el freno abollado, el vidrio y las luces rotas, y el (elegible) volcado nada importante. Alberto pataconeó hasta un almacén cercano para buscar aceite, y después de cargarlo salimos. La noche se nos venía encima de modo de que había que luchar contra el factor tiempo." Nos relata Ernesto Guevara de la Serna.

Alberto conducía la Poderosa II, la moto estaba cargada de ropa de abrigo, mantas, faroles, herramientas. En la moto no cabía un alfiler. El peso de la carga y las rutas deterioradas o de tierra, convertían el recorrido en muy peligroso. Por la tardecita cuando el sol se escondía en el mar, llegaron a la casa de su tía María Luisa. Después de los saludos efusivos, los dos amigos se acercaron a la playa, para contemplar el mar al anochecer.

Miramar.

Durante todo el viaje Ernesto tenía un pensamiento obsesivo, encontrarse con su novia Chichina que estaba de vacaciones en Miramar. En aquel encuentro Ernesto le comentaba sus planes de ir de viaje, algunos meses hasta Venezuela, para luego terminar la carrera de medicina y hacer planes de casamiento. Tan solo un día estuvieron en Gesell, luego La Poderosa parte con los dos amigos hasta Mar del Plata y desde allí a Miramar donde estaba su novia Chichina. Llega a esta ciudad el 13 de enero. Los Ferreyra habían alquilado una casa de veraneo según recuerda Eduardo -el hermano de Maria del Carmen- la casa no era un palacete como aparece en la película Diario de un motociclista. "La misma parece de un cuento de hadas" agregó Eduardo.

"Todos fue una miel continua -relata Ernesto- con ese sabor amargo de la próxima despedida que se estiraba día a día hasta llegar a ocho. Cada vez me gustaba más o la quiero más o la quiero más a mi cara mitad la despedida fue larga, la que duró dos días y bastante cerca de lo ideal. A Comeback también lo siento mucho…"

Esta fue la escala más larga por la costa Atlántica. Aquel encuentro con su novia fue decisivo. Ernestito le cuenta sus planes de llegar a Venezuela. Ella recibe con desagrado la noticia. A pesar de ello Guevara decide continuar el viaje. Pasan por Necochea y luego por Bahía Blanca.

Desde allí cruzan la Pampa y la provincia de Rio Negro. El 8 de febrero llegan a la punta norte del lago Nahuel Huapi y duermen a su orilla y el 11 a San Carlos de Bariloche.

María del Carmen Ferreyra "Chichina" no tardaría más de un par de días en tomar una decisión sobre su relación con Ernesto. La presión familiar y la actitud aventurera de Guevara la llevaran a redactarle una carta, que le llegará a los lagos del sur, donde pone fin al romance. La carta lo tomó por sorpresa y nunca pensó que así terminaría este apasionado romance. Con mucha tristeza asume este golpe sentimental y continúa su viaje hacia el sur. Cuando llega a Bariloche el 11 de febrero le escribe una carta a su madre y en el sobre le envía una carta para ser enviada a Chichina. Seguramente fuera la última carta, también en aquella ciudad recibe la carta de María del Carmen donde le dice que termina con el noviazgo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 432 veces.



Lois Pérez Leira

Coordinador General de la Internacional Guevarista


Visite el perfil de Lois Pérez Leira para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: