Riesgo de atentado a Guaidó tipo casus belli

1.- La preocupación demostrada por el Canciller de Colombia donde de manera un tanto velada asomaba la posibilidad de que se cometiera un atentado contra la vida de Juan Guaidó, asusta a los que han venido evitando con grandes sacrificios el ataque militar a Venezuela, con la premisa de que era necesario que se permitiera la entrada de "ayuda humanitaria" contenida en 3 gandolas y que la negativa del Gobierno Nacional tomando en cuenta entre otras cosas, lo exigua de la oferta y de que se tenía sospecha de que en el cargamento venia camuflado gran cantidad de material para desestabilizar, como de hecho se comprobó en la inspección a poteriori de los restos quemados en territorio colombiano y repito asusta, porque la forma como se presionó en busca de una respuesta violenta, demuestra que la intención era provocar un hecho en la frontera, que sirviera de justificación a un ataque militar del ejército colombiano, apoyado por el ejercito estadounidense, probablemente escudado en la OTAN como socia de Colombia.

Hago estas observaciones porque como es sabido Estados Unidos no consiguió apoyo en el Consejo de Seguridad de la ONU, pero de soslayo dejó por su propuesta, constancia de que solicitaron autorización para intervenir militarmente, y así demuestran que solo actuaría sin consentimiento del Consejo de Segurida por grave riesgo de conflicto armado, lo que pretendería patentizar por un casus belli que el 23/02 no lograron, pero sigue vigente la amenaza y nada mejor para inculpar al Gobierno Venezolano que un atentado contra el Auto Nombrado Presidente Juan Guaidó.

2.- La historia reciente y no tan reciente ya que se remonta a la última década del siglo XIX, concretamente el 15/02/1898, cuando el acorazado Maine explotó y se hundió en la bahía de la Habana, hecho que bastante después se pudo comprobar que fue perpetrado por la propia tripulación, para justificar el ingreso de los Estados Unidos a la guerra contra España.

En el mismo orden de cosas, es conocido el hecho de que el alto gobierno de EEUU intencionadamente desconoció la advertencia de lo que a todas luces habría un ataque de la Armada Japonesa a la Armada Estadounidense anclada en Pearl Harbor el 07/12 de 1941, con miras a motivar al pueblo de los Estados Unidos para que aceptara de corazón la declaración de guerra a Japón por el "artero ataque"

Mas recientemente poco antes de entrar en la guerra de Vietnam simularon un ataque al destructor Maddox en aguas del golfo de Tonkin y días después otro ataque que ulteriormente reconocieron que no habían ocurrido, pero en ese momento fueron suficiente justificación para que El Congreso autorizara a Lyndon Johnson para declarar estado de guerra con Vietnam del Norte.

Hoy en día subsisten graves dudas sobre los supuestos actos terroristas en los ataques a las torres gemelas del World Trade Center hecho del que se acusó a Al Qaeda y que se utilizó como excusa para la guerra con Afganistán.

Si a estos indubitables casus belli provocados, añadimos la facilidad con la cual se asesina a un adversario político tanto en Estados Unidos con los asesinatos de Abraham Lincoln, James Garfield, William McKInley, John Kennedy y su hemanno Robert, de Martin Luther King o Malcon X, además de la tendencia a los asesinatos por motivos políticos que se realizan a diario en la República de Colombia, con miles de víctimas comenzando por Jorge Eliécer Gaitán, o Luis Carlos Galán, nos muestra que ambos países para alcanzar sus metas están dispuestos a todo, lo que incluye el asesinato, y como puede verse, el Sr. Guaidó no sería en ese ajedrez político militar detrás de nuestras riquezas especialmente las petroleras, más que una pieza que resultaría muy valiosa si muriera en el entorno de un casus belli y sería un daño colateral desechable en la búsqueda del fin deseado, que aportaría el motivo para iniciar una acción bélica contra nuestro pequeño país, por parte de la mayor potencia militar que haya existido, poderío del que constantemente hace alarde, su Presidente que ha hablado muchas veces de intervenir militarmente mediante una GUERRA en Venezuela, que está según sus declaraciones en la Casa Blanca de agosto de 2017 en su (back door) puerta de atrás.

3.- A lo expresado se agrega que el Vicepresidente Mike Pence, salió desilusionado de la reunión en Bogotá con el Grupo de Lima por la oposición de la mayoría de éste a una intervención militar, que era lo que esperaba y que lo impulso a declarar que Estados Unidos no pertenecía al Grupo y que en consecuencia se sentían en libertad de actuar militarmente, si el Presidente Trump lo consideraba conveniente

La información semi confidencial que aquí se transmite proviene de algunos miembros del grupo que se sintieron inconformes con el manejo, tratamiento y resultado de la reunión del bloque.

Por otro lado Mike Pence, se quejo seriamente ante Guaidó de sentirse defraudado a nombre del Presidente Trump, porque la acción planificada en a frontera con Colombia en el Norte de Santander, con la supuesta Ayuda Humanitaria, resultó un rotundo fracaso y los dejó en ridículo, máxime cuando el Gobierno Norteamericano y especialmente el Departamento de Estado, en la persona del Sr. Mike Pompeo, se sintieron totalmente engañados, porque confiaban en un ofrecido masivo alzamiento del ejército venezolano contra Nicolás Maduro, cosa que nunca existió, limitándose las deserciones comprobadas a 7 con participación de 3 oficiales de menor rango, los otros 4, sargentos y clases, no obstante la Oposición maneja números mayores que pudieran alcanzar las 60 deserciones, que en un universo cercano a los 400.000 efectivos resultan una cifra insignificante.

4.- La situación aquí expuesta es de extrema peligrosidad para la paz de la Nación por la posibilidad irrebatible de que pudiera planificarse una acción agresiva contra el Sr. Juan Guidó, o alguien de su familia, de la cual pudiera ulteriormente acusarse al Gobierno Nacional y que sirviera de excusa a intervenciones en nuestro territorio que pudieran conducir a una confrontación bélica de mayor envergadura y que terminaran el un enfrentamiento, que no sería civil, sino internacional: Colombia, OTÁN y Mercenarios de Estados Unidos, contra nuestra querida Venezuela, porque la unidad y respaldo de la Fuerza Armada Bolivariana a Nicolás Maduro es incuestionable y conforme a las expresiones de solidaridad a nivel nacional que se han realizado en las últimas semanas, el apoyo de la población civil en general ante la amenaza de agresión es indiscutible y en especial se nota la lealtad y fervor patriótico en la Milicia Nacional Bolivariana, que sería en el supuesto más indeseado de una acción beligerante de mayores proporciones, la encargada de mantener el control interno en todo el País.

Para terminar debo mencionar unas declaraciones públicas del Sr. Guaidó donde demostró sin lugar a dudas su desprecio por su país, los venezolanos y por la destrucción que causaran en una guerra de una coalición internacional contra Venezuela, cuando manifestó sin el menor pudor que "los muertos no serían un gasto, sino una inversión para el futuro". Me pregunto, seguramente que entre los muertos inversión, no se encuentra ni él ni sus hijos o familia, que serán otros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 459 veces.



Edgar Valero Díaz

Ingeniero Agrónomo.

 edgarvalerodiaz@gmail.com

Visite el perfil de Edgar Valero Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a276705.htmlCd0NV CAC = Y co = US