Electoralismo y dedo: fin de la separación de poderes

(Entre celulares y mortadelas/ Elecciones 2015-2020)

Leyendo a algunos articulistas en este portal que han tratado el asunto de las ofertas electorales venezolanas, me ha llevado a pensar, que se abre una gran oportunidad para estudiar a la luz de la realidad, aquí en confianza, entre nosotros, este fenómeno.

Hasta ahora, ha habido la tendencia a estudiar la política con instrumentos sofisticados, intelectuales, las ciencias políticas, la psicología, la historia, es decir, mucha erudición tradicional occidental y poco aterrizaje en la realidad, eso que comúnmente llamamos idiosincrasia. Pues resulta que los venezolanos tenemos una poderosa escuela de pensamiento político e ideológico que ameritan su estudio y comprensión, tal cosa nos las recordaba, recientemente el agudo articulista barcelonés Claudio Domínguez, sobre aquellos ilustres, imprescindibles y eficaces líderes busca votos, de tan importante presencia en la vida del varias veces gobernante partido del pueblo acción democrática. La clave del éxito residía en las oportunas ofertas de planchas de zinc, bloques, cemento, alguna beca u ofertas de empleo.

Estas hábiles y dadivosas experiencias han derivado en un método de trabajo político, que ha marcado la ruta electoral de los partidos en el poder durante estos últimos sesenta años. A través de la calidad de las ofertas: Planes de emergencia, planchas de zinc, viviendas, celulares, taxis y mortadelas podría percibirse el estado de la economía de la nación, en cada contexto y tiempo histórico.

En las elecciones legislativas del 2015, la economía y la política estaban mal, la gobernanza del Presidente Maduro y su equipo lucían confusas; ciertamente el imperialismo como siempre, estaba allí, el torcedor de brazos Obama, amenazaba, y el futuro bloqueador y sancionador aún estaba lejos de la Oficina Oval. Sin embargo el sector opositor radical, que venía de su "guerrita urbana de desgaste institucional", estaba de fiesta, la cuestión lucia facilona, crueles las colas bancarias para buscar algún efectivo, igualmente la escasez y las colas para adquirir alimentos eran interminables y vergonzosas; cundía la anarquía comercial, evidenciando un Estado Nacional, Regional y Municipal, débil, parapléjico. Entre tanto, la demagógica oferta opositora de aumentar las pensiones y salarios, acabar con las colas, e incluso salir de inmediato del gobierno de Maduro resultaban atractivas a amplios sectores. El resultado de aquel escarceo electorero se expresó en números, de allí un parlamento con mayoría opositora.

Al Capitolio, comenzando el 2016, no llegó un liderazgo político, sino verdaderas huestes, dedicadas a capturar cuanta imagen de Bolívar y Chávez, hubiese en la edificación, bajándolas de inmediato, profiriendo además amenazas e improperios. Un amigo me comentaba -- más cuidadosos fueron los otomanos en el siglo XV, cuando tomaron Constantinopla, que en vez de quitar, desmontar, bajar o destruir la iconografía cristiana, en la Catedral de Santa Sofía, la protegieron con estuco--

Pero la inocencia política, no es precisamente lo que abunda en nuestra patria, la oferta electorera, desde el poder, o fuera de él, como decíamos, es una cultura. Por estos predios del municipio San Joaquín,(eje oriental de Carabobo) un buen día en aquel proceso electoral del 2015, apareció un candidato del PSUV, un poderoso dedo ubicado en algún lugar de la República lo había designado; un buen muchacho, con él compartimos algunas reuniones y hasta un almuerzo. Para su campaña habilitaron una sede, en calle principal, hubo reparto de celulares y hasta taxis,(1) por cierto a gente que no eran taxistas, aunque hoy a un lustro de aquel evento, si lo son por razones de la "peladera". El diputado opositor ganador, al igual que el candidato gubernamental perdedor, en aquella contienda, eran, "muy conocidos" entre sus amigos y familiares. El "dedo" omnipotente de cada bando había ordenado votar por alguien, ¿por quién? Eso era intrascendente, al fin y al cabo eso era una actividad electorera más.

La "separación de poderes", esa concepción sacrosanta que se nos ha inculcado durante siglos como eje principal democratizador de la vida pública, cuya finalidad entre otras, pretendía ir creando una cultura diferente a la tradición monárquica, de "El Estado soy Yo". En los siglos XVIII y XIX, hubo destacados políticos y juristas, que se ocuparon de desarrollar estos principios que hemos conocido como: democracia liberal, democracia burguesa, O democracia, a secas. Bolívar, guerrero y fundamentalmente republicano, civilista y legislador; atendiendo a su tiempo, aportó lo suyo en nuestros predios americanos, y así lo dejó establecido en la teoría y en la práctica: Discursos, documentos-constitucionales y ejercicio del poder… Pero la "monarquía" y su "robusto dedo", ha permanecido viva, pero muy viva, en los avatares de nuestras electoreras democracias.

Pero sabemos también, que los dedos omnipotentes tienen sus tropiezos. En la década del noventa recordamos a dos importantes personajes de la política venezolana: Rafael Caldera y Luis Alfaro Ucero; se cuenta que ambos líderes se reunían en Monagas a tirar una partidita de dominó, y entre jugada y jugada y sorbos de batido de mango de hilacha, se colocaban otras piezas en el tablero político. ¡ Santa palabra!

En aquella década del noventa pasaron muchas cosas, y hasta los omnipotentes dedos se volvieron erráticos, el Doctor Caldera perdió el apoyo de su partido y a pesar de ello, llegó a la presidencia con el "Chiripero".

Para las elecciones presidenciales de finales de la década, la dirección nacional de AD, había nominado a Alfaro Ucero, como candidato del partido, pero hubo la circunstancia del avance incontenible de la candidatura de Chávez, cosa que hizo entrar en pánico al poder real que iba más allá de AD, y, la dirección nacional, optó por retirarle la candidatura al "gran dedo" del partido del pueblo, para sumarse a la candidatura de Henrique Salas Romer. El CEN adeco ante la magnitud de la decisión y el "revire" del candidato defenestrado terminó expulsando con dedo y todo, al "Caudillo".

La consecuencia de la descomposición de la democracia burguesa, por el reiterado abuso de la dedocracia en el manejo de la cosa pública republicana venezolana, la sufrió en carne propia el Dr. Rafael Caldera, cuando cabizbajo hubo de entregar una Nación deshilachada y una Constitución moribunda, al entrante presidente comandante Hugo Chávez.

¿Cuántos discursos ha habido y cuanta palabra se ha escrito, sobre la democracia , la separación de Poderes, el Parlamentarismo, la opinión diversa, mayorías y minorías, consensos y disensos?. Todo indica, y la realidad nos lo confirma, que las reminiscencias monárquicas han permanecido habitando las estructuras del poder. La "añeja democracia", ha venido siendo erosionada y finalmente anulada por la "monarquía" y su instrumento el "Dedo";

cuyos ejecutores generalmente han sido sus propios custodios. ¿Exageración?!No! Si alguna hembra ha sido tan manoseada por tan malos amantes ha sido la Democracia, y esto ha sido práctica universal, pues sus custodios se han empecinado toscamente en modelar la institución al tamaño de su individual y limitada perspectiva, y generalmente con la colaboración de los lambiscones de su entorno.

En estos tiempos que vivimos, observamos que el camino que ha transitado y transita esta humanidad está extremadamente averiado y que su experiencia y toda la literatura política y social editada hasta ahora, al parecer no ha sido suficiente para que entendamos, que el camino debe ser otro, y lo grave de todo esto, es que sea una nano-presencia patógena, la que nos va a obligar a pensar y actuar de manera diferente. La disyuntiva sería: Somos animales, teóricamente nos hicimos humanos, que hacer ahora, construimos una nueva humanidad o regresamos a nuestra primigenia condición. ¡¡Tiene la humanidad la palabra!!

LA REVOLUCION ES CULTURAL

Rafael Castro

    1. NOTA:

En honor a la verdad, no sé, si aquel reparto de celulares y taxis, se hizo en los restantes 334, municipios, o se limitó a este modesto predio que habito.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 675 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: