0% Educación Ambiental en Venezuela, 100% Basura en las calles de Venezuela

Mayo es el mes del reciclaje, porque el 17 de mayo celebramos el Día Mundial del Reciclaje, siendo una oportunidad de oro para que los venezolanos, apliquemos la reflexión en nuestras vidas, por el bienestar holístico de la Tierra.

Dicen que las estadísticas nunca mienten, y basta con caminar por las calles venezolanas, para comprender que las estadísticas jamás mienten en la corte.

Siendo sincero, mis artículos sobre ecología no son escritos ni para el tiempo presente ni para la audiencia presente. Como decimos los venezolanos, nosotros ya estamos echados a perder, ya estamos jodidos, simplemente vivimos por vivir, con nuestra sagrada irresponsabilidad ambiental que jamás cambiará por voluntad propia, y que nos alegra enaltecer tirando más basura en las calles.

Yo escribo mis artículos pensando en el futuro conservacionista de Venezuela, donde los niños y adolescentes encontrarán en mis sabias palabras, una esperanza ecológica para revertir las toneladas de basuras sembradas por sus padres y abuelos, que ni quisieron ni supieron ver la cándida luz del santo sol.

Los jóvenes venezolanos se acostumbraron a caminar entre los residuos sólidos urbanos.

Los jóvenes venezolanos se acostumbraron a vivir entre los residuos sólidos urbanos.

Los jóvenes venezolanos se acostumbraron a rezar entre los residuos sólidos urbanos.

Oraciones muy fáciles de escribir, pero oraciones muy difíciles de digerir.

Los muchachitos venezolanos fueron bien educados por sus progenitores, y ya aprendieron a tirar basura dentro de las iglesias cristianas, ya aprendieron a saltar las montañitas de basura en las aceras de las carreteras, ya aprendieron a taparse la nariz cuando pasan muy cerca de la vil basura citadina, ya aprendieron a sentir odio por la cochina bolsa de basura que saldrá de la casa, ya aprendieron a decir basura cuando quieren insultar el apellido de un Ser Humano.

Las travesuras de los padres muy bien aprendidas por sus hijos. ¡Qué chévere!

Nosotros no somos delincuentes, pero si el pueblo venezolano delinque en contra de la paz ecológica de Bolívar, pues tendremos que tratar a los sucios delincuentes venezolanos, como tratamos a la basura que tiramos en las calles.

Sabemos que en todos los estados venezolanos, se vienen realizando esfuerzos ambientales comunales, para erradicar tanta basura de las calles bolivarianas, pero mientras sigamos cargando la cruz del 0% de Educación Ambiental, y mientras sigamos cargando la cruz del 100% de basura en las calles de Venezuela, pues será ecológicamente imposible revertir la perversión ambiental.

Instalar cámaras de seguridad anti-basura, entrenar a policías anti-basura, amaestrar a perros anti-basura que muerdan el trasero del infractor, obligar a pagar las unidades tributarias que nunca se pagan, premiar a la gente anti-basura, intensificar campañas educativas anti-basura, escribir artículos anti-basura, regalar regalos hechos con basura, dar el buen ejemplo anti-basura.

Hay de todo en la villa del Señor, y hay de todo en las leyes penales venezolanas, pero cuando finalmente llega el frío de la noche en la ciudad, nunca podemos distinguir entre la sombra de la realidad humana, y la sombra de la basura urbanizada, porque aunque duela reconocerlo con los pies descalzos, todos somos culpables del mismo delito ecológico llamado: indiferencia.

Sin embargo, no todos los venezolanos son animales apestosos de Bolívar, pues existen compatriotas que realmente generan cambios ecológicamente positivos en sus comunidades, pero sus sueños ambientales se convierten en pesadillas mundanas, porque el resto de la ciudadanía no contribuye con la Madre Tierra.

Fíjense que yo estoy viviendo en el municipio Libertador del estado Mérida en Venezuela, y he visto buenas iniciativas conservacionistas forjadas por parte de los habitantes de las comunidades merideñas, que pretenden reducir la contaminación ambiental de la fría y friolenta geografía andina.

En el pasado callejero de la vialidad merideña, se colocaban muchísimos carteles pintados sobre las paredes de las calles, con frases ambientalmente punzantes y elocuentes, como: "No sea cochino, no bote basura aquí", "Regresamos su basura a su casa, edificio o local comercial, colabore", "Prohibido tirar basura en la esquina", "Respete, la calle no es basurero, estamos vigilando", y "La basura es el resultado del límite de nuestra imaginación".

No obstante, esos cartelitos ecológicos en las calles merideñas, terminaron siendo fracasos para los residentes y generaron una mala impresión para los turistas, porque si un ciudadano es capaz de comportarse como un animal, tirando deliberadamente los residuos sólidos en las calles de Mérida, pues obviamente un animal no tiene el suficiente raciocinio para discernir en la calle, y un animal no limpiará su chiquero por una frasecita pintada en la pared.

Sabiendo que las rondas de recolección de basura de los camiones del aseo urbano, son insuficientes para mantener pulcros y resplandecientes los suelos de la capital merideña, y sabiendo que las moscas, las ratas, los zamuros, los perros y los gusanos, agravan la problemática ambiental del casco central de Mérida, pues hemos visto propuestas ambientales muy ingeniosas en territorio merideño, buscando frenar las montañitas de basura en las calles, y buscando promover la Cultura del Reciclaje en una sociedad que desconoce a la Educación Ambiental.

En el municipio Libertador del estado Mérida, se vienen reutilizando cauchos viejos y neumáticos espichados, como si fueran macetas o materos.

Los neumáticos son llenados con tierra, se les injerta una planta ornamental o un pequeño arbusto, y algunas veces son pintados con colores llamativos o adornados con piedritas.

Los viejos neumáticos reciclados y transformados en bonitos arbolitos, son estratégicamente colocados en las esquinas y aceras de las calles merideñas, donde la gente cochina acostumbra a tirar los residuos sólidos comprados y consumidos, a sabiendas de que se está contaminando ambientalmente a las calles del pueblo, y a sabiendas de que los organismos policiales son incapaces de castigar el delito ambiental in fraganti, porque la basura en Mérida se tolera, se legaliza, se huele.

Poco a poco, Mérida se ha visto invadida por los arbolitos con neumáticos.

Yo he visto a jóvenes merideños sudar y trabajar ambientalmente, por el saneamiento de sus calles y comunidades, sin proselitismo político, sin invocar milagros celestiales, sin esperar que venga Inés y haga lo que yo puedo hacer.

Limpiar los cauchos, pintarlos, injertar la planta, moverlos un poquito a la derecha, moverlos un poquito a la izquierda, tomarles una foto con la cámara del teléfono celular, ponerles una firma o frase en la goma externa, y hasta besarlos.

El efecto persuasivo y disuasivo que buscan los arbolitos con neumáticos reciclados, es que las personas cochinas que tiran basura en las calles merideñas, observen el arbolito o la bonita planta germinada por la Madre Tierra, y sientan remordimiento de ensuciar con basura un espacio público merideño, donde yace un ser vivo que todos asociamos con la Naturaleza, con las verdosas hojas y con la belleza del campo.

Supuestamente, el ciudadano merideño debe desistir y cohibirse de tirar su basura mundana, en la zona citadina donde se encuentran los bonitos arbolitos con neumáticos reciclados, porque hasta un hambriento mapurite sabe que un cartón lleno de huevos podridos, no armoniza con una verdosa planta que purifica al Medio Ambiente.

Ya sabemos qué son los arbolitos con neumáticos reciclados, ya conocemos sus coordenadas dentro del estado Mérida, y ya conocemos sus buenos deseos.

Ahora bien, la gran pregunta del artículo sería la siguiente: ¿Acaso los arbolitos con neumáticos reciclados vienen ayudando a reducir la basura en Mérida?

No, lamentablemente, los arbolitos con neumáticos reciclados fracasaron a lo largo y ancho de la geografía merideña, y los espiritualmente cegados y cochinos ciudadanos merideños, ahora lanzan más residuos sólidos urbanos en las calles, donde se ubican los lindos arbolitos con neumáticos reciclados.

¿Usted realmente está prestando oído al tambor?

Los cochinos ciudadanos merideños, ahora lanzan más residuos sólidos urbanos en las calles, donde se ubican los lindos arbolitos con neumáticos reciclados, e incluso, yo he visto los neumáticos llenos de basura por dentro.

Tal vez la gente cochina sienta enojo y malestar, porque hay gente limpia que desea cambiar la inmundicia de la gente cochina, y como la gente cochina es incapaz de reflexionar y cambiar su estilo de vida, entonces la gente cochina reacciona con rabia y tira más basura en la calle, para demostrar que no hay arbolito, que no hay neumático y que no hay cartelito, que pueda cambiar la sucia mentalidad de comprar, comer, tirar, pisar, rebuznar, defecar y dormir.

¡Qué barbaridad! No es grave, es gravísimo el problema de la basura en las calles de Venezuela, y sería más que fantasía cambiar la historia del ecocidio.

¿Por qué fracasaron los lindos arbolitos con neumáticos reciclados?

Los arbolitos con neumáticos reciclados, fracasaron debido a la ausencia de Educación Ambiental en Venezuela, porque si no sembramos valores ecológicos en los hogares, en los colegios, en las oficinas y en las calles, pues nunca viviremos en una ciudad que practique voluntariamente la Cultura del Reciclaje.

Y es precisamente por la falta de Educación Ambiental, que cualquier proyecto ambiental fracasa en cualquier ciudad del Mundo, porque si mientras la mano derecha planta un árbol, la mano izquierda tala otro árbol, al final de la historia nos quedaremos con 0% de Educación Ambiental, y al final de la historia nos quedaremos con 100% de basura cultivada en Venezuela.

No podemos presumir que la gente se sensibilizará por un arbolito con neumáticos reciclados, y no podemos presumir que la gente se arrepentirá de ensuciar la casita de un árbol amorosamente sembrado en la calle, si no cultivamos previamente el valor ecológico dentro del cerebro del pueblo.

Y también hay que reconocer, que los arbolitos con neumáticos reciclados, realmente son estorbos para las congestionadas callecitas merideñas, pues los neumáticos obstaculizan el paso por las aceras, impiden el libre tránsito de los peatones, quienes se ven forzados a caminar por el pavimento de la calle para no enredarse en los neumáticos, lo cual representa un riesgo de sufrir un accidente automovilístico, y también representan un peligro de lesión corporal, para cualquier niño o anciano que sin querer, se tropiece con el neumático en la calle.

La improvisación de los terrícolas no congenia con el bienestar del Medio Ambiente, que siempre exige trabajo mancomunado y despolitizado, para resolver conflictos ambientales que vienen perjudicando a los recursos naturales de la Pachamama, y que específicamente en el estado Mérida, se intentan maquillar y ocultar de los ojos de la colectividad venezolana, durante las rentables temporadas de vacaciones en Semana Santa, en Carnaval, en Navidad y en el mes de Agosto, cuando le pagamos a la gente cochina para que no ensucie las calles con basura, pero cuando los adinerados turistas abandonan los atiborrados vagones del teleférico, entonces le pagamos otra vez a la gente cochina de Mérida, para que siga ensuciando con basura sus calles merideñas.

Pero más allá de la crisis ambiental, Mérida sigue siendo un estado venezolano tan supersticioso como cristiano, donde la gente piensa que por tocarle el pie a un santo de la Catedral, recibirá un favor del cielo que le ayudará en la vida.

Quizás podemos usar el milagroso cristianismo de las iglesias merideñas, para infundir miedo por el pecado, y respeto por el contaminado Medio Ambiente.

La verdad, yo no creo que el fin justifica el medio para conseguirlo, pero si queremos que el 0% de Educación Ambiental no se siga devorando a las calles de Venezuela, pues tenemos que analizar psicológicamente y sociológicamente a la población venezolana, para transformar un sucio talón de Aquiles en un cristalino río del Edén.

Recientemente, fui hasta una populosa calle merideña ubicada cerca de la plaza Glorias Patrias, donde diariamente la gente cochina vierte basura en la acera, incluyendo botellas de plásticos, cáscaras de frutas, pañales desechables, empaques de golosinas, latas de sardinas, periódicos viejos, envases de vidrio rotos, láminas de polietileno, colillas de cigarrillos, y demás basura mundana.

Siempre hay basura en la acera de esa calle merideña, y el constante hedor por el mal manejo de los residuos sólidos urbanos, genera enfermedades respiratorias y problemas gastrointestinales en los transeúntes, que aunque caminan rapidito para evitar la pestilencia pública, no pueden evitar oler la porquería ambulante.

A modo de ensayo ambiental, yo me ubiqué en la acera de la hedionda calle merideña, luego yo coloqué en la pared que se encontraba en la esquina de la acera, una cruz hecha con dos pedazos de madera reciclada que tenía en mi casa, y después yo puse un mensaje escrito en una hoja de papel tipo oficio, que decía:

"Por amor a Dios, no ponga basura aquí".

Sorprendentemente, regresé tres veces a la acera de esa calle, en tres días distintos de la misma semana, y para mi sorpresa, la basura había disminuido en un 90% desde que yo puse la crucecita de madera, y desde que yo puse el mensajito cristiano en la hoja de papel, lo cual me hace pensar que la clave para reducir la basura en Venezuela, es invocar el sagrado nombre de Dios en las calles venezolanas, para que los cristianos venezolanos recuerden que Jesús no tiraba desperdicios en las calles, y que la basura mundana proviene de Satanás.

Una semana después de realizar la prueba ambiental, regresé a la misma acera de la misma calle merideña, y desprendí la cruz de madera que había pegado en la pared, y también desprendí la hoja de papel con el gran mensaje cristiano.

Sorprendentemente, regresé tres veces a la acera de esa calle, en tres días distintos de la misma semana, y para mi sorpresa, la basura había aumentado en un 90% desde que yo eliminé la crucecita de madera, y desde que yo desprendí la hoja de papel con el mensaje cristiano, lo cual me hace pensar nuevamente, que la clave para reducir la basura en Venezuela, siempre será invocar el sagrado nombre de Dios en las calles venezolanas, para que los cristianos venezolanos recuerden que Jesús no tiraba desperdicios en las calles, y para que comprendan que la basura mundana proviene de Satanás.

Dios me demostró que es posible subir el 0% de Educación Ambiental en Venezuela, y Dios también me demostró que es posible bajar el 100% de basura en las calles venezolanas, pero nos hemos olvidado tanto de la santa palabra de Dios, nos hemos olvidado tanto de leer las páginas de la Santa Biblia, y nos hemos olvidado tanto de confiar ciegamente en Jesús, que hasta sentimos pena y vergüenza de escribir mensajes cristianos en las calles, y aunque decimos ser fieles cristianos venezolanos, siempre elegimos caminar entre la basura de nuestras sucias ciudades, antes que caminar con la luz verde y limpia de Jehová.

Recordemos que la cita bíblica en Números 35:34 afirma lo siguiente:

"Y no contaminaréis la tierra que habitas, en medio de la cual Yo moro, pues yo, el Señor, habito en medio de los hijos de Israel".

Cabe destacar que con mi cartelito, yo NO tuve que gastar ni un centavo para educar a los venezolanos, yo no tuve que llamar cochino a nadie, no tuve que dibujar la figura de un puerco en la pared, y no tuve que amenazar con vulgaridades a nadie, pues yo simplemente apelé al pacifista poder de Dios, para avivar la conciencia ambiental en la mente colectiva, y por eso el cartelito decía:

"Por amor a Dios, no ponga basura aquí".

Vamos a cambiar los arbolitos con neumáticos reciclados, por una simple pero poderosa cruz hecha con pedazos reciclados de maderas, y por unos simples pero poderosos cartelitos escritos en papel o cartulina, que exclamen frases ecológicas y cristianas, como por ejemplo:

"Si tira basura, Dios te castiga".

"Por amor a Dios, no ensucie la calle".

"Si eres cristiano, no botes basura aquí".

"Por la sangre de Jesús, ponga la basura en su santo lugar".

"Si amas a Cristo, no eches basura aquí".

"Cruz de amor, no más basura".

No olvidemos que durante su ministerio en la Tierra, nuestro amado Jesucristo sacaba a los espíritus inmundos de la gente endemoniada.

Yo siempre he pensado que la gente que tira basura en las calles, es gente endemoniada y poseída por el Diablo, por lo que es correcto usar el sagrado nombre de Dios, para que la gente endemoniada de Venezuela, no siga tirando basura en la calle.

Dios convierte lo imposible en posible, Dios puede hacer lo que las leyes venezolanas no quieren hacer, Dios puede transformar la basura en rosas.

Es cierto que mi cruz y mi cartelito fueron parte de un exitoso ensayo ambiental en el estado Mérida, y por supuesto que podemos crear diseños visualmente más atractivos, utilizando la económica pintura de caucho o emulsionada, para pintar la cruz y para escribir el mensaje cristiano directamente en la pared de la calle, e incluso, se puede hacer una infografía incluyendo el rostro de Jesús, pero siempre manteniendo la seriedad del trabajo ambiental, porque si convertimos el mensaje cristiano en un colorido grafiti callejero, pues la gente no tomará en serio la amonestación pública, y seguro que seguirá echando basura en la calle.

Hacemos un llamado de atención a las instituciones públicas y privadas de Venezuela, para que consideren las cruces y los carteles que combinan el cristianismo y el ambientalismo, como alternativas prácticas y eficaces para generar la Cultura del Reciclaje, entendiendo que la lucha ecológica venezolana no debe ser politizada por los gobiernos, pues todos necesitamos de una ciudad limpia para realizar las actividades cotidianas, y todos necesitamos despertar la Educación Ambiental para alcanzar el desarrollo sustentable del país.

También debemos comprender que el reciclaje no es la perfecta solución, para resolver el problema de la basura en Venezuela, así como la buena gestión integral de los desechos sólidos, tampoco puede garantizarnos que las calles venezolanas rechinarán de tanta limpieza asfáltica.

Es usted quien debe ser menos consumista, menos indiferente, menos egoísta.

No debes pensar que otro hermano recogerá la basura que tiraste en la calle, porque aunque otro hermano la recogiese, no se justifica tu desidia ambiental.

Yo debo confesar que a finales del mes de abril del año 2020, estuve caminando libremente por la plaza Las Heroínas del estado Mérida, y aunque la cuarentena social en Venezuela convirtió a la famosa plaza Las Heroínas, en una temerosa plaza fantasma donde el virus venció al heroísmo de las heroínas, lo que realmente me sorprendió durante mi melancólica visita, fue observar tanta basura dentro y fuera de los contenedores ecológicos de la plaza Las Heroínas, que desde hace años permiten que los ciudadanos separen y reciclen la basura.

Ni siquiera había un fantasma en la desolada plaza Las Heroínas, pero las altas cantidades de residuos sólidos dispersados por el suelo, nos demuestran claramente el holismo del problema de la basura en Venezuela, porque hoy culpamos a un virus por tanta desidia ambiental en la plaza, pero ayer nadie usó un tapaboca para cubrir su rostro, y la desidia ambiental en la plaza fue la misma repugnante escena, y mañana las felices narices volverán a respirar al aire libre, pero la desidia ambiental en la plaza Las Heroínas, seguirá siendo la misma adversa historia sin fin.

Mientras reflexionaba en la plaza Las Heroínas, recuerdo que me detuve a observar el revoloteo de una microscópica mariposita, que bailaba de florecita en florecita, abstraída del Mundo, viviendo en su mundo, recoloreando mi vida.

En medio de la basura mundana del Hombre, en medio del bacteriológico miedo del Hombre, en medio de un azulado cielo que resplandecía por el sol, pues una mariposita relucía y danzaba debajo de mis pies, en lo verde de un pequeño césped, en una vida que nadie puede ver, en un sueño que no sabemos vivir.

Yo le doy las gracias a Dios, porque siento que soy un hombre distinto a los demás.

Me alegra poder apreciar los pequeños detalles naturales de la vida, que precisamente te alegran la vida, te dan las alas para volver a creer, te dan la luz para volver a escribir, te dan la voluntad para seguir caminando, te dan el oxígeno para inhalar la gracia salvadora de Dios, te dan la virtud para respetar la vida de la mariposita, te dan el juicio para no pisarla y para no matarla.

Me alegra ver lo que otros no pueden ver, me alegra sentir lo que otros no pueden sentir, me alegra pensar lo que otros no quieren pensar.

Entre tanta basura en la plaza Las Heroínas, una mariposita, una criaturita de Dios, un indefenso ser vivo, me demostró que aunque la lucha ecológica es ingrata, es menospreciada y es maltratada, pues yo debo seguir siendo fiel a mis convicciones en la vida, sabiendo que para reconocer los tesoros naturales de Jehová, no hay que viajar hasta los legendarios bosques de Australia, porque debajo de nuestros pies, hay basura que recoger, hay angelitos que bendecir, hay milagros que atesorar, en el fondo de nuestros corazones venezolanos.

La próxima vez que compres zapatos nuevos, no tires la caja de cartón en las calles venezolanas. Mejor recicla la caja de cartón, y confecciona manualidades llenas de amor y creatividad, que puedes obsequiar a tus seres queridos, aprovechando los materiales inorgánicos que no deben ensuciar los espacios públicos de nuestro territorio, y que deben ser reciclados por amor a Dios.

Aprendamos a caminar todos juntos, por el camino del Conservacionismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 656 veces.



Carlos Ruperto Fermín

Licenciado en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso, LUZ. Ekologia.com.ve es su cibermedio ecológico en la Web.

 carlosfermin123@hotmail.com      @ecocidios

Visite el perfil de Carlos Ruperto Fermín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología