Somero estudio sobre el virus, las estelas químicas, el 5g y la conspiración - I

Para empezar, la pregunta inicial es crucial: ¿quién o quiénes suelen conspirar? ¿quienes tenemos una edad y estamos hartos de los engaños, maniobras y argucias del poder; sobre todo de los poderes en la sombra? ¿o esos poderes acostumbran a conspirar contra nosotros, y ahora también contra gran parte de la Humanidad?

Todo el mundo: gobernantes, médicos, epidemiólogos, virólogos, microbiólogos, periodistas de medios de comunicación impresos y audiovisuales, estatales y privados, así como la mayoría de los alternativos con marchamo de independientes; además de las pocas personas que por uno u otro motivo voy tratando incidentalmente hace ya más de un mes de confinamiento, acerca lo que viene sucediendo, todos se expresan y se muestran, como los grandes convencidos que tienen las cosas claras, sin ningún margen para la duda. Pues todos dan por hecho, tanto que el virus de la pandemia procede de China, sin más, como que las medidas adoptadas por los gobiernos son las correctas, sin saber con precisión alguna cómo actúa el virus y sobre todo cómo actuará de ahora en adelante. En modo alguno nadie se interroga sobre si será o no cierto que viene de China y si su irrupción en origen obedece al contagio que los chinos han ido causando a lo largo y ancho del planeta. La coartada perfecta. A partir de esa certeza, el miedo, envuelto en civismo, en charlatanería y en obediencia ciega, reforzados los tres por la amenaza de la multa y la prisión, se han enseñoreado de este país desde exactamente el día catorce del mes de marzo. De la misma manera y con la misma determinación, de la población de la nación que cierra filas ante el invasor. Por eso ni en los medios ni en ninguna parte, se habla de otra cosa pese a haber pasado más de un mes desde el comienzo de tan siniestro espectáculo.

Sin embargo, aún quedan retazos de librepensamiento en las Redes sociales y en contados medios digitales con peso específico en la comunicación -los únicos espacios donde pensar y expresarse en libertad-. Veremos cuánto dura esta expansión. Y en ambos espacios, algunos seguimos teniendo en cuenta la alegoría de la caverna platónica. Metáfora en la que quienes están dentro de la caverna confunden la sombra proyectada en su interior, con los humanos que pasan delante de ella. Por otra parte, conocemos muy bien la ralea de la sociedad a la pertenecemos: si matas a una persona te encierran o te ejecutan, pero si matas a 300.000 te pueden galardonar con un premio Nobel...

El caso es que, desde el mismísimo segundo día del confinamiento, despertaron inmediatamente mis sospechas cuatro detalles muy significativos. En primer lugar que no aparezca en Internet el dato de los fallecidos por gripe en España en 2019. En segundo lugar, el número de fallecidos, 15.000, en 2018 (redacción médica.com) que, o era la tónica de todas las temporadas de gripe, o era alarmante. Y si era alarmante, lo extraño de que las autoridades sanitarias no dieran entonces la voz de alarma y los medios también extrañamente lo pasaron por alto. En tercer lugar, el acusado contraste de tan alto número de muertos ese año con la abrumadora información en todas las televisiones, de la mañana a la noche, sobre la invasión del virus desde el primer momento de la comparecencia del presidente de gobierno español en la televisión. Lo que a su vez hubo de desencadenar una alarma letal, pues a la primera tos o el primer estornudo, la saturación de toda clase de Centros de Salud, sin recursos suficientes, por los fabulosos recortes años atrás en Sanidad, estaba servida,

En todo caso, las afirmaciones categóricas, sea acerca de lo que sea, son propias de edades tempranas, aunque también pueden llegar a la vejez con mente roma. Pues la vejez no sólo es la época propicia para la duda, es que en la vejez nadie sensato se atreve a sentar catédra. Al menos en materias no científicas. Y aún los grandes científicos de experiencia han dudado siempre y dudan. Por ejemplo, el propio Einstein que había superado los setenta, le dijo un día a un compañero de paseo: "¿será real la luna cuando dejemos de mirarla? (en alusión al principio de superposición de la mecánica cuántica entonces en sus inicios)". Y en otra ocasión: "dos y dos son cuatro hasta nueva orden". El mismo Stephan Hawking, fallecido en 2018, empezó negando la generación espontánea para, no mucho antes de morir, pronunciarse a favor de la generación espontánea…

Pues bien, comparándome con el Einstein de la vejez sobre lo que viene sucediendo, no lo tengo nada claro, del mismo modo que él cuando dudaba de la existencia de la luna si dejaba de mirarla y el otro se desdijo. Porque lo que llamamos "la verdad" es siempre muy compleja. Por su complejidad se distingue de la mentira, la cual con media docena de palabras se despacha. Lo que pasa es que a diferencia del buen detective que tenazmente va detrás del autor de un crimen, abre una cortina y la cierra, abre otra cortina y la cierra, y de ese modo y a medida que sopesa el posible móvil va descartando sospechosos y progresa hasta dar con el criminal, yo sigo permaneciendo en estado de sospecha, indagando, barajando datos de aquí y de allá. A veces me parece estar lejos de descubrir al criminal, más bien "los" criminales puestos de acuerdo. Y otras veces me parece que les estoy cercando. Seguiré investigando y reflexionando, pues si hay algo que ahora nos sobre es tiempo. (Por cierto, que el tiempo súbitamente ha dejado de ser oro, un dicho made in usa que siempre me pareció funesto; la situación que vivimos acaba de desmontar también este mito). Yo seguiré, pues, investigando y reflexionando, pero la aprehensión de los probables y presuntos canallas corresponde a agentes internacionales, y su procesamiento, a las altas instancias de todas las naciones…

En cualquier caso, todo lo que está sucediendo tiene la pinta de ser una trama, una confabulación contra la sociedad de los eternos perdedores. Empezando por el virus esparcido por todas las naciones con el propósito de diezmar la población, siguiendo su acción homicida en diferentes épocas de cada año, y terminando en los confinamientos prolongados por etapas de la actualidad para, entre tanto, hacer los preparativos del nuevo orden mundial. Y esos preparativos incluyen la instalación de las antenas 5G cuya acción radiactiva (parece ser) acentuará diez o cien veces más el riesgo del cáncer y de las enfermedades respiratorias. Pero "ellos" a lo suyo: todo sea por el rodillo de un progreso infernal, miserable e implacable, aun a costa de la vida. Se ve palpablemente que en la truculenta idea no importan ya las consecuencias, pues todo está sucediendo al fin y al cabo en un planeta moribundo...

20 Abril 2020



Esta nota ha sido leída aproximadamente 845 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor


Notas relacionadas