Miranda y Colombeia

En su pensamiento político el caraqueño universal Francisco de Miranda vislumbraba en su proyecto de una República continental, que uniría en una sola nación a todas las provincias hispanoamericanas liberadas que serían regidos por una misma Constitución y gobierno.

Miranda estaba consiente que el gobierno que debía tener Colombia tenía que adaptarse al carácter de sus habitantes, alejado al despotismo que había imperado en América tres siglos, pero separado igualmente de los excesos de libertad que había imperado en la Revolución Francesa en donde "El Precursor" había sido testigo y protagonista.

El héroe independentista había redactado varios proyectos constitucionales para Colombeia, redactados en 1801 y 1808 pero ya maduro su pensamiento y entendió que la soberanía debe residir en el pueblo, siendo incompatible con el régimen monárquico.

Para él, la primera manifestación organizada de la soberanía del pueblo y la primera expresión de la vida social de los individuos eran los cabildos que serían la estructura de gobierno continental para Colombeia, estructura conformada por cuatro estamentos superpuestos y relacionados.

El pueblo como detector de la soberanía como base de sustentación y legitimación de todos los poderes, los cabildos cuyos miembros son elegidos directamente por los ciudadanos cuya función era solucionar los problemas locales y legislar para que la sociedad se desarrolle prósperamente.

La Asambleas Provinciales elegidas en una primera instancia por los miembros de los cabildos, que tienen la función de asegurar una visión de conjunto de la región, entendiendo su seguridad y la búsqueda del desarrollo armónico de sus partes.

El Congreso Continental Concilio Colombiano elegido por las Asambleas Provinciales que estaría encargada de trazar el plan general de la nación, establecer acuerdos y alianzas con otras naciones, promulgar leyes nacionales y elegir a dos ciudadanos para que ejerzan el Poder Ejecutivo por un periodo determinado y sujetos a posterior juicio según su desempeño .

Estas personas no tenían atributos monárquicos pero seguirían llamándose Incas en homenaje a esa cultura exterminada por el imperio español.

En sus planes está demostrar que es posible construir un proyecto político que al mismo tiempo asegure la soberanía y la representación popular, evite el peligro de la promulgación de leyes demasiado radicales o que atente contra una sabia equilibrada conducción de la sociedad.

Miranda estudiaba la posibilidad de reglamentar la participación popular y establecer contrapoderes que impida el dominio uno sobre otros.

Opinaba el prócer que era tan nefasta una absoluta libertad del pueblo como la tiranía. Reconocía que la fuerza del Estado residía en el pueblo y sin él no puede formarse, pero este debe obediencia al supremo poder.

Está era la clara ideología de aquel hombre que con sus ideas, fue el Precursor de nuestra independencia y a 209 años de ella seguimos construyéndola……

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 510 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: