Revelaciones!: desean saber cuánto me paga el Presidente Maduro por mis escritos?…

  1. Algunos lectores de mis artículos me escriben destilando bilis, con maldicientes expresiones e insultos y siempre preguntándome cuánto me está pagando el presidente Maduro por lo que escribo en sitios como ENSARTAOS o APORREA. Si me pusiera a cobrar, cuántos Petros creen ustedes que merecerían dos cuartillas mías. Échenle cerebro.

  2. Como ellos, los señores opositores, se han cultivado en el artilugio de medirlo todo por la vil plata y en función del servilismo y la actividad mercenaria (o palangrista) pues, no pueden concebir sino que a mí me estén pasando varios lingoticos de lo que vende el Banco Central... Porque lo único que existe para la mayoría de los señores opositores es la compra y venta de almas y conciencias, porque eso era lo que aquí funcionaba (y aún se estila, claro) durante la fenecida Cuarta República.

  3. Ahora bien mis críticas tienen un único fin: que el gobierno vea claramente lo que está sucediendo en el campo, en los mercados, con lo del transporte y el efectivo, en los bancos, en la frontera, y que se vuelque a las calles para tomar las medidas necesarias.

  4. "¿Cuánto te paga Maduro por jalarle bolas?", es lo más angelical que me mandan los susodichos opositores. La verdad es que nunca les respondo porque qué se le puede decir a alguien que te valora por lo que te tasan en billete. Yo, además no les tengo para nada arrechera, y desde aquí les mando un abrazo un beso.

  5. Soy un profesor jubilado de la ULA, al que ahora cada fin de semana le depositan un dinerito en una cuenta de ahorros, creo que no pasa de 1.200 soberanos en el mejor de los casos. Y con eso me defiendo como puedo: salgo con mi morral al hombro, a los mercaditos populares a comprar lo necesario para el día a día, y con ello procurar hacer un recadito de olla vegetal pura. Pero debo decir, que hubo una época en que los profesores universitarios estuvimos con Chávez viviendo en Jauja: comiendo a cuatro carrillos, viajando de lo lindo por el mundo, echándonos de lo más exquisito y caro, raspando cupos de cadivi a cuatro manos, luciendo bellos carros, etc., etc., y así y todo la mayoría de estos señorones vivían maldiciendo al Comandante y apostando porque a Venezuela se la llevara el diablo y llegara la hecatombe las vacas flacas. Yo creo que algo de sus anhelos se han cumplido, y no deberían quejarse.

  6. Mucha gente de la clase media y alta le rezaban todos los días a los santos porque el petróleo se fuera al suelo, porque a Venezuela la condenaran y demandaran en todos los tribunales internacionales. Que nos atrapara, pues, una horrible carestía y guerra civil, que dejara al país en las últimas; en fin, suplicaban porque todo lo horrible y malo nos sobreviniera; esa clase de gente entonces estaba sufriendo una especie del Síndrome de Sansón, creyendo como aquél que para matar a los filisteos (chavistas) no importaba que también ella (esta clase de gente) se sepultase entre las ruinas que provocaría. Y eso es lo que en parte ha sucedido.

  7. Aprovecho para decirles a estos simpáticos detractores de mis ideas, lo siguiente: el gobierno que tenemos con todos los defectos que le adornan, es en medio de los grandes traumas y dificultades que estamos sufriendo lo más parecido a lo que realmente somos nosotros los venezolanos. No crean señores criticones que ustedes por tener harta lengua y sulfurosa molleja son una maravilla que merecen lo más exquisito y de la tierra. Véanse bien hondo y calculen de la materia nada purísima de la que vienen hechos y formados. De modo que lo que estamos haciendo nosotros, con todas nuestras limitaciones y carencias es propio, muy nuestro, made in "pelabolas" si quieren, pero con esta creación propia es de la única manera como podremos algún día salir de abajo, ser alguien en este mundo; en medio de las tremendas adversidades y amenazas, hoy por el sólo hecho de ser diferentes, por eso, somos una fuerza, un poder que aterra a los grandes asesinos y ladrones de la tierra.

  8. Muy bien podría ponerse el Presidente Maduro a copiar todas las fórmulas gringas que ellos suelen mandar para "salvar" a los pueblos (como hacen con Puerto Rico), para salir de "abajo", y entonces convertirse en una belleza atracadora como Iván Duque, Uribe o Juan Manuel Santos. Eso es facilísimo, queridos detractores. Facilísimo sería ponernos en cuatro manos para que el FMI (que nos llevó al Caracazo) nos fulmine con el chuzo de sus paquetazos como está pasando en Argentina, por ejemplo. Ahora bien, ser uno mismo es inaceptable para los gringos y para sus súper dotados Think Tanks. Eso lo llaman los Think Tanks, ser "IRRESPONSABLES", es decir, no obedecerles a sus mandatos y genialidades.

  9. Copiar fórmulas y vivir de lo que dictan los asesores gringos (que por cierto jamás ayudan a nadie y país que se les somete nunca sale de abajo!) siempre ha sido degradante. Es como el estudiante mediocre que para pasar los exámenes lo hace copiándose, aunque así vaya escalando hacia la obtención de un título, por ello nunca dejará de ser un miserable, un canalla y un pobre diablo.

  10. Todo lo demás en esta Latinoamérica (a excepción de Bolivia, Cuba y Nicaragua) es podredumbre y cobardía, sometimiento a los gringos, que por cierto les desprecia y los patea. Cuando EE UU les arrebató Panamá a los colombianos, el asesino (entre otras cosas de los últimos elefantes blancos) presidente Teddy Roosevelt dijo: "-A esas viles y repugnantes criaturas colombianas las contentaremos con una poquita ración de dólares, y listo…". Gracias a Dios, todavía hay un territorio con una clase luchadora en este mundo que podría salvarse: ¡Venezuela!, por ser la bendita tierra donde nacieron Bolívar y Chávez. Yo no puedo cambiar mi progenitura por una lata de chee-weez, por una lata de diablito, por una coca-cola o por una hamburguesa, o por unos zapatitos o unas camisas o pantalones de marca.

  11. Yo no quiero para mi país los supuestos grandiosos adelantos de los gringos o de los europeos, sus "sabidurías", sus "bondades", sus "genialidades", virguerías y "progresos", que durante bastante tiempo tuvieron ellos entre nosotros para demostrarnos cuán grandes y sublimes podrían ayudarnos sus bienhechoras fórmulas para sacarnos de abajo y para que hoy fuésemos un dechado de virtudes y de desarrollo. Zape!

  12. No GRACIAS. No quiero que vuelvan los adecos blancos ni los adecos verdes junto con su cúpula eclesiástica al poder, y con todo aquel arreo de barraganas ni aquella quincalla de hipocresías al por mayor, que todas las conocimos muy bien en el pasado. Ni mucho menos a doña María Corina Machado con sus temblequeras progresistas y salvadoras de sus ranitas plataneras. NO GRACIAS! Se las regalo todas. Me quedo totalmente con los chavistas, con los pata’ en el suelo de verdad verdaita, con los que le están echando bolas desde la madrugada en la organización de las comunas, partiéndose el lomo para que tengamos los CLAP’s, el gas comunal, la salud, la educación y los servicios básicos sin intervención del FMI ni de los geniales titan boys o Chicago boys. Al carajo con ellos. No señor, los chavistas son mis gallos, mis camaradas, y con ellos me las juego todas. O sea…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3076 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a270653.htmlCd0NV CAC = Y co = US