Carta para Micaela

Querida nieta:

No es fácil la vida que comienzas a vivir. Aterrizaste en este planeta tierra, el 7 de abril del 2020. Tu abuela y yo volamos, desde Villahermosa hasta Querétaro, para estar lo más cerca posible en tu arribo. Sólo pudimos verte, a través de una fotografía captada por el celular de tu padre, al momento de "tocar tierra". ¿Por qué sucedió eso? Sencillamente porque se antojó llegar, precisamente, cuando estaba en su apogeo un virus mortal llamado "Coronavirus 19".

Has llegado a un mundo convulsionado, desde el punto de vista político, y acosado, desde el punto de vista de la salud. No te voy a poner en mi carta, que es la tuya, la cifra de muertos que ha causado el Covid 19 (es el nombre en diminutivo, por decir algo, del Coronavirus 19), es la misma verdolaga (la misma cosa), pero en una versión corta. No te colocó la cifra para que consultes en internet. Me parece mejor y lo más conveniente.

Micaela, la gente anda como loca. La mayoría de los gobiernos del planeta han declarado cuarentena. Ese fue el motivo por el cual no pudimos estar en la clínica al momento en que abandonaste el vientre de tu madre. Pesaste muy poco y mediste un poco menos de lo normal. Muy diferente a tu hermana mayor, Arantza Valentina, y a tu hermano, Benjamín Eduardo. Sin embargo, a la hora de escribirte, ya eres otra bebé. Estas más pesada y mides mucho más. Eso sí, todos aquí en esta casa te tratan como a una tasita de cristal, es decir, con mucha delicadeza, como debe ser cuando se trata de la última de la camada.

En estos momentos tu hermana suma cuatro años y tu hermano dos. No nos extrañan como el día 15 de mayo del 2020, cuando llegamos a la casa de tus padres. Ahora son como un par de huracanes de categoría 5. Me hacen papilla, jugando en casi todo el día, pero la fiesta no termina con la caída de la noche. Nada que ver. Ambos se van a nuestra habitación a "jorobarnos" la vida. La cama es un escenario plagado de juguetes de todo tipo. Así la cosa hasta que truena una voz: "Arantza, Benjamín, dejen quieto a los abuelos. Ya es hora de dormir". Y se van, después de pedir la bendición, pero cariacontecidos.

Pues, bien, nieta, que decirte: Tal vez ahora me ponga un poco pesado con los consejos, pero ni modo. Tengo esa obligación, como igual la tiene tu abuela. Son tiempos muy difíciles para los niños y más para los adolescentes, como tú. Pienso que tu abuela y tu abuelo ya no estarán en esta vida, aunque le he pedido a Dios que me otorguen la dicha de verlos a los tres encaminados. Como una gracia divina, yo tendría 94 años. Tu abuela 11 años menos que yo. No son edades fuera de lo común, hoy día, pero ambos estamos muy adoloridos y "golpeados" por los avatares de la vida que nos ha tocado vivir.

Por lo tanto, Micaela, allá voy, sin más preámbulos: La vida exige de ti un comportamiento ejemplar. Lógicamente, para tus hermanos también. En primer lugar, debes obedecer a los consejos de tus padres. Debes respetarlos, considerarlos y amarlos. Ellos, seguro estoy, te indicarán lo que es malo y lo que no lo es. En segundo lugar, debes desarrollarte con valores. Llegas en un momento en que el mundo está en crisis en eso de los valores humanos. Los mismos han sido sustituidos por falsos valores. Y allí, esta el detalle, como decía un viejo humorista del cine mexicano llamado Cantinflas.

Así, pues, en tercer lugar, deseo, fervorosamente, que sigas creciendo y desarrollándote bajo los siguientes valores humanos: el amor, la honestidad, la gratitud, la prudencia, la responsabilidad, la tolerancia, el respeto, el trabajo, la humildad, la sensibilidad, la solidaridad, la bondad, y, sobre todo el estudio. (Más adelante te hablaré de lo que significa estudiar). Micaela, se solidaria. Ayuda a los demás. Esto es importante. Si ayudas a quienes lo necesiten, Dios te premiará. Ayudar significa tender la mano a otra persona, cooperar, contribuir, colaborar… Todos estos son sinónimos de ayudar, que se refiere a la acción de contribuir con otra persona o grupo

de personas, a partir de algún atributo que nosotros tenemos y a partir

de ese atributo podemos colaborar con esa persona o esas personas.

Ese atributo puede ser tanto material como no. Eso para mí ha sido muy

importante a lo largo de mis 83 años que cuento a la hora de redactar

esta carta. Y deseo que lo sea para ti.

 

Nieta: busca el significado de cada uno de estos valores. Lo encontrarás en cualquier buen diccionario o en internet. No te conformes con lo que expreso en esta carta. Nunca te conformes con lo que te dicen o lo que desean que tú seas o no seas. Investiga. Busca la verdad. Y eso te fortalecerá y te hará ser tú misma. Autentica y original. No hagas apología a la flojera. La gente floja no llega lejos. No materializa sus sueños. Y pierde las oportunidades. Tú no eres así. Cuentas con energía y un potencial inmenso dentro de ti. Saca ese potencial a flote, y logra tus metas y objetivos. No te conformes con la cima. Anda más allá de la cima.

Hay un aspecto que deseo tocar, pues, es sumamente importante para tu vida presente y futura. Se trata de las drogas. Quiero alertarte contra este mal. Las drogas pueden causar daño a quienes la consumen y a las personas que los rodean, tales como familiares, niños y bebés en gestación. La droga también puede causar daños en el cuerpo y el cerebro, algunas veces permanentes. También puede producir adicción, un trastorno cerebral duraderos. En otras palabras, mantente lejos de las drogas, sean del tipo que sean.

El estudio

"El estudio es el esfuerzo que realizan las personas para desarrollar destrezas y capacidades intelectuales incorporando, analizando y desarrollando conocimientos mediante diversas técnicas de estudio.

Por medio de los estudios las personas desarrollan sus capacidades cognitivas, habilidades y aptitudes en diversas áreas, integrándose con mayor facilidad en la sociedad. Por ende, es importante que desde niños todos los individuos se eduquen a fin de ampliar sus conocimientos y comprender su realidad".

"La importancia del estudio se percibe en la forma en que se organiza una sociedad porque abarca tanto lo ético, lo moral como lo profesional. Las sociedades se desarrollan progresivamente y alcanzan el bienestar común en lo económico, político, social y cultural cuando están compuestas por un importante número de personas con preparación académica. Los estudios comprenden todas las áreas de desarrollo humano, es decir, las ciencias, la tecnología, la economía, así como los estudios filosóficos, humanísticos y sociales. Los estudios hacen que el capital humano tenga mayor capacidad para enfrentar las diversas dificultades en los campos laborales".

En efecto, mi querida nieta, "el estudio es fundamental para el crecimiento y el desarrollo personal. Paralelamente, debes leer mucho. Leer es situarnos frente a un texto escrito y decodificar el mensaje que nos quiere transmitir el autor. La lectura es un proceso mental y visual. En este proceso se deduce el significado de un texto, se interpreta su contenido, se comprende el mensaje, se realizan inferencias y cuestionamientos. Leer no es solo reproducir un texto en sonidos, sino que es una actividad de interacción. Cuando escribimos un texto organizamos el contenido de nuestro pensamiento de manera que el otro pueda comprenderlo mediante la lectura".

Es importante que desde niño se adquiera el hábito de leer. En la actualidad, los niños, con el impacto de las nuevas tecnologías, generalmente no suelen abrazar los hábitos de lectura. Por eso, padres y maestros deben hacer el esfuerzo por enseñarles a disfrutar de la lectura y reflexionar.

Los libros

Micaela, no le temas a los libros. Acostúmbrate a estar con ellos, como si fueran juguetes educativos. En efecto, "Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora". (Proverbio hindú). En fin, el libro es tu amigo. Acógelo darle el calor que se merece, y el lugar adecuado en tu biblioteca. Los libros son amigos verdaderos que están listos para ti en todo momento, e inclusive te acompañan hasta tus últimos días. No lo olvides. Y cierro esta carta con esta bella frase anónima: "Y que la tinta y el papel los una para siempre. Pueden abrir el libro… Y que nada separe lo que se ha unido. Que la pereza no se interponga para leer".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 871 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor