La plenaria del Congreso de los Pueblos Capítulo "Ecosocialismo"

Celebro la realización hoy de la Plenaria de Congreso Bicentenario de los Pueblos capítulo "Ecosocialismo". Nuestro Presidente vuelve a demostrar su calidad de conductor nacional y líder de nuestra revolución. Primero, en mayo del 2014, con el "Congreso Nacional Constituyente de los Movimientos Sociales, Ambientalistas y Ecologistas de Venezuela"; ahora con el "Congreso Bicentenario de los Pueblos".

Lamento no haber participado plenamente; se confabularon clima y tecnología… aunque allí estuve (de manera intermitente). Logré recoger sin embargo algunas intervenciones de diversos grupos y personas que dejaron ver que también, en el campo ambiental y ecosocial, tenemos mucha fortaleza. Muy centradas y relevantes temas se tocaron, por supuesto con la brevedad del caso, y tal vez con algunas ausencias o poco tratadas. Toca ahora desarrollar a profundidad, organizar y poner en práctica los deseos, sueños, soluciones, metas y retos expresados. Tareas titánicas debo decir, que requerirán de tiempo, constancia, estudio, inteligencia, recursos, apoyo mutuo y coordinación.

El abordar el asunto ambiental y ecosocial en el seno del Congreso de Los Pueblos es más que pertinente: ¡No hay duda: La cuestión social más urgente es la cuestión ecológica! (Socialismo Ecológico o Barbarie: Una Crítica Contemporánea al Capitalismo. Sarkar y Kern, 2004). No en balde, este capítulo del Congreso de Los Pueblos apunta directamente a nuestro quinto objetivo histórico del Plan de la Patria concebido por nuestro Comandante eterno Hugo Chávez y actualizado (2019-2025) bajo Gobierno del camarada Nicolás Maduro: "Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana", pero también atañe en verdad a todos los objetivos históricos de dicho Plan de la Patria: Consolidar nuestra independencia, construir socialismo nuevo, convertirnos en país potencia y contribuir a una nueva geopolítica internacional. El Socialismo Ecológico es la única manera de salvar la humanidad.

"El modelo capitalista de vida y de economía que se está imponiendo en el mundo entero ha acelerado un doble proceso de destrucción: el proceso de la destrucción de los fundamentos naturales de vida y al mismo tiempo el creciente proceso de exclusión de gran partes de la humanidad de los requisitos fundamentales ecológicos y sociales de sus vidas. Ambos procesos se intensifican mutuamente."… "Por primera vez en la historia de la humanidad se ha hecho probable que la especie humana se autoelimine en pocas décadas. Quiere decir: La crisis ecológica no es un asunto regional, sino que tiene una dimensión global." (Sarkar y Kern, 2004).

El Ecosocialismo es una reflexión, y como tal, depende de un ideario. ¿Cuál debe ser el ideario nuestro?: El del Desarrollo en base a producción social y sostenible; el de producir en base a recursos "reales" (no de manipulaciones o artificios financieros y mercantiles) y que pueden ser "recreados" (pueden renovarse) gracias a su manejo, administración y aprovechamiento inteligente y responsable, ético, socialmente justo y amigable ambientalmente. Se trata del aprovechamiento de nuestros ecosistemas naturales sin agotarlos, manteniéndolos dentro de los límites de la resiliencia ecológica.

Debemos cambiar nuestro ideario para instaurar un país ecosocial. La escuela, el partido, lo medios de comunicación y "la acción" (el ejercicio, el ejemplo) son agentes de ese cambio. En este sentido el objetivo debe ser la aparición de la "mujer y hombre nuevos", el establecimiento de una nueva relación Persona humana – Naturaleza – Sociedad. Tenemos que modificar nuestros patrones de consumo y de producción (se dice fácil). No podemos seguir consumiendo como lo hacemos: Generamos muchos residuos o desechos. No podemos producir como lo hacemos: demandamos demasiados recursos.

No se trata de únicamente arreglar lo dañado, de limpiar nuestras playas, de sanear nuestros lagos; si no cambiamos nuestro pensamiento tendremos que regresar una y otra vez a limpiar nuestras playas y a sanear nuestros cuerpos de agua. Si no modificamos nuestros patrones de producción (usando como materia prima "lo que sea" sin importar "de donde viene", colocando en el mercado cuanta cosa se le ocurra al "inversor", y para beneficio particular en detrimento de lo colectivo) seguiremos deteriorando y destrozando nuestros ecosistemas y agotando nuestros recursos. Si no cambiamos nuestro consumo, seguiremos aupando la manera capitalista de producir.

El Ecosocialismo es pues un modo de producir, es un modo de consumir, es un modo de vivir. Debemos abandonar el consumismo y el rentismo. Debemos empoderarnos de los medios de producción: transformarlos y dirigirlos (con visión ecosocial).

Por eso digo que, más allá de las acertadas y muy necesarias acciones ambientalistas enunciadas en la Plenaria, debemos trabajar nuestras mentes, nuestra formación ideológica. El "ambientalismo" es base para el desarrollo "Ecosocialista", pero no es suficiente. Para alcanzar tal desarrollo necesitamos de más estudio, de más reflexión, de más formación, de más organización.

Creo, por lo mismo, que nuestra Venezuela productiva y socialista debe estar soportada sobre cinco pilares (cuatro ideales, el quinto "obligado"): La agricultura orgánica, la acuicultura (que incluye la pesca), el turismo, la forestería, y la minería de bajo impacto. Sobre esta plataforma podemos construir la Venezuela Ecosocialista Potencia mundial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 681 veces.



Inocencio Soto C.

Ingeniero Forestal

 ingenieroisoto@gmail.com

Visite el perfil de Inocencio Soto C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: