Basurongo: un nuevo oficio de la crisis venezolana

Basurongo, el bota-basura, el bota-escombros. Estos son los nuevos oficios de la crisis venezolana. Todos realizan la misma acción: botar la basura de unos, afectando a otros; llevarse la basura de la vista o de la puerta de las casas a otros lugares o a vertederos. No importa a donde se la lleven, no importa a quien se afecte; lo único importante, es que desaparezcan la basura de la vista de quien está pagando.

Aunque Basurongo, puede sonar despectivo. Retomamos el nombre de una campaña ambiental dirigida en Barquisimeto, en el 2006. En la capital musical, existió un personaje llamado Basurongo, que lanzaba basura por todas partes. Se creía el rey de la basura. Donde había personas tranquilas compartiendo, llegaba Basurongo a ensuciar, molestar y contaminar. Se veía en desfiles y actividades ambientales, su propósito era educativo.

Basurongo en la marcha Día mundial del ambiente en Barquisimeto 2006 junto a la Brigada Guardaparques del Oeste. Imagen GUARDEAM

Aquel Basurongo, fue un personaje ficticio, con malas acciones; pero con buenas intenciones en el fondo. Los actuales Bota-basura, se comportan a la inversa del Basurongo de esa época: pareciera que tienen buenas intenciones de ayudar a algunas personas; pero, en realidad, sus malas acciones están generando un gran daño a las ciudades de Barquisimeto y Cabudare, principales centros poblados donde hemos visto a estos personajes de carne y hueso: los auténticos Basurongos.

F:basurongo.png F:basurongos mascaras.jpg

Empleados de la Alcaldía de Iribarren personificando al Basurongo, como parte de una Campaña educativa de este municipio. Imágenes https://m.facebook.com/Imaubar

Modus Operandi del Basurongo

Van de casa en casa, o al menos, a la de los clientes que tienen. Luego, se llevan la basura a otra comunidad vecina o la colocan en los cruces de avenidas, sin importar que sea una escuela, ambulatorio, empresa o vivienda. A ellos, no le importa y a su cliente, pues tampoco. Al cliente, solo le interesa desaparecer la basura de su vista y al Basurongo por un pago o alguna ayuda (comida, café, cigarros, ropa, etc) la coloca en otro lugar o forma un vertedero en algún espacio abandonado, áreas verdes o "terreno solo".

Otras veces, se lleva la basura al vertedero comunal más cercano y poco a poco, día tras día, va creando "montañas de basura", o va a haciendo montículos. Una vez conformados estos nuevos vertederos, generan otro problema: Aparecen las enfermedades asociadas a la contaminación como las gastrointestinales, las respiratorias (alergias, asma, etc) o las transmitidas por mosquitos como el dengue. Estos cúmulos de basura despiden malos olores y son el hábitat ideal para los animales-plagas (ratas, ratones, cucarachas, chiripas, moscas, gusanos) este es el zoológico urbano, que estimula Basurongo y su clientela.

En cada comunidad, en los espacios comunes, en las avenidas, en los terrenos descampados, en las orillas de quebradas, en casas vacías, en fin en cada comunidad se crea un vertedero, donde Basurongo y su cliente actúan. Actualmente las ciudades de Barquisimeto y Cabudare tienen varios vertederos improvisados fomentados por estos Basurongos.

Cometen faltas y delitos

Tanto estos señores bota-desechos, como el cliente; es decir, aquel ciudadano inconsciente que manda a botar la basura, están cometiendo una falta. Dicha falta, establecida en las ordenanzas de convivencia ciudadana de las mayorías de municipios del país. También la ley penal del ambiente, sanciona este comportamiento.

El asunto es: ¿Quién aplica la ley? ¿Quién denuncia? ¿Quién asume esta lucha en cada barrio, urbanización, urbanismo? El otro problema es ante qué autoridad se denuncia y si de verdad, estas actuarán como establece la norma. En los últimos años la crisis nacional ha traído como consecuencia la desaplicación de la ley y por consiguiente se multiplican estas malas conductas ciudadanas.

Los botes de basura tipificados en nuestras leyes

Ley Penal del Ambiente (Gaceta Oficial N° 39.913 del 02 de mayo de 2012)

Artículo 99 Disposición Indebida de Residuos o Desechos Sólidos no Peligrosos

La persona natural o jurídica que infiltre o entierre en los suelos o subsuelos, sustancias, productos o materiales no biodegradables, agentes biológicos o bioquímicos, agroquímicos, residuos o desechos sólidos o de cualquier naturaleza que no sean peligrosos, en contravención a las normas técnicas que rigen la materia, que sean capaces de degradarlos, esterilizarlos, envenenarlos o alterarlos nocivamente, será sancionada con arresto de uno a tres años o multa de trescientas unidades tributarias (300 U.T.) a un mil unidades tributarias (1000 U.T.).
El juez o jueza ordenará el retiro de los residuos o desechos y, de no ser suficiente para lograr que los suelos o subsuelos recuperen las características que tenían antes de la agresión, ordenará las medidas de recuperación necesarias.

Ordenanza de convivencia ciudadana y sanciones menores Año XLIV Barquisimeto, 21 de enero de 2002 EXTRAORDINARIA Nº 1672
De las infracciones al Ambiente

Articulo 19 Disposición inadecuada de Desechos

El que deseche desperdicios en las calles o vías de circulación, arroje o queme basura, deposite materiales de construcción o escombros en aceras y demás desechos provenientes de demoliciones o de reparaciones de inmuebles, serán sancionado con multa de cinco (5) unidades tributarias o la realización de algunos de los trabajos comunitarios establecidos en el Artículo 41 de la presente Ordenanza, por un lapso de ocho (8) horas.

ARTICULO 24. Desecho de bolsas de basura

El que deseche bolsas de basura y demás desperdicios en lugares públicos, de modo que pueda afectarse la salubridad pública o dificultarse la libre circulación de vehículos o transeúntes, será sancionado con multa de cinco (5) unidades tributarias o la realización de algunos de los trabajos comunitarios establecidos en el Artículo 41 de la presente ordenanza, por un lapso de doce (12) horas.

Volante repartido entre la población informando de la campaña luchemos contra el Basurongo y promoviendo las brigadas Infantiles de Superhéroes ambientales. Alcaldía de Iribarren 2006

Fallas en el servicio de aseo urbano

¿Porque las alcaldías no recogen la basura de manera regular en todos los sectores de su jurisdicción? Es un círculo vicioso; que en todo caso no justifica, qué otros formen vertederos comunales para deshacerse de la basura que el municipio no recoge.

La crisis Venezolana, originó una pésima prestación de servicios públicos. De repente, las alcaldías perdieron la capacidad de recoger la basura, de llevar agua a las comunidades, de atender las demandas ciudadanas. Algunos gobernantes, dicen que es culpa del bloqueo. Otros dicen que es responsabilidad de la gestión anterior y que la misma fue muy corrupta y se llevó todos los recursos. Otros dicen que el gobierno central les bloquea los recursos que le corresponden por ley.

Finalmente los ciudadanos, desconocen el origen de la pésima prestación de servicios públicos en Venezuela. Creemos que entre bloqueo y corrupción, el pueblo no ve solución. Algunas alcaldías contratan camiones 350 y 750 privados, para botar una parte de la basura; otros han recibido nuevas compactadoras del gobierno central. De manera general los municipios tienen galpones donde albergan un cementerio de chatarras, como camiones compactadores y de otros tipos, los cuales han estado allí arrumados durante años, sin que nunca se hubiese generado un plan de reparación de los mismos.

Hasta el año 2012, Venezuela vivió una bonanza económica, pero seguían acumulándose vehículo dañados; pues el negocio era comprar nuevos camiones; no reparar los deteriorados

Ahora existe un cementerio de camiones compactadoras, contenedores, y otros equipos utilizados, incluso las famosas barredoras de nieve importadas por gobiernos de la cuarta república desaparecieron de nuestras calles.

Consumismo y mala gestión

La falla de origen es el modelo consumista, que Venezuela ha asumido. Se compran y se distribuyen toda clase de mercancías; muchas de ellas, son productos de pocos usos o irreparables.

No existen políticas de reciclaje, como la devolución de las cajas a los mayoristas y fabricantes, el reciclaje de baterías, de cauchos, la reparación de quipos electrónicos, etc.

En las comunidades, tampoco existe cultura de reciclaje como la separación de los residuos por tipo, ni la venta de los materiales. La única cultura o práctica es comprar, usar y botar. La cantidad de residuos crece y aunque el nivel de consumo ha bajado, se sigue generando basura en grandes cantidades, o al menos lo suficiente para rebasar la limitada capacidad de recolección de la mayoría de municipios de Venezuela.

Las alcaldías han disminuido su capacidad operativa; y donde antes llegaban camiones de basura, hoy día no llega ninguno, donde el camión pasaba varias veces por semana, a duras penas pasa solo una vez. El servicio de aseo es muy deficiente. Algunas veces los trabajadores de la empresa de recolección rompen las bolsas o van regando los desechos. Existen fallas en el barrido; sea por falta de personal o falta de supervisión.

El problema de ciudades como Barquisimeto y Cabudare, es que desde hace unos 7 y 8 años, la gente comenzó a colocar la basura en las avenidas cercanas, en los cruces, o en terrenos vacíos. En medio de la crisis, aparecieron personas ofreciendo a cambio de alguna ayuda, botar la basura. Estos son lo que para efecto de este artículo llamamos Basurongos.

El asunto es a donde llevan la basura. Van generando botaderos y al formase un cúmulo de basura, el resto de personas se siente autorizada a seguir botando desechos y escombros en ese lugar. Recordamos la Teoría criminológica de las ventanas rotas:

"es la que predice que aquellos desperfectos del ambiente van a generar la sensación de que la ley no existe. Por tanto, en una situación en la que no hay normas es más probable que se produzcan conductas de vandalismo". https://lamenteesmaravillosa.com/la-teoria-las-ventanas-rotas/

….consideren una acera o una banqueta: se acumula algo de basura; pronto, más basura se va acumulando; con el tiempo, la gente acaba dejando bolsas de basura…. https://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_las_ventanas_rotas

Es decir, al permitir que se acumule basura, permitir que personas vivan de botar la basura en lugares inadecuados, estimulará aun mas este comportamiento vandálico.

La Basura en el estado Lara

Un estudio llamado Estadísticas sobre Los Residuos y Desechos Sólidos en Venezuela Estimaciones y Proyecciones 2011 -2021. II Parte, realizado por Carlos Unshelm Báez desde Mérida-Venezuela muestra las siguientes estadísticas de la Basura en el estado Lara en el año 2013, que le mostramos en el Cuadro Nº 1 disponible en: https://issuu.com/misredesweb/docs/art_culo1.caracterizaci_n.fcfa.ula.

Los municipios Iribarren y Palavecino para ese momento generaban 900gr y 700 grs de basura por persona por día, respectivamente. Esta cifra puede haber variado; pero, no encontramos estadísticas recientes. A nivel nacional el promedio es de casi un kilo según el mismo estudio. El promedio mundial es 1kg diario de basura por persona, del que solo se recicla en el mejor de los casos un 16%.

Consideramos que a pesar de que el consumo ha disminuido, el problema de los desechos se agrava por lo siguiente:

  1. Los productos de consumo y los bienes, son de peor calidad, de menor duración y viene en presentaciones más pequeñas, generando más desechos como empaques, cajas, bolsas, etc.

  2. El volumen de basura disminuyó, pero a las alcaldías se les hace más difíciles recogerla con eficiencia. Se requiere más inversión y la búsqueda de una estrategia de gestión de los residuos, que vaya acompañada de una campaña masiva educativa; pero a la vez de guardería ambiental.

  3. La existencia de decenas de Basurongos repartidos en toda la región fomenta el desorden en la disposición y en la recolección; además, estimulan, a los ciudadanos a violar la normativa ambiental.

  4. Mientras existan ciudadanos dispuestos a pagar para botar los desechos; entonces, existirán Basurongos. Esta realidad forma un círculo vicioso difícil de resolver.

Cuadro Nº 1

Municipios (Nombre)

Superficie (Km2)

Población-2011 (Nº Habitantes)

RDS (Kg/Día)

TGP (Kg/Hab/Día)

LDF (Lugar)

Iribarren

2.763

996.230

896.607,00

0,90

Pavía

Palavecino

270

174.099

128.833,26

0,74

Pavía

Simón Planas

873

35.802

24.345,36

0,68

Sector La Misión

Jiménez

879

100.997

71.707,87

0,71

Sector El Jebe

Morán

2.305

123.880

44.596,80

0,36

Sector El Boro

Crespo

776

49.958

24.979,00

0,50

Zona del Crematorio

Torres

7.437

35.802

32.937,84

0,92

Sector Arenales

Urdaneta

3.625

61.381

46.649,56

NR

Sector Guanarito

A. Eloy Blanco

872

47.245

60.001,15

1,27

Sector Curva del Viento

Totales

19.800

1.625.394

1.330.657,84

P = 0,76

8

Fuente: Elaboración Propia del Investigador (Unshelm, 2013).

Leyenda RDS = Residuos y Desechos Sólidos.

TGP = Tasa de Generación Per Cápita.

LDF= Lugares de Disposición Final.

NR= No Reportó. (*) Se tomó la TGP Mundial de 1 kilogramo diario de residuos y desechos sólido/habitante.

Estadísticas sobre Los Residuos y Desechos Sólidos en Venezuela Estimaciones y Proyecciones 2011 -2021. II Parte CARLOS UNSHELM BÁEZ Mérida-Venezuela

¿Quiénes son los Basurongos?

Estos nuevos reyes de la basura, son personas humildes, desocupadas, algunos con antecedentes penales, algunos con discapacidades. En general son personas excluidas socialmente, que no han logrado conseguir un trabajo formal. Algunos realizan varias actividades para sobrevivir; entre ellas botar basura, escombros, barrer frentes de casas o locales, cortar el monte, hacer mandados, etc.

Algunos son personas en situación de calle, que realizan esta actividad para sobrevivir, otros, tienen su familia; pero siguen ganándose el sustento con esta negativa práctica.

¿Qué se puede hacer?

El estado o los municipios en general, deben resolver dos problemas de manera simultánea:

  1. Mejorar la prestación del servicio de aseo urbano con más camiones, más frecuencias en la recolección, más barrido, más educación y más guardería ambiental.

  2. Incluir socialmente a los bota basura: capacitándolos en algún oficio, incorporarlos en un trabajo formal, incluirlos en la seguridad social, ofrecer otras alternativas para que se ganen la vida y abandonen la mala práctica de botar basura y escombros.

En muchos casos, las personas generan un arraigo con la actividad y se rehúsan a abandonarla. Es decir, teniendo otras opciones, prefieren mantenerse en el oficio, seguir siendo Basurongos. Esta situación la observamos en los taladores ilegales, en los mineros y otros oficios ilegales e incluso trabajando en las peores condiciones laborales, las personas prefieren seguir ejerciendo la actividad por costumbre.

Mejorar la gestión de los desechos

  1. Reducción del volumen que llega al botadero, es decir promover la práctica de separar los residuos y entregar a los recicladores independientes esto materiales para su reciclaje.

  2. Disminuir el consumo innecesario, adquirir productos más duraderos.

  3. Incorporar más camiones, hacer de conocimiento público el cronograma de recolección indicando día y hora para recoger los desechos, concienciando al público de sacar los desechos, solo hasta el frente de su casa o lugar donde pasará el camión en la hora y fecha indicada.

  4. Combatir la práctica de botar los desechos y escombros en otros lugares; así como la contratación de Basurongos. Sancionar a quien bota y a quien paga por mandar a botar la basura.

Atender las mascotas abandonadas es parte de la limpieza y salubridad municipal

No existirá en ningún lugar de Venezuela, una eficiente política de recolección y limpieza municipal; si en paralelo, no se desarrolla un plan de atención de caninos y felinos en situación de abandono. El animal buscará sobrevivir y por ende cada día romperá y regará los desechos. Deben capturarse, adoptarse los gatos y perros en las calles y ser llevados a refugios, mientras son dados en adopción, en paralelo, aplicar un plan de esterilización y atención veterinaria. Otra situación es fomentar las mascotas comunales, es decir animales atendidos en colectivo por el grupo de vecinos de un sector y a su vez reeducar al animal a no romper las bolsas, ni hurgar entre la basura.

Consejos para no ser Basurongos

  1. Evite comprar cosas innecesarias, adquiera productos de mejor calidad y prefiera las presentaciones más grandes. Compre con la razón y no con la emoción.

  2. Disminuya el consumo de plásticos y lleve su propia bolsa para hacer las compras.

  3. Disponga correctamente de los desechos, trate de separar los materiales reciclables (papel, cartón, plástico, vidrios, metal) y facilite su entrega a los recicladores.

  4. No contrate personas para botar la basura, que luego se convertirán en Basurongos dedicándose a esta labor negativa para la ciudad y el ambiente.

  5. Colabore con la alimentación de perro y gatos comunitarios y trate de adoptar alguno.

Sea un buen ciudadano.

Si Ud. colabora con el bota-basura de su comunidad, porque cree que lo ayuda; en realidad está apoyando el círculo vicioso de la pobreza que lo mantiene en esa situación. Mejor estimule a esa persona a que busque un mejor trabajo.

Exija que el aseo urbano funcione y no se deshaga de la basura contratando bota-basura o botándola en sitios no apropiados. De esta manera entonces mantiene el círculo vicioso de la ineficiencia y la mala gestión pública. Los servicios públicos son derechos humanos exíjalos.

Si Ud. contrata, promueve, encubre a quien bota la basura; Ud. es cómplice, y terminará siendo un Basurongo también.

No a los Basurongos.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 836 veces.



José Gregorio De Sousa Infante

Licenciado en Estudios Ambientales. Abogado. Comunicador Social. Guardaparque

 ecoinfante@gmail.com      @joseinfante2016

Visite el perfil de José Gregorio De Sousa Infante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología