Asesinato del Papa Francisco cobra fuerza y caso venezolano lo hace reprochable

Desde que el Papa Francisco se convirtió en la máxima autoridad de la iglesia católica comenzó una verdadera agonía en lo más alto del vaticano; ningún otro Papa se había atrevido a enfrentar, como Francisco, los casos de pedofilia denunciados contra muchos sacerdotes. El que se atreviera a formular una denuncia, desaparecía; llegó este Papa reformista y comenzó enfrentando las grandes mafias, tanto de la corrupción en el Vaticano como del abuso por parte de quienes están al servicio de Dios para proteger a los más débiles y no para violar a niños y mujeres que buscan su auxilio.

Los enemigos de Francisco se ubican en las iglesias fascistas, y no en las iglesias que apoyan la revolución evangélica del Papa.

Francisco llegó a Roma despojándose de la mundanidad de la Curia Romana y abriendo las puertas de la Iglesia a los que habían sido alejados de ella, los mismos a los que Jesús había dado sus preferencias.

Quizás Francisco acabe devorado por quienes prefieren a la antigua Iglesia del poder romano, centrada en la burocracia más que en el evangelio; pero lo que sí es seguro es que éste Papa ha dejado huellas que nadie podrá borrar, siguiendo los pasos de Jesús de Nazaret, no importándole morir en honor a la justicia y la verdad.

Francisco se negó a ser una copia de los antiguos emperadores romanos, ha creado un terremoto en la Iglesia descolocando su eje de poder. A una Iglesia que hasta ahora había sido fundamentalmente europea, le dijo en su primer saludo que estaba llegando "desde muy lejos", llegaba de los barrios del mundo y conocía toda la sinverguenzura de sus colegas; y tuvo la osadía, ya en aquel primer momento, de no limitarse a ofrecer "urbi et orbi", la tradicional bendición papal; pidió a los presentes en la plaza de San Pedro que también ellos "bendijeran al obispo de Roma", casi una herejía; renunciando a los palacios pontificios, se fue a vivir a una sencilla residencia para sacerdotes, y allí sigue; no solo por alejarse del antro que significa la residencia papal sino también porque sabe que muchos cerca de él lo quieren muerto; incluyendo en este caso a la gran mayoría de los sacerdotes venezolanos, y a los radicales de la oposición, luego que USA y otros países reconocieran a Guaidó como Presidente de Venezuela, el Papa dijo: "sería una imprudencia pastoral y haría daño ponerse de la parte de unos países o de otros". Luego de esto sectores opositores comenzaron a mostrar imágenes donde Jesús de Nazaret azotaba al Papa, pidiéndole que reconociera a Guaidó.

Solo esperamos, por el bien del pueblo venezolano que estos demonios se aplaquen; y aquellos que Diosdado llama "tibios", refiriéndose a "miembros de la revolución" que están calladitos como si este rollo no fuera con ellos, para no salpicarse, sean descartados de plano de las posiciones gubernamentales o políticas que ocupan.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 892 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Silva

Reinaldo Silva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275118.htmlCd0NV CAC = Y co = US