¿Porqué no renuncias a la Universidad Bolivariana: escuálido?

Fueron palabras de una camarada chavista que prefiero reservar su nombre, pero de seguro haré llegar mi respuesta porque ella merece una respuesta como aprendizaje político, que es lo que cuenta aprender de la revolución, si ella es verdadera y entonces; animado por la lectura de un artículo de Salvador Capote, titulado "La decisión de vivir en los Estados Unidos", publicado en Alainet, de fecha 05-01-2021, me decidí publicar el presente artículo, las razones es a causa que la pregunta personal que se me hizo, fue dura en lo personal, nadie desde la izquierda me había tratado así, conociendo quien soy, la vida política que he llevado, el profesionalismo desplegado, en particular sobre todo, derivando de la esposa de un compañero de trabajo también chavista, hogar donde acudo regularmente para apoyarme del servicio de internet que no dispongo, ni puedo pagar, dado que mi trabajo en la UBV, no cubre la canasta de alimento mínima que de acuerdo con la Constitución debe cubrir el salario.

Este problema con la renuncia de la UBV tiene relación con las condiciones de trabajo, me hubiera ahorrado tal pregunta si dispusiera del servicio de internet, pero no, no lo tengo, no puedo pagarlo, no puedo cubrir alimentos ni siquiera el mínimo vital, entonces como pagar el internet y atender el Programa "Cada Familia una Escuela", o lo que es lo mismo; "Cada familia, una Universidad en la Casa"?, Si es verdad precarizado como estoy como atender los estudiantes universitarios, aún dándome una Tablet el gobierno de Maduro, ¿cómo conectarla a la internet si no dispongo como pagar la renta del teléfono, del celular, teniendo el dilema si la pago no como, si como no la pago, similar al dilema de Descartes, "Pienso", luego existo, cuando en verdad primero debo existir para pensar, primero debo cubrir las necesidades materiales para poder pensar. Al parecer el Presidente Maduro ni su Ministro Trompiz ni Aristóbulo han reflexionado públicamente sobre este problema, o prefieren silenciarlo.

Hoy en fecha del 25 de marzo en curso veo en horas vespertinas, la intervención del presidente Maduro, me llamó la atención que brigadas de estudiantes asistían a los bachilleres recién graduados a ayudarlos a inscribirse en el sistema educativo, me pregunté si tal decisión respondía a que estos bachilleres no tenía internet igual que muchos docentes que se han precarizado a causa no solo por la pandemia y la paralización de actividades económicas sino también por el bloqueo comercial, económico y financiero de los Estados Unidos. Estamos señor Ministros Trompiz y Profesor Aristóbulo, financiando con nuestro celular el Programa Cada Familia una Escuela o una Universidad, llevamos meses, en ese Plan sacando dinero de donde no hay, prestado, pegado a un Wifi, pagando una renta por cuanto es difícil en esta época no vivir del teletrabajo, y ustedes Señor Presidente Nicolás Maduro nos envía una Tablet al parecer desconociendo que a ella no se le paga una renta, puede un docente tener una Tablet pero no la línea, en cambio, con un celular puede tener una línea de internet pero no una computadora, así que el mandado está fallo, ni que se diga de la línea de Movilnet, de quienes tenemos, no hemos podido pagar la renta porque no hay donde pagarla.

Volviendo a la duda, en todo caso, he pensado de nuevo en la pregunta una y otra vez, ¿Por qué no renuncias a la UBV?. Familiares y amigos me sugerían que con el doctorado que dispongo, porque no te vas, a viajar hacia países suramericanos como Argentina, Chile u otro, a trabajar, al menos a subsistir, aquí, en Venezuela se trabaja ni para sobrevivir, en tanto que en los Estados Unidos, Colombia u otros países se vive para trabajar, ni siquiera para vivir, se vive trabajando, aquí se vive como decía Chávez, vivir muriendo, resistiendo el bloqueo criminal, vivir muriendo con el nivel del salario actual por debajo del mínimo vital que cubre la cesta mínima de alimentos, mientras el Gobierno pasa el tiempo sin tomar una decisión económica, deshojar o nó la margarita, emitir dinero o no emitir, indexar el salario al Petro o nó, indexar el salario al nivel de precios o nó, aumentar el salario o no, ajustarlo o nó evitar la hiperinflación o nó, mejor no hago nada, me confió en el confinamiento, el pueblo con la semana radical no sale a protestar, además con el Clap y el bono Patria le doy "protección total", dicho por Maduro, el exlíder de la Liga Socialista, además Líder sindical del Metro de Caracas, ahora Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, quien sobre sus hombros cae el ser el Primer Presidente chavista después de Chávez.

Debo confesar que tuve días tratando de buscar una respuesta a la trabajadora del organismo controlador de precios al consumidor, una militante del PSUV, líder del Clap en su comunidad, me imaginaba responderle, interrogándole políticamente, midiendo su cultura política, comparándola con la mía, pero no hacía falta, conocía que no me respondería, que era solo dogmatismo, fanatismo ciego chavista de la cual era presa. Pero qué respuesta debo de darle, si al menos me debía una disculpa, al menos sabiendo de una amistad de quince años o más, puesto que me catalogaba de escuálido, como no lo soy no me ofendía, dado que sostengo una actitud crítica frente al Gobierno, es decir no complaciente.

Así pues; la respuesta la tuve en ese artículo de "Salvador Capote", resulta que es uno de los mitos de la derecha, usualmente recuerdo que cuando militaba en el Partido Comunista de Venezuela mis adversarios me decía, "si no estás de acuerdo con la democracia (puntofijista) porque no te vas para Cuba", a disfrutar de la revolución, yo le contestaba, que mi deber es con mi país, que era aquí donde se me necesitaba, ya han pasado más de cuarenta años, y me encuentro en el mismo país, del lado de la revolución bolivariana, sigo viviendo aquí, con una actitud crítica, pasando necesidades como trabajador docente con mis charreteras de doctor ni siquiera me he devuelto a Rusia por lo menos para hacer estudios de postgrado.

Resulta que la historia de Capote es similar a la mía, yo la viví hace décadas. Según Capote: "A los cubanos que viven en Estados Unidos y defienden a la Revolución Cubana, insidiosamente les preguntan con frecuencia: "¿Si la Revolución Cubana es tan buena, por qué no regresan a Cuba?". El responde que: "Una parte considerable de la población cubana en Estados Unidos ha echado ya raíces profundas. Han establecido o reconstruido sus familias. Tienen hijos, nietos, sobrinos, etc., nacidos aquí, y solamente alguien muy cegado por el rencor, muy ignorante, muy insensible, o muy irresponsable, puede exigirles que, por razones ideológicas, los abandonen y regresen a vivir a Cuba".

Es decir según Capote: "En realidad, la decisión de vivir en Estados Unidos es individual y se toma por una o varias de múltiples razones que forman parte de una libertad de conciencia que nadie, sobre todo el que carece de la autoridad necesaria, puede cuestionar", lo mismo pensé Yo, porque renunciar a la UBV, es una decisión personal, haberme formulado la pregunta proviene de una persona cegada por el fanatismo político, celosa de la revolución bolivariana, que a lo mejor ni sabe lo que es el socialismo, pero que le hace flaco servicio su sectarismo, si lo hizo con una amistad de años, ¿que no haría con un sencillo vecino, allegado o cercana persona del pueblo, con qué violencia le respondería, con tal mismo odio?.

Recuerdo que habían pasado los días con que Rodríguez, éste había respondido al único líder diputado del partido comunista violentamente en el parlamento, había un clima de intolerancia política, al mismo tiempo, Maduro igual hablaba de "la izquierda transnochada", (como se la Liga socialista donde militó no lo fuera) se percibía un clima de intolerancia. La pregunta que me interrogaba es si ese clima se había apoderado de la militancia psuvista lo mismo que odio se apodera de la derecha, por causa del sectarismo, entonces siguiendo con la búsqueda de la respuesta me encuentro con Capote que registra una respuesta: A un gran amigo y compañero, Michael Martínez, nacido en Estados Unidos de padres cubanos, dirigente sindical, en una manifestación exigiendo el cese de la hostilidad contra Cuba y Venezuela, una periodista de la televisión le hizo públicamente la consabida pregunta: ¿Si la revolución cubana es tan buena, por qué no te vas a vivir allá? La respuesta de Mike fue, en mi opinión, la mejor de todas: "No me voy a vivir a Cuba porque es aquí, en Estados Unidos, donde hay que hacer la Revolución". Asi es en Venezuela hace falta hacer una revolución, construir el socialismo.

Exactamente es mi respuesta es aquí donde hay que hacer la revolución, en Venezuela, en la UBV, en todos los espacios de la vida nacional, sin dogmatismo, sin sectarismo, cosa que abunda, con celo o sin celo, respirando por las heridas así como Cuba ante su situación que trascribe Capote: "Mantener vínculos con la Patria es completamente normal. Lo que no es normal es que alguien, que se dice cubano, apoye el criminal bloqueo contra Cuba, abogue por recrudecer el estrangulamiento económico de su propio pueblo, trate de impedir el reencuentro de las familias, promueva la ejecución de actos terroristas en el suelo patrio y se muestre –en su odio visceral- partidario de una invasión de marines a Cuba, aunque sepa que sólo recogerán ´el polvo de su suelo anegado en sangre´, como advirtió Antonio Maceo".

Ciertamente quien está a favor de la revolución bolivariana no puede estar a favor del bloqueo criminal, el recrudecimiento del estrangulamiento financiero, comercial y económico, no puede pedir la intervención ni invasión extranjera, y Yo, querido Lector no estoy de acuerdo con estas posturas apátridas, puedo estar disconforme, criticar algunos aspectos de la revolución bolivariana, lo que se dejó de hacer y no se hace, cambiar lo que se debe cambiar, que por negligencia, comodidad, acritud, cálculo, cobardía, etc., no se hace, pero de allí abandonar el barco, no señor, es una cuestión personal, es un asunto individual, forma parte como dice Capote de una "libertad de conciencia" que nadie, sobre todo el que carece de autoridad necesaria le puede pedir a otro abandonar su trabajo, abandonar su derecho, abandonar su país.

Quienes trabajamos en la UBV de Venezuela, "…..hay muchos que defienden el carácter humanista de la revolución, sus logros y sus triunfos, su inmenso esfuerzo por lograr un sistema de igualdad y justicia social, su solidaridad, sin que ello signifique que asuman necesariamente, en su totalidad, los principios, métodos y objetivos revolucionarios", y he visto que ahora en estas circunstancias algunos se sienten molestos, de acuerdo con Capote refiriéndose a su tema, lo mismo da para nosotros, muchos ingresaron a la UBV sin la debida cultura política con que en mi caso excepcional caso personal ingrese, cultura política que sostengo, la cultura del proletariado, el marxismo-leninismo y "bolivarianismo desislustrado en el siglo XXI", sin cultos, sin dogmas, sin sectarismo, el cual me costó desprendimiento, en mi caso de Stalin y el socialismo real.

Haber vivido en la Unión Soviética en mi vida núbil, en los tiempos de Brevnev, L., el haber estudiado en el país del socialismo real significó mucho para mí, en lo personal me desprejuicié del socialismo libresco, viví su realidad, la vida cotidiana, con mi bagaje del socialismo a cuesta, tuve que procesar la teoría contrastándola con la práctica, mas nunca volví a mirar el socialismo con ojos ilusos, con fantasía, acríticamente, propio de una juventud afiebrada, llena de esperanza por un mundo mejor, quería ver otro mundo, decir que otro mundo existía, la utopía me acosaba, hoy la comprendo en su dimensión real. Ahora se lo que es el socialismo científicamente hablando. Al regreso de ese mundo, tiempo después vino la perestroika, luego de ocho años se disolvió la URSS, mientras muchos se desprendían de los Libros de la Editorial Progreso, Moscú, yo por el contrario, los leía con mirada crítica, respondiéndome que había pasado, buscaba en los libros una respuesta que no estaba allí, sino en la vida, lo mismo le pasó a Chávez nos hablaba del socialismo del siglo XXI, y la revolución bolivariana no ha pasado del socialismo de Estado, no ha trascendido el socialismo real del siglo XX, el poder popular no se ha empoderado de los medios de producción social capaz de abastecer de alimentos al pueblo en estos momentos de guerra económica.

Igual ocurre con muchos que apoyan la revolución bolivariana, la ven siguiendo las pautas de sus líderes, muchos de ellos no dan muestras de discreción, de moderación, de ponderación en sus actos y pensamientos, adoptan alegres conductas, están que explotan de gordura, creen que tienen el poder, pueden atropellar a personas, sentirse superiores a ellas, cree que tienen la verdad de su lado, que la razón está de su lado, y que quienes cuestionan o critican, no están del lado de la revolución, apartándola como supuestos escuálidos, no viendo que se debilitan, que pierden apoyo, que se aíslan, que no son capaces de sostener el dialogo constructivo, dialectico a luz de la crítica revolucionaria, cualidad por excelencia del marxismo. Por ejemplo; ¿porque no hemos hecho, la primera de la revoluciones, la que pide el maestro Rodríguez, la revolución agrícola en 21 años de revolución Bolivariana?. Tan necesaria en estos momentos de bloqueo criminal y de guerra económica del dólar que saquea el bolsillo de los trabajadores a diario, y el Gobierno inerte, sin hacer nada, ni aumenta el salario, ni controla los precios ni congela los precios.

Chávez estaba claro, a esta revolución le hace falta el látigo de la crítica, a Nicolás Maduro como persona, como líder de la revolución al parecer, si ella proviene de la izquierda responde igual como si le respondiera a la derecha, craso error, no digiere la critica desde la izquierda, prefiere atacarla, restándose espacio político, pero cuando le sucede las cosas con la derecha, se muestra permisivo. Por ejemplo, llama de bobolongo al presidente de Narnia, Juan Guaidó, la justicia venezolana no lo apresó en el debido momento infraganti cuando se auto juramentó, no tenía el poder que tiene ahora, todos nos lamentamos, no creo que haya un venezolano que se lamente, hasta Iris Valera cometiendo un exabrupto jurídico como abogada juró que si lo veía, a Guaidó le colocaría las esposas y lo entregaría ella misma a las autoridades, odio, malestar o ignorancia, ¿que abogado no se burlaría de su colega?.

El apátrida ha hecho mucho daño, todo porque el Gobierno de Maduro cometió un desliz político liberal, el dejar hacer y dejar pasar, el Laisser Faire político, entonces ese bobolongo se ha enriquecido, mantiene en vilo al país, las vacunas, los activos de Venezuela en el mundo, ¿Por qué señor Presidente, porque miembros del Poder Judicial, porque camaradas?. Somos diligentes para ponerle los ganchos al abogado Jesús Silva por violar la ley contra la Mujer, porque no se mostró la misma conducta con respecto a Guaidó, quien cometió crímenes de lesa humanidad?. ¡Cuántos sufrimientos nos hubiéramos ahorrado, empresas secuestradas, activos secuestrados, el oro secuestrado, mas de 30 mil millones de dólares congelados y secuestrado!, el bobolongo resultó ser más vivo de lo que Maduro subestimó, ahora vive a sus anchas en el exterior amparado por el poder del imperialismo a quien le sirvió como mercenario y apátrida como todos los prófugos de la justicia venezolana, siempre burlada como Carmona, Borge, López, ni que se diga de Ortega, ellos dándose la dulce vita, y el pueblo pasando hambre. ¿A Quien culpar, a los bobolongos?. En verdad hay que tener decoro, antes de mirar la paja en ojos ajenos, mira la viga en ojos propios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2166 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: