"Nuevo CNE". ¿Separación o mutación de poderes?

"La justicia sobre la fuerza, es la impotencia; la fuerza sin justicia es tiranía"

Blaise Pascal.

Creo que nadie esperaba menos de la eficiencia, eficacia y efectividad del TSJ; con relación a la selección y juramentación "exprés" de un "nuevo CNE"; por cierto, el nuevo órgano electoral, de acuerdo a la trayectoria histórica de sus integrantes, lo que comúnmente llaman Curriculum Vitae, luce muy bien adecuado a los requerimientos del gobierno nacional, en lo que no pareciera ser una feliz coincidencia a favor del alto mando político, militar, policial y sus aliados; y es que, no basta con serlo, es necesario parecerlo. Ya no cuidan mínimamente las formalidades de la democracia.

Por otra parte, a estas alturas del partido, dificulto que exista algún ciudadano o ciudadana, en el país, medianamente inteligente; de izquierda, de centro o derecha, que pueda sostener por 10 segundos, que en Venezuela se respeta el principio de la separación de poderes, considerado como garante de justicia en el marco de cualquier sociedad democrática, solidaria y equilibrada.

Siempre recuerdo que el Comandante Chávez, en muchas ocasiones hizo énfasis en que para alcanzar la gobernabilidad de la nación era vital contar con el control del poder legislativo, para evitar saboteos y frenos al funcionamiento del Ejecutivo; es así como, entre muchas acciones para desmontar el espíritu de la separación de poderes, en el año 2004, en la sentencia N° 3098, de la Sala Constitucional(Caso: Nulidad Artículos de la Ley Orgánica de Justicia de Paz) del 13-12-2004, Gaceta Oficial N° 38.120 del 02-02-2005, se establece que la separación de poderes "no es un principio ideológico, propio de la democracia liberal, sino un principio técnico del cual depende la vigencia de la seguridad jurídica como valor fundante del derecho" , por lo tanto, la decisión del TSJ, sobre el "nuevo CNE", no es nada sorprendente ni nuevo en la patria de Bolívar y de Chávez.

Sobre la esperada decisión del TSJ; cantada desde hace rato; el periodista, analista político y dirigente del PCV, Carlos Aquino, tituló en APORREA, "CNE con dudosa legalidad y poca credibilidad", y el Dr. Luis Fuenmayor Toro, por quien siento un profundo respeto, suplente del "nuevo CNE", tituló sobre el TSJ, "Enredos legales y constitucionales inmanejables".

Sería interesante saber la opinión del PCV, como partido aliado "crítico" del gobierno y su grado de aceptación de la decisión del TSJ sobre el CNE; y saber también, si el Dr. Fuenmayor Toro, está dispuesto a asumir su suplencia, en el marco de esos "Enredos legales y constitucionales inmanejables".

En realidad, en mi percepción no hay enredos de ningún tipo, sino contradicciones naturales, en el marco de la duda racional, entre lo estipulado en la Constitución de la República Bolivariana y lo que el TSJ promueve y aprueba como órgano auxiliar informal e instrumento del Ejecutivo Nacional en su estrategia hegemónica de control político del Estado.

Es tal, la inexistencia de la separación de poderes en Venezuela, que al menos dos células del cuerpo del TSJ, muy activas en este, mutaron genéticamente produciendo gran parte del cuerpo del "Nuevo CNE"; me refiero a: Indira Maira Alfonzo Izaguirre y Gladys María Gutiérrez Alvarado; Presidenta y Rectora Principal de CNE; seguramente serán muy imparciales, símbolos de transparencia y de justicia, dado el contenido de los núcleos de sus células originales. El resto de los Rectores principales y suplentes, son parte de la mutación genética de otros poderes del Estado.

Este tipo de realidades, que tradicionalmente se le conoce en el argot político como ventajismo, no es más que el producto del juego social y político, que es un juego de acumulaciones; ya que, quien tiene el poder, cada vez que hace una jugada, la hace para mantenerse en el poder, o incrementar su poder. Es decir, en el juego social, legal y político, hay jugadores que siempre juegan con ventaja, ya que tiene el poder institucional, la logística, el aspecto legal, la fuerza militar, policial y de inteligencia; por eso, es imperdonable, que alguien en el poder, vaya a una contienda electoral y pierda el juego, tal como le ocurrió al actual Presidente de la ANC en el Estado Miranda.

En el juego deportivo, las reglas son iguales para los contendores y todos parten de cero; en cambio en el juego social, legal y político, se parte con ventaja, a pesar de quien juega con ventaja, tiene que corregir los daños provocados por el desgaste político.

Finalmente, las jugadas, en este caso del gobierno, siempre tienen una relación sincrónica y diacrónica, es decir, cada jugada, crea condiciones para viabilizar la próxima jugada; que ocurre, cuando las jugadas, no se pueden ejecutar en paralelo; lo cual nos lleva a analizar las secuencias de las jugadas del gobierno, antes de esta jugada sobre selección del CNE, y prever cuáles serán sus próximas jugadas; entre las que pudiera suponerse, por ejemplo, otorgarle a los disidentes de la mesita, a través del TSJ, las siglas de los partidos del G4 y aliados, a fin de montar una mediática nacional e internacional, tendente a demostrar que toda la derecha y disidentes del chavismo van a participar en legitimar el próximo fraude electoral en la elecciones parlamentarias.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 535 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: