¿Por qué el gobierno de Maduro protege a los débiles y pobres y no los defiende de los poderosos y ricos?

Pienso que en estos dos conceptos: PROTEGER Y DEFENDER, está la clave para poder entender cuál es la orientación fundamental que define el rumbo tomado por la denominada Revolución Bolivariana, impulsada por el Comandante Chávez y continuada por su sucesor Nicolás Maduro. Lo Primero a entender es que una Revolución no se hace protegiendo a nadie, para eso es necesario la existencia de un ambiente revolucionario donde haya grupos antagónicos liderizando al todo social, que mediante un proyecto político desean modificar o cambiar las Relaciones de Producción y Culturales vigentes. Es por eso que ningún gobierno democrático puede denominarse Revolucionario porque proteja a los pobres y débiles, pues también tiene que proteger a los ricos poderosos, debido a que gobierna para todos y no para un grupo en particular, sino lo hace rompe la necesaria unidad nacional.

Segundo, si partimos del supuesto que los pobres son pobres y débiles porque los ricos los explotan, entonces habría que defender a los pobres de los ricos no protegerlos. ¿De quién los va a defender si son los ricos y poderosos quienes los tiene en la pobreza para poder explotarlos? Solamente puede un gobierno proteger al otro si el otro le sirve de algo, como sucedía cuando el régimen económico era el Feudalismo y el señor Feudal armaba a sus siervos para que le defendiera a él en sus guerras contra otros señores feudales, que querían quitarles sus tierras y esclavizar a sus siervos. Si triunfaban les concedía el privilegio de sembrar en sus tierras de cultivo y vivieran en ellas y pagaran mediante la entrega de parte de la cosecha obtenida . En el sistema de explotación capitalista, ha habido un cambio significativo, pues estos explotados, ahora obreros, obligados por las necesidades de sobrevivencia, tienen que vender sus fuerzas de trabajo a los nuevos amos llamados capitalistas creadores de un nuevo modo y relaciones de producción, quienes tienen que, mediante sus organizaciones gremiales defenderse de la explotación de la cual son objeto en las factorías, fábricas o empresas del capitalismo dominante.

Tercero: Se conocen casos de capitalista protegiendo a sus trabajadores, para hacerlos más productivos y sacar algún provecho que aumente sus patrimonios. Mejorar las condiciones laborables y reivindicaciones sociales han sido logros, obtenidos gracias a la lucha de los trabajadores defendiéndose de la explotación de que son objeto. Son los débiles quienes se defienden de los fuertes. El fuerte necesita del débil, como el rico necesita del pobre para su existencia, esa la dialéctica.

Cuarto: Todo lo anterior es para concluir que, en el caso venezolano, los fuertes y ricos serian el Gobierno Nacional que lidera el Presidente Nicolás Maduro, los nuevos ricos y los de siempre; los débiles, la Clase Obrera y demás grupos sociales, que tienen que convivir y concertar para conservar la Unidad de todos los sectores sociales, a los cuales tiene que proteger para la conservación del poder y la unidad de la Nación. Ello conlleva a que el Gobierno Nacional no tiene y no debe defender sino proteger a todos, pues su papel debe ser para concertar y armonizar sus relaciones y ejercer el poder para lo cual fue electo. Se parte que no estamos en un contexto de lucha de clases sociales, sino de la existencia de grupos sociales vulnerables, débiles y pobres que deben ser protegidos por El Estado, para que en armonía trabajen para la tranquilidad y felicidad de todos. Si no hay nadie a quien defender, se lograría la paz perfecta y la mayor suma de felicidad y bienestar conque soñaba nuestro Libertador Simón Bolívar.

Quinto: Esa es la razón, por la cual una de las primeras leyes emitida por el gobierno de Maduro, fue la Ley de Precios Justos, fijando una tarifa de ganancia mínima del 30% a la inversión, creyendo que los capitalistas se iban a conformar con ese margen de ganancias, ya de por si abultada. ¿Porque no hizo y no hará una Ley de Salarios Justos? Porque eso deberán conquistarlo y lograrlo los Trabajadores y demás grupos sociales débiles y pobres en sus luchas reivindicativas como históricamente ha sido. ¿Recuerdan la Tripartita de la IV República? ¿Dónde Patrones y Obreros con la vigilancia del Estado concertaban los contratos colectivos? , Algo así parecido es lo que mantiene El Estado y gobierno actual, ahora con dos nuevos actores como son las FANB y la nueva clase social emergente que va desplazando a la vieja burguesía local. Hay que recordar que Nicolás Maduro es sindicalista y viene de un ambiente de negociación y se ha definido como el Primer Presidente Obrero que ha tenido Venezuela y se siente orgulloso de serlo. No le corresponde a él ponerse a defender a un sector social en particular, pues no podría mantener la unidad nacional y su papel histórico que es la de ser Presidente de todos los venezolanos. Sus reiterados llamados al diálogo así lo demuestran.

¿Qué es Maduro, un Presidente de derecha o de izquierda? Esas definiciones o etiquetas ya obsoletas no tienen validez a la hora de poder explicar el por qué, ante el clamor popular, solicitando la intervención del gobierno por la ola especulativa desatada por los empresarios, éste se ocupa de emitir bonos para amortiguar el empobrecimiento que sufre la población, la cual mientras no se organice y actúe seguirá sufriendo las consecuencias, pues el gobierno tiene que proteger a todos los grupos; a los empresarios para que produzcan y a los pobres y débiles bonos para que aguanten el chaparrón y sigan trabajando y consumiendo las mercancías que producen y así poder cumplir el ciclo productivo de las empresas capitalistas.

Un ejemplo didáctico de todo lo dicho lo constituye la aparición del virus Covi-19, el cual se cierne como una amenaza para para todos, pues el Gobierno Nacional hace hasta la imposible por Proteger a todos los habitantes del país, pero somos los ciudadanos que podemos ser y nos sentimos amenazados, quienes nos debemos Defender del virus, para que este no nos afecte y para ello deberemos seguir las instrucciones, organizarnos y hacer ciertos sacrificios, igual pasa con el acaparamiento e hiperinflación de los alimentos y Servicios Básicos que estamos sufriendo.

Así camaradas y no camaradas esa es la cosa, todavía estamos por hacer una verdadera Revolución Transformadora para sustituir el viejo capitalismo por el nuevo Socialismo, pero no perdemos las esperanzas de que nuestros nietos la disfruten y estamos, desde ahora, trabajando para eso.

¡Leales Siempre!!, Traidores nunca!!.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 846 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: