Una visión desde la juventud indígena

La juventud experimentada es la fortaleza y la garantía de la Venezuela independiente, soberana, humanista y revolucionaria. Chávez lo dijo a su paso por el estado Portuguesa en el año 2012; de todas las generaciones de mas 500 años de historia, "la mejor generación, son ustedes los jóvenes Venezolanos de hoy".

Hace 20 años llegó la revolución bolivariana a Venezuela. En aquel entonces, los que hoy llegan a 30 años, tendrían 10, sucede casos que a esa edad, se desconoce sobre las decisiones políticas; aunado a las condiciones sociales que limitaban a solo sentir los efectos de la pobreza, la cual afectaba a mas del 70% de la familia venezolana en los años 90.

La juventud de hoy, en su mayoría, no conoció tales males, ya que no se tenía uso de razón y en algunos casos, muchos todavía no habrían visto la luz del sol. En razón de que la población Venezolana en la actualidad, tiene una tendencia de edad joven, de acuerdo con el XIV censo nacional de población y vivienda del año 2011, el cual resultó que el 63% de la población, es menor a 34 años; datos que obliga al Estado Venezolano a crear políticas públicas integrales en atención a una sociedad prácticamente joven.

Esta población joven ha conocido la época de abundancia, consecuencia del empuje económico impulsado por el comandante de la revolución Bolivariana, Hugo Chávez, quien hizo que la economía del país, se sustentara con la renta petrolera de 100 $ promedio por barril, suficiente para materializar importantes obras en el territorio nacional y en el plano internacional, bajo mecanismos de integración, alcanzando un desarrollo económico que se visibilizó sobre la reducción de los niveles de pobreza que se contrajo cerca del 20%. Es parte de la historia que se debe conocer y socializar.

Intempestivamente se pierde físicamente al motor principal de la Revolución Bolivariana, hecho que marcó el destino de la patria, impactando sobre la vida de la sociedad Venezolana e incluso en la Latinoamérica. En los actuales momentos es oportuno abrir espacios para la reflexión, el dialogo y la concordia, haciendo posible, la construcción del país de todos, lejos del entreguismo y tutelaje externo. Estamos a tiempo de no repetir la historia que se escribió en nuestro suelo, luego del pase a la inmortalidad del padre Simón Bolívar.

He aquí donde la juventud no puede dejarse sola, debido a que hay mucho camino por recorrer para consolidar el objetivo, establecer una patria socialista, independiente, libre y soberana. Luz para la humanidad; respetada por quienes han pretendido hacer de Venezuela un territorio de nadie.

Mujeres y hombres de experiencia, como consecuencia de la soberbia y el ego, cometerían un error en abandonar a su suerte a la generación que se levanta para tomar las riendas del futuro del país. Joven de la patria hagamos historia, habrá sacrificios que entender y comprender pero es nuestro deber, tener presente, los intereses de nuestra siempre amada Venezuela; tanto esfuerzo de quienes han entregado hasta su vida por construir la patria soñada, no se debe tirar al vacío, ni a los brazos del olvido.

¡La historia la escribe el vencedor!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 524 veces.



Pedro Requena


Visite el perfil de Pedro Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: