A toda revolución le salen sus camaleones

Toda revolución para que sea verdadera, está obligada a evitar que los factores hegemónicos que han sido desplazados, ya sea por acción del pueblo en armas, o en su defecto por la vía de participación del método burgués, donde los pueblos logran ganar a través del acto de votación; se debe tener presente que ese espécimen tiene la metamorfosis del camaleón.

Hartos ejemplos nos brindan la historia, donde la clase dominante derrotada ha mostrado la virtud de adaptarse a las circunstancias y de la noche a la mañana pasaron de ser godas, reaccionarias, es decir enemiga del pueblo, al que había explotado y despreciado; a mostrase como buenas gentes y expresar discursos más revolucionarios que los dichos por los propios líderes de las revoluciones. Ni más ni menos que verdaderos encantadores de culebras, donde los cambios para nada les afectan y, por el contrario, convertidos en burguesía revolucionaria han salido casi siempre gananciosas.

Sólo tenemos que retrotraer la revolución de Independencia, donde el dolor, sacrificios y sangre derramada por el pueblo llano, a quienes se les prometió libertad, Independencia e igualdad; resulto que después de la gran victoria militar de Carabobo (hace 200 años), los mismos que mantenían el control económico (léase grande cacaos), se quedaron ahí intocables disfrutando y mejorando privilegios que tenían con el régimen monárquico y mejorándolos con la Independencia que les daba mejor y mayor libertad ( especie de armisticio); mientras que el Indio, afros, y sus mesclas perfectas, llamada Pardogracia, quedaron en lista de espera de la promesa de igualdad, respecto a quienes históricamente se habían hecho amos o señores feudales a costa de la explotación inhumana del indio, del negro e incluso del pardo.

Como nada había cambiado durante 20 años en lo social, en lo político y menos aún en lo económico, otra vez, los amos del valle, el Mantuanaje que había apoyado y financiado a los ejecitos del Reino de España, ahora en gran componenda con los héroes de La Patria, entre otros José Antonio Páez , los Monagas y una sarta de enemigos del Libertador, se complotaron para el nacimiento de la Cuarta República, impulsando a rabiar la propuesta de La Cosiata, y para esconder la traición al Libertador , volvieron a utilizar los mismos discursos, las mismas promesas de Independencia, Libertad e igualdad, sin embargo durante cuarenta años, no hubo reparto de la tierras, ni se abolió la esclavitud, aun cuando José Tadeo Monagas, retomó el mandato de Bolívar y la decretó, pero igualmente no se cumplió. Para muestra un botón: - "El señor amo y feudal Francisco Núñez, ofertaba recompensa a quien informara el paradero de uno de sus esclavos, fugado de su hacienda. Periódico El Liberal, noviembre 30 de 1835." (1)

Como se puede entender la clase pudiente que vienes desde mucho antes de 1810 y contra la que hubo que hacer la revolución de Independencia, ganaron para sus intereses a los héroes de mil batallas y así en ese hilo que va describiendo lo histórico, nos topamos con el aguerrido Ezequiel Zamora y sus propuesta reivindicadora de orden social en cuanto a la igualdad bajo el grito: "Horror a la Oligarquía…Tierra y Hombres Libres" quien con su carisma levantó la fe perdida del pueblo; pero otra vez el maleficio de la Traición volvió a escena y una bala por encargo marchito aquella esperanza, lo que trajo que su proyecto de Patria contentivo de reivindicaciones de la condición humana de los de abajo, fue dejado de lado, por la oligarquía liberal que hasta fines del siglo XIX se mantuvo en el poder.

Pero más aún, esa clase dominante de vieja data se dio el tupe de ofertar al Imperio Británico el territorio y gobernabilidad de Venezuela, tal cual lo describe carta del 21 de noviembre de 1861, donde quedo la huella de los apátridas de siempre, pidiendo y rogando, al gobierno de S.M. La Reina de Gran Bretaña, intervención y posesión de la República de Venezuela y como pago de deudas contraídas, ofertaban la Guayana Esequiba, que colinda con la Guyana Inglesa; petitoria que hacían en nombre de los habitantes de Venezuela. Firmantes de esta vendimia: Manuel Felipe de Tovar, Pedro Gual, Pacifico Gual, Nicomedes Zuloaga, Juan José Mendoza, Francisco La Madrid, Federico Núñez de Aguilar, y Aureliano Otáñez (2)

Fueron 70 años que, entre godos y Liberales, ofertaron e hipotecaron la República, en beneficio notable de hacendados y banqueros; mientras que los dueños legítimos que habían forjado La Patria, siguieron esperando que el aliento de su Padre Bolívar, volviera con los ciclos de los vientos alisios.

  1. Brito Figueroa, Federico: 30 Ensayos de Comprensión Histórica. Ediciones Centauro 91 Caracas
  2. Brito Figueroa, Federico: Tiempos de Ezequiel Zamora, Ediciones Biblioteca, Ministerio del Poder Popular Para La Cultura. Caracas/2009


Esta nota ha sido leída aproximadamente 546 veces.



Macario Sandoval

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor