¿El 2012 pinta una cuarentena política?

Es un tanto difícil, adelantar un juicio sobre el curso que políticamente tomará la sociedad Venezolana en este 2021. Si se intenta una proyección, a partir de los datos (indicadores sociales) que se conocen o están más en la superficialidad, no sería una aventura visualizar jornadas de luchas políticas democráticas este año. El deterioro de las condiciones de vida de los venezolanos, viene en caída libre desde hace rato. Parece fácil calcular, que la situación social (de hambre y miseria) lleva el signo de la lucha social, pero esta realidad por ahora, no lleva turbulencia al sistema y la calma inducida (con un tapa entendimiento), mantenga el sistema político sin que afloren las contradicciones y se imponga ese esquema de voluntad general ideado por Rousseau hace más de un par de siglos.

Es visible ese escenario. No supone este desmejoramiento social, una vida agitada o convulsionada socialmente. Si consideramos algunas miradas, que nos han ofrecido analistas, es fácil concluir que hay dos visiones o percepciones muy vinculadas con la polarización. Una afirma que la normalización va perfilándose con escenario y la otra percepción estima, que la desinstitucionalización continúa en pleno proceso y abriendo trochas.

Las opciones políticas reunidas en el pacto que procura instalar y profundizar el conformismo, evidentemente salieron victoriosas y tendrán amarrada sus "fuerzas" con prohibición de protesta por lo malo que está la vida. La posibilidad de un escenario político de lucha y confrontación por mejores condiciones de vida (salario justo) no paso el 3% de los votos. Esta fuerza (3%) no parece tener una capacidad para la movilización y no sabemos, qué se esconde detrás de la abstención. Seguro, que una parte de ella, seguirá apoyando directa e indirectamente a las fueras del conformismo y el diálogo excluyente.

Jesús Puerta, ha venido ofreciéndonos una mirada que tengo interés en aprovechar para calcular, cómo nos comportaremos durante el 2021. En uno de sus trabajos Jesús Puerta nos coloca frente a la posibilidad de tener un año interesante y se inclina por un escenario, que tiene sus sentido lógico, considerando el pacto que se ha tejido entre el gobierno y una parte de la oposición. Pienso, que el gobierno anhela un reconocimiento por parte de los EEUU sin importar el peaje o vacuna que pague por ello.

El escenario que Jesús Puerta pinta luce así:

"La oposición se aglutinará en torno a AD, PV y Capriles para participar en las elecciones a regionales y locales, en las cuales tendrán algunas ganancias, y no impulsarán para nada un improbable referéndum revocatorio. Habría un nuevo equipo de gobierno donde la sorpresa será la presencia de algunos representantes de la "mesita". Habrá una "apertura económica". Los empresarios venezolanos (esos prohombres como Vollmer y Mendoza) seguirán invirtiendo y retirarán todo apoyo a los aventureros opositores. En Europa, habrá respaldo a este nuevo esquema de colaboración gobierno-empresarios-oposición "mesita". Se aliviarán las sanciones, aunque las impuestas por Trump costará quitarlas del todo" https://www.aporrea.org/actualidad/a298521.html

Todo esto, como se reconoce y el propio Jesús Puerta lo asoma, creará una nicho perfecto para proseguir aceleradamente con la opción de privatizar (bajo la venta a precios de gallina flaca) importantes activos de los venezolanos porque están camino a la quiebra o ya están quebrados. Será una especie de tómbola. No hubo contraloría que visualizara este desastre. Una auténtica caja negra.

La democracia continuará afincando su perfil militarista, que va a reclamar por supuesto, la decisión de meter en el congelador todo esto que nos hizo pensar o soñar que teníamos la mejor constitución posible en el mundo terrenal y hasta de cualquier paraíso. Saldrá a relucir como con traje nuevo, la constitución aprobada recientemente por la Asamblea Nacional Constituyente. La Asamblea Nacional nueva, se parecerá bastante a lo que fue la ANC y el llamado rescate a esta AN se convertirá (sin ninguna sorpresa) en un renacimiento de la soberana ANC.

Observaremos como lo sostuvo Oly Millán en un reciente artículo, una realidad muy parecida a la que José Saramago describió en su Novela "Ensayo Sobre la Lucidez". No es muy comprensible este escenario que deja las recientes elecciones parlamentarias. La crisis que confrontamos y que nos está privando de derechos básicos no produjo ningún tipo de roncha. Vivimos la más perfecta normalidad y esto de vivir una crisis, que parecía la peor, no parece ser lo real o es una situación muy compleja que nos obliga a entenderla. https://www.aporrea.org/actualidad/a298604.html

No viviremos por ahora, una "chilenización" de la política en Venezuela. En Chile pelean por un rescate de las luchas y desean dejar sentir la presencia del pueblo. Entre nosotros, la cuarentena política nos mantendrá con dos mascarillas. Mientras intentemos comprender la situación con un tapabocas y un tapa entendimiento, la situación de pobreza seguirá su curso y viviremos (curiosamente) las más tranquila y absoluta normalidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 808 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: