Jaime Mayor Oreja, lacayo del imperio…

El Sr. Jaime Mayor Oreja, debe ser considerado persona no grata por el gobierno de Venezuela y necesario desenmascarar a esta pieza del imperio. No podemos permitir que estos extranjeros vengan a nuestra patria y por los medios golpistas descalifiquen nuestro Consejo Nacional Electoral haciendo juego a la oposición. Y menos que se arropen bajo la tutela de la comunidad Europea, abusando de su cargo y difamando a las instituciones de un país soberano.

Sr. Oreja, Ud, no es un virrey mandado por la España colonial y sobre todo nosotros no somos nativos sumisos, somos un pueblo SOBERANO y LIBRE, con pleno derecho y sobre todo libertad en nuestras acciones y decisiones. A Ud, lo conocemos y sabemos su trayectoria y sobre todo su poca o ninguna moral para venir a criticar las instituciones de nuestro país.

Jaime Mayor Oreja es Vasco de nacimiento mas no de corazón, desde muy temprano vendió su alma a la oligarquía e ingresó en una suerte de KuKluxKlan Católico llamado Asociación Nacional Propagandística católica (Opus Dei de frente), la cual se dedicaba a espiar a los feligreses para denunciarlos a la Guardia Civil en época del Franquismo (pueden medir al personaje solo por este hecho), esto con tan solo 15 añitos, de mas edad y ya en la España democrática solo tenia un camino el partido popular (El llamado PP) abiertamente de derecha y con raices Franquistas. En una pobre carrera profesional ha fracasado reiteradamente en sus intentos de poder llegar al gobierno Vasco y es el repudio de sus coterráneos quien siempre le ha cerrado el paso a este traidor nacido en San Sebastián, para vergüenza del noble pueblo Vasco.

Discípulo de primera línea de José Maria Aznar, durante el gobierno de este, Mayor Oreja fue ministro de la cartera de Interiores, una gestión opaca y llena de problemas. Durante su gestión la delincuencia se incremente un 11 % en España, lo que hizo que creciera el negocio de la seguridad privada (Empresas de custodia), negocio al cual esta ligada su familia desde el año 1.983.
Después de una gestión opaca en el gobierno de Aznar, toma posiciones de directiva del PP, y llega a Euro diputado por el voto de lista. Usando esa fachada y arropándose autoridad que no cuenta, lleva a nuestras tierras como una suerte de virrey de la conquista a criticar nuestra gestión electoral.

En verdad quisiéramos esa energía y actitud del Sr Oreja para investigaciones pendientes en España, como: la tragedia del petrolero Prestige, donde privaron los intereses Ingleses y Franceses sobre la seguridad de las costas Españolas, millones y millones de perdidas en Euros solo por resguardar las costas de Inglaterra y Francia.

O una investigación a fondo del ¿Por qué? alquilar un viejo avión de trasporte a una aerolínea de dudosa reputación para trasportar militares Españoles y como el viejo y dañado avión cayó en Turquia, matando a los militares Españoles que regresaban a su casa después de estar en Afganistán por dos años.

O por que el y el Sr. Aznar engaño al pueblo Español cuando el atentado del 11 de marzo, le achacáron la culpa a ETA antes de iniciar siquiera las primeras investigaciones, haciendo eso por puro interés político para tratar de ganar unas elecciones ya perdidas, todo fruto del desespero.

Todos estos hechos son responsabilidad el gobierno de Aznar, amigo, aliado y compañero de partido (PP) del Sr. Oreja.

También queremos Sr. Oreja sus disculpas públicas a nuestro gobierno y pueblo de Venezuela, ya que Ud, en las cortes Españolas reiteradamente ha llamado tirano y dictador a nuestro presidente y sumiso, tonto y bruto al pueblo Venezolano, en sus discursos en las cortes Españolas.

Pero no tiene limites su estupidez de venir a este país como un virrey pagado por la oligarquía criolla, solo para difamar la gestión electoral ¿Con que moral? ¿Con que ética? Pero si con cara dura Sr. Oreja.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4708 veces.



Roberto Perez


Visite el perfil de Roberto Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Pérez

Roberto Pérez

Más artículos de este autor