La Reconversión Monetaria y la Crisis

  1. El nuevo cono monetario se define por la entrada en vigencia de una nueva familia de billetes y monedas, cuyo valor mínimo será de 0.5 BS y el máximo de 500 BS, lo que equivale a Bs. 50.000 y Bs. 50 millones, respectivamente, del actual cono monetario.
  1. Esta reconversión monetaria no es más que la expresión concreta de la profunda y compleja crisis de carácter societal que como nunca antes, en toda su historia republicana, había vivido el país.
  1. Una de las expresiones concretas de dicha crisis es la pérdida o destrucción de nuestra moneda de curso legal, la cual ya no cumple con los atributos necesarios para ser tal, es decir, unidad contable, como instrumento viable y eficiente para la realización de las operaciones básicas de compra y venta de bienes y servicios y como reserva de valor. Esto último, es muy importante porque lo que le da el carácter de reserva de valor, a parte de las reservas internacionales que tenga el país para su respaldo (porque contribuye a la estabilidad del poder adquisitivo), es la credibilidad que se tenga del ente que la emite, me refiero al Banco Central de Venezuela.
  1. Entonces, la reconversión monetaria, es la respuesta obligada (desde el punto de vista técnico) que instrumenta el gobierno, ante el reconocimiento brutal de la pérdida de poder adquisitivo del bolívar como consecuencia del fenómeno hiperinflacionario y, este a su vez, como expresión de la profunda crisis por la que está atravesando el país.
  1. En cuanto a la crisis, la misma hay que analizarla desde una perspectiva compleja e integral, que abarca desde la posición que ocupa y ha ocupado nuestro país en el concierto de los países que forman parte del sistema capitalista mundial, como desde la propia dinámica interna de la economía venezolana caracterizada por el agotamiento de lo que el Econ. Baptista denomina como Capitalismo Rentístico y, como es obvio, el peso que en ello tiene el sector petrolero y ahora, lamentablemente, con más fuerza el minero no petrolero con el AMO. Todo ello, aunado y complejizado por el cúmulo de errores, desaciertos, irresponsabilidades, intereses transnacionales y corruptelas en la conducción de la política económica de la economía política venezolana.
  1. Cuando me refiero a la economía política, me refiero a la que tiene que ver con la lógica del capital, independientemente del peso que en su dinámica interna tenga el Estado.
  1. Esa economía política necesita que sus principales variables macroeconómicas estén en equilibrio, y de no ocurrir se va generando un progresivo círculo vicioso que termina realimentándose y destruyendo la capacidad de generar riqueza y por ende una profunda y acelerada precarización de las condiciones de vida de la población. Entra así, en un proceso disfuncional.
  1. Una expresión concreta de esa disfuncionalidad de la economía es la hiperinflación. Venezuela cerró el 2017 con una inflación acumulada de, según FMI y AN, 2400% y 2616% respectivamente. Para este 2018 el FMI la estima por encima del 1millón por ciento, esto antes de los recientes (17/08/18) anuncios económicos establecidos por el gobierno de Nicolás Maduro.
  1. El fenómeno de la hiperinflación se puede analizar desde varias perspectivas:
  • Uno es el enfoque netamente monetarista que la ubica como consecuencia directa de la emisión desordenada y sin respaldo de dinero inorgánico.

  • Otro es el enfoque estructuralista que sin negar la visión monetarista, incorpora los factores relacionados con la rigidez que ocurre, en el caso de los países definidos como subdesarrollados, derivada de la escasa movilidad de los recursos productivos y el deficiente funcionamiento del sistema de precios, todo ello motorizado por lo que se define como los mecanismos de propagación que no se consideran causas de la inflación, pero si contribuyen a darle un carácter acumulativo, terminando en la creación de una espiral ascendente de lo que se conoce como expectativas inflacionarias.

Pues en el caso de Venezuela, podemos decir que existe una disfuncionalidad y mal manejo del modelo económico que ha hecho metástasis gracias a la gestión del gobierno de Nicolás Maduro, quien a pesar de haber disfrutado del precio promedio de barril de petróleo más alto que ha tenido el país en toda su historia petrolera (por encima de 64 $/B), es responsable de unos indicadores macroeconómicos dramáticos que permiten ver el nivel metastásico en el que ha caído el agotado modelo del capitalismo rentístico venezolano:

  • Entre el 2013 – 2017 una contracción de la economía, medido en términos del PIB, cercano a un 50%.

  • Una recurrente caída en la producción petrolera, nada más entre noviembre 2017 a julio 2018 de aproximadamente 600.000 de barriles diarios de producción petrolera[i].

  • Un déficit fiscal crónico que para el año 2016 se ubicó, según información del propio gobierno, en un 17%.[ii]

  • Un incremento de la liquidez monetaria en cifras astronómicas (nada más la variación entre junio 2018 y junio 2017 se ubicó en un 8.665%)[iii].
  1. Finalmente, la reconversión monetaria es una respuesta técnica obligada que junto a las otras medidas, no forman parte de un verdadero PROGRAMA ECONÓMICO INTEGRAL, VIABLE, CREIBLE y con EQUIDAD SUSTANTIVA: tiende al fracaso y con muchísimas probabilidades de convertirse en una ILUSIÓN MONETARIA DE MUY CORTO PLAZO, acompañada de mayor desesperanza, miseria y hambre para la población. No hay integralidad porque no se parte de un profundo análisis que aborde la complejidad de la economía venezolana y sus múltiples relaciones con la geopolítica mundial. No hay equidad sustantiva porque el peso de la crisis la seguirá pagando el pueblo y la naturaleza (ejemplo AMO). No es viable hablando en términos económicos, sociales y político porque carece de medidas que impulsen la productividad de bienes y servicios como problema central de la crisis. Y tampoco es creíble por los niveles de incertidumbre que empieza a sentir la población, con la puesta en marcha de lo que el presidente Nicolás Maduro denomina: plan para la recuperación económica nacional, dada la poca credibilidad que tiene este gobierno para gestionar y superar la crisis[iv].

 

________________________________________________

[i] https://www.aporrea.org/energia/a267558.html

[ii] Datos suministrados por el gobierno: Informe 2016 a la Comisión de Mercado y Valores de EEUU

[iii] Data BCV y cálculos propios.

[iv] Recomiendo leer: LA CRISIS SE PROFUNDIZA Y EL GOBIERNO CONTRIBUYE CADA DÍA CON ELLA: https://www.aporrea.org/actualidad/a267890.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3169 veces.



Oly Millán Campos

Economista (UCV) y exministra del Ministerio para la Economía Popular (2006). Integrante de la Plataforma Ciudadana en Defensa de la CRBV y de la Plataforma Contra el Desfalco a la Nación

 omillancam@gmail.com      @angelicamcampos

Visite el perfil de Oly Millán Campos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a268015.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO