¡Paradoja latina hispana, mi pana!

Escuchando, Qué Lío, por Héctor Lavoe, a las cinco en punto de la tarde, del día de San Pedro y San Pablo, en que adéntrase a menudo merengue lío espectacular, maravillosa salsa lavoeiana, y, magín mágico melifluo, la melodía del cantante de los cantantes, y, suceden las paradojas límbica palominas perlinas plomizas, o sea, los casos límite contradictorios caliginosos, que han de estar en todas parte, y, aunque usted no lo crea, han de ser las soluciones a todas los antagonismos vistos vívidos verdaderos, y, el ser y el noser, ha de ser el continente de todos los continentes. El ser y el noser, continente que contiene a los contenidos de las paradojas. Luis Alberto Machado, apenas señala 22 palabras pareadas paradójicas que conforman su singularidad, a saber: "Lo posible y lo imposible, el acto y la potencia, el ente real y el ente de razón, el hecho y el concepto, la causa y el concepto, el fin y el medio, el todo y la parte, lo general y lo particular, la sustancia y el accidente, el fondo y la apariencia, el interior y el exterior, lo subjetivo y lo objetivo, lo animado y lo inanimado, lo abstracto y lo concreto, lo que debe ser y lo que es, lo libre y lo necesario." A penas unos poquitos casos límite contradictorios caliginosos, pues, en la ciudad desnuda borrosa, hay mas y más de ocho millones de aspectos límbico antagónicos ambiguos alegres, y, la paradoja hispana, mi pana, de lo blanco y de lo negro, es tan solo y sólo, uno de ellos de la forma ser y noser, y, la grafía de la paradoja hispana, de lo blanco y de lo negro, se ha de tener en el lienzo pictórico blanquinegro del yin y en el yang, y, en el contradictorio borroso 69 cojedeño.

Mas y más, Luis Albero Machado, nos ha dejado esta perlina escarcha estrella: "Ser o no ser. Convirtamos la duda de Hamlet en un absurdo y llegaremos al arte. Para ello no es necesario cambiar sino una sola palabra: la conjunción. "Ser y no ser". Ser y no ser al mismo tiempo: eso es el arte." Aquí, Luis Alberto Machado, clamaba por la inclusión, con su "Y" griega, y estaba diciendo que ya no mas y más la "O" exclusiva aristotélica. Con las palabras pareadas paradójicas del filósofo venezolano, dábase comienzo a la borrosidad cantada en Venezuela, pese a que Heráclito, ya lo había cantado antes que Sócrates y Aristóteles, con la simultaneidad contradictoria borrosa. Mas y más, antes que Heráclito y Buda, la enciclopedia védica upanishad sánscrita, ya lo habían cantado, como el BINGO de Don Celedonio Ávila en San Carlos. Ya no la exclusiva, "O" estagirita griega, sino, también la inclusiva, "Y" luisalbertomachadoiana venezolana. La lógica elemental aristotélica del bachillerato, es una lógica exclusiva, solo y sólo nombra, a mas y más, del principio de identidad, del principio de contradicción, el principio de razón suficiente, el principio del tercio excluso, mas y más, margina y oculta el principio del tercio incluso, por mas y más de tres mil años en La gran Moral, en que aparece por la calle de en medio, el medio, entre el exceso y el defecto, casos límite contradictorios caliginosos de la forma ser y noser, de la literatura védica upanishad sánscrita, en donde ha de estar la nueva orientación moderna ilustrada originaria einsteiniana, hacia la nueva trascendental teleología conceptual sintética, de la tesis y de la antítesis, como lo concibiera de Heráclito, Hegel y Marx, en Las Leyes de la Dialéctica, que aun y aún, concibiendo, la unidad de contrarios y la lucha antagónica armónica simultánea contradictoria de los antagonismos, ni Hegel ni Marx, vieron en La Gran Moral Aristotélica, entre el exceso y el defecto, el medio, que en otras palabras es el equilibrio dinámico dialéctico dialógico difuso diplomático diabético ONUiano, la unidad de contrarios. Lo descubrió, el medio, Luis Alberto Machado, con su "Y" conjuntiva copulativa inclusiva ante la "O" conjuntiva disyuntiva exclusiva de Aristóteles, que tuvo su fin y remate, con el parlamento nefasto repugnante de George Bush, con la voladura de Las Torres Gemelas Neoyorquinas, el 11/09/2001, de La Virgen de La Coromoto, Patrona de Venezuela, que ilustrara La Virgen al venezolano, en tanto George Bush, presidente de USA, usaba deslucido terrible expresión: "O estás conmigo o estás con mi enemigo", en que insurgiera la "Y" inclusiva de Luis Alberto Machado, y trinchara la "O" exclusiva de George Bush, en que dábase inicio a la borrosidad cantada en Venezuela, y, revolucionárase La Lógica Elemental Aristotélica, y, complementárase al principio del tercio excluso aristotélico, en que saliérale criada respondona, su contrapeso, el tercio incluso estagirita, y, formárase los casos límite contradictorios caliginosos, el tercio excluso y el tercio incluso, en que el medio de la forma exceso y defecto, el tercio incluso aristotélico profundo, ha de ser similaricadente tautológico repetitivo platónico para todos los aspectos límbico antagónicos ambiguos alegres del continente de continente del ser y del noser, contentivo de la paradoja latina hispana, mi pana, con medio, percibida progresiva porción, puntual promedio porcentual, principio proporcional partitivo, o sea, el tercio incluso aristotélico profundo, entre lo blanco y lo negro, tal como exceso y defecto del yin y del yang. Si Aristóteles, estuviera vivo tocante, hubiérame dicho, a voz en cuello, como cuando me dijera mi querido diputado de los campesinos cojedeños, mi pana, que confundía la ele con la erre, y, viceversa, y, por Class 98.7 FM, yo tallábaselo, y, el diputado perdiera la melosa dulzura de golosina diabética, y arremetiera: "¡Sácamelo Miguer!" "¡No puede sel!". Asina asín así, hubiera recibido de Aristóteles suculentas expresiones de talladura, después de la voladura de Las Torres Gemelas Neoyorquinas de George Bush y sus locuras que no tienen cura, a mas y más, entre la cordura y la locura, como lo cantara, en 1914, Ortega y Gasset, en Las Meditaciones del Quijote.

La paradoja hispana latina, mi pana, de lo blanco y lo negro, ha de estar sin lugar a dudas, en el tercio incluso aristotélico profundo, en la porción promedio porcentual profunda, en la partícula partitiva viva, entre lo blanco y lo negro, en el lienzo pictórico blanquinegro del yin y del yang, en el tangencial contradictorio borroso 69 cojedeño. Sí, ahí, encuéntrase, el punto crucial decisivo, de lo divino y de lo humano, de lo justo y de lo injusto, del amor y del odio, de Aquiles y la tortuga. Sí, ahí, encuéntranse entre lo blanco y lo negro. Sí, ahí, está la sombría penumbra whitmaniana. Sí ahí, está el impulso generador cósmico, del que surgen iguales elementos contrarios védicos heraclitoianos whitmanianos, el universo en expansión y el universo en contracción. Sí ahí, ha de estar la genética hispana latina, mi pana. Sí, ahí, está la mezcla límbica maravillosa. Sí ahí ha de estar la resiliencia resistencia renuente rebeldía hispana, mi pana, en el punto crucial decisivo, en el punto inflexivo topológico contradictorio borroso, entre borrén delantero y borrén trasero de la silla de montar del Libertador Simón Bolívar. Ese punto crucial decisivo inflexivo topológico, que le hiciera al General en su Laberinto Garciamarqueziano, el callo en el culo. Ese callo del Libertador, lo hemos de llevar todos los latinos en el alma, para hacernos inmunes a las circunstancias traumáticas accidentales, en que insurge la feliz potencial resiliencia hispana, mi pana, tanto como la solidaridad contra el individualismo, y, la fe teológica teleológica cristiana liberadora contra la fe cristiana perversa, de que el presente es lo peor.

Esta lata perorata paraulata, de la insurgencia feliz potencial resiliencia hispana, mi pana, deviene del portal de Aporrea, del día 29 de junio de 2020, a las cinco en punto de la tarde garcialorcaiana, de San Pedro y San Pablo, https://www.aporrea.org/internacionales/n356603.html, en que expresárase que: "La "paradoja hispana" un acertijo que trae locos a los académicos en EEUU. Los académicos lo llaman la "paradoja hispana": a pesar de la pobreza y la discriminación, los estadounidenses de origen latino viven mucho más tiempo que los blancos o los afroestadounidenses. Los latinos también parecen tener menores índices de suicidios que los blancos, son menos propensos a tomar alcohol y a morir de sobredosis de drogas y, al menos entre los inmigrantes, parecen cometer menos delitos. Por décadas, los investigadores se han quebrado la cabeza sobre la razón de esto. ¿Familias unidas? ¿Redes sociales solidarias? ¿Creencias religiosas e iglesias activas? ¿Una ética laboral inmigrante que los impulsa? Es una paradoja porque los desfavorecidos normalmente viven vidas más cortas. Los latinos en Estados Unidos soportan discriminación, altos niveles de pobreza y menores tasas de seguros médicos que tanto blancos como afroestadounidenses. Sin embargo, disfrutan de una expectativa de vida de 81,8 años, comparados con los 78,5 años de las personas blancas y los 74,9 años de las personas negras. Esta resiliencia está siendo puesta a prueba por el coronavirus, el cual ha golpeado particularmente fuerte a los latinos: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades reportaron este mes que el 33 por ciento de los estadounidenses que han dado positivo por el coronavirus han sido hispanos, lo que es casi el doble de la realidad: los latinos conforman el 18 por ciento de la población. Vine aquí a Cornelius, una ciudad al oeste de Portland, Oregon, con una gran población latina, para evaluar el impacto de la crisis. Previsiblemente, el virus ha golpeado fuerte a los hispanos. Muchos son inmigrantes que viven en el país sin permiso legal y por ende no están recibiendo pagos federales de ayuda. Sin embargo, lo que me sorprendió, y que va en consonancia con la "paradoja hispana", fue la manera en que la comunidad reunió esfuerzos para aliviar el sufrimiento…En el otro extremo de Estados Unidos, los latinos en la ciudad de Nueva York muestran una resiliencia similar…Los académicos han estado debatiendo la "paradoja hispana" desde al menos 1974, cuando unos investigadores descubrieron que la tasa de mortalidad neonatal en Texas era menor en personas con apellidos en español que en los que tenían apellidos en inglés…Los investigadores han hallado otra paradoja dentro de la paradoja: los inmigrantes latinos de primera generación tienden a vivir más tiempo y sus hijos —aunque están mejor educados y ganan más dinero— mueren antes. Las familias latinas parecían ser más resistentes por su "capital social" superior: lazos de familia, de su región natal o de la iglesia. En vez de "criminales, narcotraficantes y violadores" como Donald Trump se refirió a los inmigrantes mexicanos en 2015, los migrantes latinos por lo general parecen ser modelos de la sociedad civil...Mark Hugo Lopez, director de investigación de migración global y demografía en el Centro de Investigaciones Pew, destacó los lazos familiares como parte de las bases de la paradoja. "En mi propia familia hay mucho apoyo para aquellos que afrontan dificultades, como los que pierden sus empleos", dijo. "Así es cómo los latinos se ayudan unos a otros". Otro elemento pudiera ser la fe y las conexiones con la iglesia. Hay cierta evidencia de que las creencias religiosas reducen conductas como el consumo excesivo de drogas y alcohol, la actividad sexual de riesgo, la violencia y el suicidio. Un estudio de la Universidad de Harvard reveló que frecuentar una iglesia u orar o meditar a diario se correlaciona con una mejor salud y una mayor satisfacción de vida. Las iglesias también ofrecen una red de servicios y conexiones sociales que pueden ayudar a amortiguar las dificultades…"

El mismísimo Luis Alberto Machado, decía que: "Desde hace cientos de años, en el mundo occidental se ha tenido noticia reiterada de que en lejano Oriente unos hombres llamados faquires parecían estar dotados de manera incompresible del poder de dominar con la voluntad… el "sistema nervioso autónomo", autónomo justamente de los dictámenes de la voluntad… El "sistema nervioso autónomo" ya no es autónomo, nunca lo había sido para esos extraños ascetas hindúes que jamás merecieron a lo largo de tanto tiempo ninguna consideración científica especial y cuyas misteriosas facultades, que parecían imposible o sobrehumanas, se ha demostrado que, mediante el entrenamiento debido, se encuentra al alcance de cualquier hombre normal…"

La cultura faquir, ha de tenerse presente en forma natural de las personas latinas hispana, mi pana. A la espera del desarrollo de la voluntad en las escuelas contra la antiescuela, tanto como el desarrollo da la inteligencia, el desarrollo de la libertad, el desarrollo de la responsabilidad, el desarrollo de la sociabilidad y el desarrollo de la sensibilidad. Y, qué civilización puede sucumbir, ante una sociedad avanzada progresista desarrollada alienígena, luego, entre la escuela y la antiescuela, con una sociedad faquir voluntariosa, jamás de los jamases, ha de ser engañada atropellada, bloqueada cercada sancionada ni tocada por medidas coercitivas unilaterales criminales, pues una sociedad altamente contentiva y contenta con la ironía quijotesca cervantina de ofensiva y defensiva, y en medio la voluntad faquir desarrollada, no sucumbirá, jamás de los jamases, ni ante la pandemia Covid-19. Y, eso lo ha tenido, y, es parte de la paradoja latina hispana, mi pana. En el Libertador Simón Bolívar, estaba esta cultura, en el doctor José Gregorio Hernández, en el Comandante Chávez, y, en el mundo, Fidel Castro, el Che Guevara, La Madre María, y pare de contar. Y, el Libertador decíale al Mariscal Sucre, siguiendo la cultura faquir: "Tome usted por base de sus operaciones la naturaleza de las cosas, y el interés instantáneo sea el ingenio de sus inspiraciones". El interés instantáneo faquiriano, sobre Quintiliano: "Tiempo y persona, hecho y lugar, modo motivo medio". El Libertador redujo a Quintiliano, a los casos límite contradictorios caliginosos, natura y persona. El Libertador tenía desarrollado, a mas y más del callo entorno al sieso silla caballar, el entendimiento, la inteligencia, la voluntad faquir, la afectiva efectiva libertad, la responsabilidad, la sociabilidad y la sensibilidad, y mucho primero que Herbert Marcuse, el de la utopía concreta, y el de la teoría de la sensibilidad subversiva.

La moral sin la religión, no es ética, decía el mismísimo Libertador, y, mucho antes que José Ingeniero y sus Fuerzas Morales, y, mas y más, la religión en la fe hebrea profunda, entre la certidumbre y la incertidumbre, entre lo visible y lo invisible, y, el tercio incluso aristotélico abismal en el medio aristotélico abisal, del exceso y del defecto, de La gran Moral. Sí, ahí ha de estar la resiliencia resistencia renuente rebeldía hispana, mi pana, en el punto crucial decisivo, en el punto inflexivo topológico contradictorio borroso, entre los casos límite contrariados caliginosos, borrén delantero y borrén trasero, de la silla de montar del Libertador, ese punto crucial decisivo inflexivo topológico, que hiciérale a El General En Su Laberinto Garciamarqueziano, el callo escabroso como una penca de barbero en el épico culo libertario de Simón Bolívar, que le mereció el apodo honorable de Culo de Fierro. Sí de ahí, del épico callo libertario, deviene la paradoja latina hispana, mi pana, de la combinatoria mezcla prodigiosa de la encantada unidad del blanco con el negro, del yin y del yang, en la absurda sombría concupiscencia del 69 cojedeño. Helo ahí, la resiliencia paradoja latina hispana, mi pana, de la fe y la solidaridad experimentada con ganas, mi pana.

Si la paradoja latina hispana está inscrita en los casos límite contradictorios caliginoso, el blanco y el negro. Entonces sea dicho que la paradoja hispana latina, mi pana, de lo blanco y de lo negro, ha de estar, sin lugar a dudas, en el tercio incluso aristotélico profundo. Ergo vergo sea dicho que la paradoja hispana latina, mi pana, ha de estar en la porción promedio porcentual profunda, en la partícula partitiva viva, entre lo blanco y lo negro. Ergo vergo sea dicho que la paradoja hispana latina, mi pana, ha de estar en el lienzo pictórico blanquinegro del yin y del yang, y, en el tangencial contradictorio borroso 69 cojedeño. Ergo vergo sea dicho que el interés instantáneo faquiriano bolivariano, es tanto como en el épico callo libertario del Libertador. Ergo vergo sea dicho que el entorno sieso silla caballar de la silla de montar del Libertador es del borrén delantero y del borrén trasero, que son casos límite contradictorios de la forma ser y noser, continente que contiene al contenido, la paradoja hispana latina, mi pana.




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 493 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor


Notas relacionadas