Indultos presidenciales y situación de los trabajadores públicos

Confieso que no me sorprendió los indultos por decreto presidencial a favor de la oposición apátrida y golpista. Desde hace rato Nicolás Maduro pactó con la burguesía criolla que protege a estos delincuentes para desmovilizar a la clase trabajadora y al pueblo en general. Está por verse la actuación de estos personajes diabólicos después de este perdón, porque no me cabe la menor duda será siempre contraria a los intereses de nuestra República y la Revolución Socialista impulsada por el comandante Chávez.

Esta decisión del presidente Maduro, viene a sentar un precedente en la historia política de nuestro país. Un gobierno neoliberal, blandengue, alcahueta y complaciente de todos los errores y aventuras conspirativas de la oposición venezolana, que da muestras de desesperación, un nuevo traspiés en la búsqueda de consolidar la paz en nuestro país y con ello creerse que con esta semejante decisión ridícula y jalada por los pelos, el imperio norteamericano dejará de conspirar contra la patria y pensar que Pablo pueblo, es decir el pueblo de a pie se creerá semejante estupidez.

Los y las revolucionarias calladamente y con miedo critican el caradurismo del presidente Maduro y su alto gobierno, hay que ser bien cínico y Maquiavelo para tomar tan grotesca decisión de indultar a esos facinerosos conspiradores, cuando en lo interno crea la desunión llamando traidores y divisionistas a los que se atrevieron a participar de la alianza popular revolucionaria(APR), integrada por el ppt, mep, pcv, upv, y otros, inclusive amenazándonos como lo hizo, dando instrucciones al TSJ para despojar a algunos compañeros y compañeras de su tarjeta electoral como sucedió. El campeón de la paz y protector de los conspiradores y golpistas, pero a los revolucionarios que han defendido el legado de Chávez nos descalifica, amenaza y les manda a abrir juicios en los tribunales por el solo hecho de criticar constructivamente la actitud negligente de su gobierno para resolver los problemas que padece nuestro pueblo, justificando los indultos con llamados a la paz del país. ¡Vaya al carajo!

No me extraña que los indultos sean una cortina de humo de Maduro para desmontar por un lado el auge que tiene en la militancia y el pueblo revolucionario, el respaldo a la opción de la Alianza Popular Revolucionaria (APR) en las elecciones del próximo seis de diciembre, lo otro sería tapar la desaparición extraña del camarada Carlos Lanz que lleva más de 20 días desaparecido a manos de quienes quieren callar su voz y que los cuerpos de seguridad del estado saben poco al respecto o se hacen los locos y lejos de resolver este caso que tiene en velo a muchos revolucionarios lo mantienen callado. Y por último, crear una matriz de opinión para que nuestro pueblo se olvide rápido de todo lo malo que los delincuentes indultados le hicieron a nuestro país, conspiraciones, saboteo a los servicios públicos y el desplome de nuestra economía que tiene en estos momentos a nuestro pueblo pasando hambre y calamidades.

El Presidente y su alto gobierno, pensarán a estas alturas del juego que esa oposición violenta, fascista, golpista vende patria, va a romper relaciones con el imperio yanky y se va a plegar al proceso de paz, participando masivamente en las elecciones parlamentarias? Eso una mentira del tamaño de la sabana de Apure, porque seguirán conspirando y sembrando pánico y terror, bajo los dictámenes de su amo del norte Donald Trump.

Como diría Eduardo Galeano, el mundo al revés, mientras el gobierno de Nicolás Maduro indulta con los más altos honores y privilegios a la más rancia oposición fascista y golpista de nuestro país, a los y las compañeras que defienden la revolución bolivariana se les criminaliza la protesta, se persigue, atropella y se pone a las órdenes del Ministerio Público a dirigentes sindicales, comuneros , campesinos, trabajadores y trabajadoras, por defender los derechos de los más oprimidos. No debemos olvidar que están privados de libertad a otras y otros compañeros por denunciar hechos de corrupción que son imposibles de tapar con un dedo en este gobierno y que nuestro pueblo en las redes sociales, busetas, plazas y calles de nuestros barrios piden a gritos que a las y los corruptos sean sancionados y castigados con todo el peso de la ley.

Bastará decir desde el gobierno y el propio presidente Nicolás Maduro que son unos traidores los camaradas que critican constructivamente el gobierno bolivariano, revolucionarios trasnochados que actúan peor que Julio Borges, Leopoldo López y su camarilla de delincuentes indultados, muchos de ellos con delitos extremadamente graves y fueron perdonados. A los criticones infantiles como dice el presidente los vendrán a buscar un carro negro de antena larga, lleno e´ gente y lentes oscuros los de la seguridad (FAES, SEBIN Y DIGECIM). En todo caso, si pensar distinto y criticar constructivamente al presidente y su gobierno es un delito muy grave, no se preocupen, tendrán que abrir el estadio universitario como calabozo porque somos que jode brother. Sin pedir indulto

Esta semejante torpeza política no se lo perdonará el pueblo revolucionario al presidente, menos aún las y los compañeros formados en las luchas obreras que están indignados por la cantidad de camaradas cuadros políticos valiosos que hoy este gobierno aliado a la burguesía criolla mantiene todavía presos en distintas cárceles del país violándole inclusive todos sus derechos humanos, fundamentales y constitucionales.

Estos tristes episodios de coacción, hostigamiento y detenciones, de compañeros y compañeras, no necesitan mayores explicaciones ya que es conocimiento de todos, inclusive del alto gobierno que se han hecho los pendejos sin querer ni poder resolver absolutamente nada por ninguna vía, para que estos camaradas queden libres, muchos de ellos presos injustamente por convocar una simple asamblea en sus sitio de trabajo sobre algún problema laboral.

No es una exageración, Las y los compañeros , dirigentes sindicales comuneros, campesinos que han vivido en carne propia las arbitrariedades, acoso y atropellos del gobierno de Nicolás Maduro, sabemos que su gobierno actúa igual que AD y Copei en la cuarta república, más grave aún, porque la soberbia, el poder y el yoismo no respeta ni siquiera a sus militantes, simpatizantes y partidarios que apoyan el proceso bolivariano.

El gobierno de Maduro pensará que no hay memoria colectiva, que el pueblo olvidará rápido semejante torpeza de haber indultado por decreto a estos criminales sin consulta, porque para ellos la participación protagónica del pueblo no existe o lo hacen cuando le conviene a través del carnet de la patria. Nuestro pueblo es quién más ha sufrido las consecuencias de estos delincuentes indultados, que echaron por tierra todo lo que habíamos logrado con el comandante Chávez en materia científica, educativa, cultural y económica.

Juan Bimba se caracteriza por recordar preferentemente los hechos malos y casi podríamos decir que todo tiempo pasado cuando estaba el comandante Chávez fue bueno, y por culpa de esta oposición, que le vendió el alma al imperialismo Yanky la economía del país está prácticamente estrangulada. ¿Por qué indultarlos se pregunta el pueblo? el presente parece desesperanzador con tantas calamidades, tantos rostros cínicos y crueles, tantas malas acciones por parte del gobierno y la oposición.

Cuántas veces serán perdonados estos fascistas y golpistas después de tanta conspiración, violencia, tanto odio, destrozos y muertes, esa es nuestra triste verdad, pareciera que los criminales hijos de papá y mamá en la era revolucionaria siempre se saldrán con la suya, muy distinta a la realidad de nuestros adolescentes en los barrios, ellos no tienen ni tendrán nunca privilegios en esta sociedad.

Pensemos cuánto peor es para la sociedad que estos personajes del terror sigan destilando su veneno por toda Venezuela y que en vez de eliminarlos políticamente agotando los extremos legales y respetándole sus garantías y derechos constitucionales, se quiera legalizar su acción hamponil recurriendo a llamados de paz y otros beneficios como semejante exabrupto de indultarlos. Debo confesar que ahora lamento no haber aprovechado mejor el tiempo de mi libertad.

Que el pueblo está arrecho, los trabajadores, trabajadoras, campesinos, comuneros, médicos, docentes, amas de casa en los barrios y urbanizaciones de caracas, es una verdad que no necesita anteojos. Bastaría que el presidente, recorra Caracas y visite a los estados, donde el descontento de la gente sería bueno prestarle la mayor atención posible. El alto gobierno Bolivariano debe Rectificar a tiempo, dejar la soberbia, ser más humilde y aléjarse del yoismo que enferma a la sociedad.

La realidad del venezolano y la venezolana no la tergiversa nadie, ni el gobierno bolivariano ni la oposición golpista y fascista. Basta de demagogia barata señor presidente, hasta cuando engaña a la clase obrera, un mandatario que dice ser obrero pero da órdenes para que eliminen los derechos de los trabajadores, trabajadoras y jubilados conquistados durante seis décadas, eliminaron el contrato colectivo marco del sector público, los contratos colectivos sectoriales, estadales y municipales y los beneficios conquistados en ellos, dio instrucciones para que las inspectorías del trabajo estén bajo las órdenes de los Ministros y Ministras, Gobernadores y gobernadoras, Alcaldes y Alcaldesas para que arremetan y atropellen a cualquier trabajador o trabajadora de la administración pública que solicite ampararse por cualquier problema laboral, en flagrante violación de sus derechos laborales, decisiones como los reenganches siempre salen a favor del patrón, que son casi todos militares.

Nuestra patria vive momentos difíciles, el pueblo en general vive dando batallas de supervivencia, los y las trabajadoras de la administración pública llámese (central, regional y municipal), reciben como pago un sueldo o salario mensual de 2.2 dólares que no alcanza ni para comprar dos kilos de harina pan ni un kilo de queso duro. El presidente Maduro se habrá preguntado ¿Cómo hacen los y las trabajadoras de la administración pública para satisfacer sus necesidades básicas?. Con este salario hambreador no podemos comprarnos un pantalón, una camisa o un par de zapatos, el pago de los servicios públicos, agua, luz y gas están casi dolarizados, pagar transporte, teléfono celular, comprar un kilo de carne o pollo y pagar televisión por cable si es que lo tiene, se ha vuelto una pesadilla para los trabajadores y trabajadoras de la administración pública por la pérdida del poder adquisitivo.

Podemos decir que hemos retrocedido en materia de sueldos y salarios, en el año 2010 como presidente el comandante Chávez, el salario rondaba los 307 dólares, hoy en día con el gobierno neoliberal de Nicolás Maduro el sueldo se ubica en 2.2 dólares con el bolívar como moneda totalmente devaluado.

En los ministerios, gobernaciones y alcaldías, se trabaja en condiciones infrahumanas, el deterioro de la infraestructura física es tan grave, que en muchas de ellas los pasillos y oficinas no tienen luz, los baños con olores nauseabundos y los roedores (llámese ratas) se apoderaron de las oficinas haciendo de las suyas, sin que nadie le ponga el cascabel al gato, allí reina la desidia total.

El Ministro del Trabajo Piñate, suscribió dos resoluciones, donde ordena la paralización de todos los contratos colectivos en la administración pública en clara violación de nuestros derechos laborales consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la LEY Orgánica del Trabajo de los Trabajadores y Trabajadoras (L.O.T.T.T.), Las luchas sindicales han mermado en un 95%, los dirigentes sindicales tienen miedo de hacer reclamos laborales debido a las represalias del gobierno, que tiene como política de estado arremeter y coaccionar a cualquier dirigente o dirigente sindical de la administración pública, que se atreva realizar alguna reunión o asamblea donde los trabajadores y trabajadoras hagan algún reclamo laboral. Es público y notorio y no estoy exagerando ver a funcionarios del FAES, SEBIN, DIGECIM, llevándose preso a las y los dirigentes sindicales, someterlos a sendos interrogatorios, intimidándoles, inclusive utilizando métodos de tortura para que dejen la lucha sindical, todo esto pasa con la venía del presidente Nicolás Maduro, la Central de Trabajadores, el Fiscal General de la República, el Ministro del Trabajo, Gobernadores y Alcaldes.

A pesar de nuestras propuestas para reactivar la economía, muchos de nuestros planteamientos no son escuchados, por lo que la dirigencia sindical de la administración pública en estos momentos se encuentra en un estado de indefensión ante los ataques del gobierno Bolivariano.

Hemos intentado renovar la dirigencia sindical que integra la Federación Nacional de Trabajadores del Sector Público Fentrasep, para que se identifique y responda a las demandas laborales de los y las trabajadoras, pero no se ha logrado aún, la burocracia sindical que dirige la federación se niega ir a un proceso de elecciones claras y transparentes, utilizando el poder represor del gobierno y del C.N.E para perpetuarse en la Federación.

Lamentablemente desde el 2013 hasta nuestros días, la burguesía se hace más rica y Juan Bimba más pobre, un presidente que se niega a corregir los errores económicos impidiendo anclar el salario en Petros como lo hemos solicitado los y las trabajadoras de la administración pública, un gobierno que derrocha el dinero público e inmerso en hechos de corrupción y pillaje no puede levantar la economía. El pueblo pide austeridad en el alto gobierno de Nicolás Maduro, que se acabe el martilleo y la extorsión que existen en algunas instituciones con los trámites administrativos cobrados en dólares, basta de echarle toda la culpa al bloqueo económico por parte del imperialismo Yanky, asuman su responsabilidad histórica con los trabajadores y trabajadoras de la administración pública que exigen un salario digno y que satisfaga sus necesidades y la de su grupo familiar, muchos de ellos y ellas valiosas, con mucha preparación y muchos años de servicios que están emigrando al exterior o la empresa privada nacional que paga mejores salarios y beneficios.

La verdadera democracia participativa y protagónica la pregona el partido de gobierno. Les participo que los candidatos a la asamblea nacional son: las mismas barajitas repetidas…..05 años sin consultar a la base del Chavismo. Esa sí es la auténtica democracia de la Burguesía revolucionaria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 880 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas