No es "país potencia"… Es "comuna o nada" (l)

La revolución venezolana hoy, no puede ser una revolución burguesa. Sería no entender las contradicciones insolubles entre capital y trabajo. No existe una burguesía nacionalista; el imperialismo no lo permite, ni ella lo procura. Capital Vs capital ¿cómo? ¿Para qué se nos impuso la división internacional del trabajo?

"LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES Y LA MENTIRA SU ESCLAVO"

La Biblia.

Cuando pensamos en revisar nuestra cultura ancestral, salta el temor de creer que se está reivindicando el guayuco, que volveríamos a los caminos a pie, y hasta los hay quienes piensan que retornaríamos a prender juego rozando algunas piedras. No conocen los portentos asombrosos y ejemplares, en particular en lo social, de aquellas culturas milenarias, que los "conquistadores" brutalmente asesinaron y destruyeron. Se equivocan quienes creen que la historia es uní lineal, evolucionista, en espiral, horizontal o etapista, conducida por un determinismo humano o religioso: De Adán y Eva al Juicio final… Dogmatismos no faltan, los hay quienes claman por la aplicación rígida de una sola historia universal a la usanza europea. ¿Y qué de los casi diez mil años de nuestra historia prehispánica? Cada civilización tiene su propia historia.

Deslumbrados por el desarrollo tecnológico actual (alienación y enajenación), desarrollo que se hace a expensas del desarrollo social, hay ilusos o verdaderos creyentes que consideran que el capitalismo es tránsito obligado hacia el socialismo. Me temo algo peor; que se crea que el capitalismo es infinito y siempre estaremos en "El Fin de la Historia".

Reducir costos en la producción capitalista (tecnología), es para muchos progreso, no importa que éste sea a costa de la pasión y muerte de la clase trabajadora. Se piensa que el progreso es la marcha hacia adelante, inevitable y correcta de la humanidad. Así, para sus creyentes, la marcha del progreso capitalista (con toda la destrucción que éste modelo produce), es el camino para la justicia social. Desde Chávez, se inventó la falacia de "País Potencia", o la vía capitalista al socialismo, contradicción suya que choca con su antiimperialismo. Esta escogencia es derrota revolucionaria segura. Falso el camino unilineal de la historia; América no es Europa. No hay una historia universal. ¿Justicia social con la lógica y naturaleza del capital...cómo?..TAMAÑA MENTIRA.

Progresistas, reformistas, populistas o socialdemócratas, son pérfidos y mercenarios, aliados encubiertos o abiertos de las burguesías locales. Son expertos en engañar a su militancia con ofertas clasistas. Desclasados, aspiran a vivir de las sobras que deja el capitalismo en su andar destructivo. Mitómanos, no se detienen en consecuencias sociales, "rolo a rolo y tolete a tolete" defienden a su amo: el capital. Ya encontrarán subterfugios para hacerlo.

Se piensa que develar las mentiras del progreso, es un volver al pasado, sin entender que es un avanzar al futuro, con las experiencias humanas del pretérito. "El presente está lleno de memoria". Hay que trasparentar las mentiras que nos rodean. Consciencia social es, conocimiento holístico de la verdad histórica (contradicciones) inmediata. La verdad es lo concreto, y lo concreto es: "La suma de múltiples determinaciones".

Hay que debatir sobre las trampas de la fe científica, sus manipulaciones políticas y sus consecuencias sociales. Ya aparecerán quienes salgan a decir que la ciencia es pura y casta, que no debe ser contaminada; es una asepsia. Dicen que una cosa es la ciencia pura, y otra la sociedad política, como si las ciencias no fueran creadas por y para las personas, pero que lamentablemente han sido privatizadas. Todas las ciencias deben ser humanas. El negocio farmacéutico trasnacional no es curar, sino generar dependencia crónica en el consumidor de fármacos. Sus medios de comunicación "entretienen" en masa, para despolitizar y controlar. La guerra es un gigantesco negocio para el capital; para nuevas armas, nuevas guerras. Le sumaremos el tráfico mundial de drogas. Si el capitalismo no se revoluciona científica y tecnológicamente, su obsolescencia lo arruina.

Tenemos el derecho y la obligación de saber, cómo fue la destrucción de los espacios humanos de nuestros familiares ancestrales originales. A quiénes favorece esto que equivocadamente hoy llaman civilización. De relaciones humanas entre sí y con la naturaleza, la humanidad pasó a relaciones entre clases opuestas, así, lo privado viene de la destrucción de lo colectivo, y las clases son su producto inevitable. Quienes odian la dialéctica, le temen, porque los devela. Acaso, "dialogar" y conciliar, es más "civilizado" que la lucha de clases (que ocurre a cada instante). MENTIRAS TRAS MENTIRAS.

El positivismo, al servicio del capital, tiene un puesto preferencial en éste engaño. Exigieron de tal manera el rigor científico, que las ciencias humanas, fueron "científicamente" postradas. La trampa no está en el rigor de las ciencias "duras", sino en su deshumanización. Se construye así un profesional alienado a las ciencias y carente de humanismo. Fácil presa de su despolitización, del consumismo y de todo lo que el mercado oferta para quienes tienen "éxito". Que la destrucción de lo colectivo nos coloque en la puerta de lo privado, que la socialización se diluya para el forjamiento de clases totalmente contrapuestas, que las características del capital, haga que estas clases se necesiten pero se repelen, es dilema que necesitamos exorcizar para poder entender las dificultades del presente. Hay quienes creen que "Todos somos hijos de dios", o que "Todos somos iguales ante la ley". En el capitalismo, se paga la pobreza, no el delito. "La ignorancia no mata al hombre, pero tampoco lo salva" A. P.

La justicia social en el capitalismo es una utopía, perecería si lo intenta. La justicia social en el socialismo tiene que ser la mayor utopía añorada, que debe ser conquistada por el género humano. Tarea revolucionaria, que deben emprender y cumplir los que hasta ahora han sido injustamente tratados. No es un determinismo ontológico. "Sólo el pueblo salva al pueblo". Lenin.

Esta guerra popular, político-social-económica, pasará por una AGENDA COMÚN EN PROPÓSITOS REVOLUCIONARIOS. Progresistas, reformistas y socialdemócratas, deben ser mirados y vigilados con mucho detenimiento. Son peligrosos, sus propósito son personales; la sed de dinero los enloquece. Son demagogos.

¿Acaso no son suficientes las tremebundas y espeluznantes cifras producidas por la acción depredadora del capital, para cuestionarlo? "Se requieren trescientos años más" (S. Bolívar), para convencernos de sus profundamente inhumanas consecuencias. Que el capital haya podido desarrollar mil máscaras para ocultar sus terribles daños (ideología), no podrá evitar y menos acabar con sus propias contradicciones que lo condenan. La tarea doctrinal; la tarea teórico-práctica justa y necesaria, abrirá mayores y mejores caminos correctos. "Sin teoría revolucionaria, no hay revolución". Lenin.

Los seudo revolucionarios socialdemócratas reformistas, actualmente llamados progresistas, creen que negando la dialéctica, pueden ocultarla. Niegan la dialéctica, porque el manejo categorial marxista, acompañado siempre por un método concreto y riguroso, nos deshilvana toda la complejidad, ocultamiento y metabolismo del capital. Sólo así, despejaríamos el camino hacia el socialismo. Las calamidades del presente han sido ideologizadas, por ende legitimadas y naturalizadas. Que sus víctimas esperen…como lo dice "el porvenir" "progresista", pues, se quedarán esperando. "No podemos quedarnos en la puerta de la casa, para ver pasar el cadáver del imperialismo". Fidel.

Se maquilla la verdad. La historia aparece como una continuación, esto es, evolución. Se parecen a los soviéticos que construyeron una historia universal, con los estancos llamados modos de producción. Mienten, diciendo que el socialismo, sale del desarrollo del capitalismo, para justificar y disfrazar sus pactos con el capital. Para ellos, no hay contradicciones entre capital y trabajo, y la alianza entre burguesía y proletariado, es la mejor alianza. No creen en lucha de clases, prefieren sus conciliaciones. Suelen trabajar más en lo coyuntural que en lo estructural. En lo estructural está la dinamita.

Los progresistas, sostienen, que no todo el capitalismo es destructivo, que existe uno bueno y civilizado, y lo tienen por aliado táctico y estratégico. Propalan que la revolución debe ser pacífica y por la vía parlamentaria, evitando absolutamente toda violencia, como si la existencia de clases no es la prueba de la violencia social permanente. ¿Qué es la plusvalía? ¿De dónde viene la riqueza?

El capitalismo es una creación humana y por esto finita. Hay quienes tozuda y torpemente se aferran al "Fin de la Historia". Para estos progresistas, el porvenir, el mañana, es la necesaria espera, como si éste no fuera un por…venir, que nunca llega. La ignorancia, las religiones y la domesticación, trabajan sin descanso desde las instituciones del Estado burgués. En particular, suelen penetrar con fuerza en la cultura para anestesiar pueblos. El capital reproduce sus necesarias condiciones que son sus contradicciones, en todas las instancias, para mantenerse. "Por nuestra ignorancia nos han dominado más que por sus armas" S Bolívar. Para ellos, todas las contradicciones del capital son solubles. Saben que mienten. LA HISTORIA NO LOS ABSOLVERÁ.

Deliberadamente quieren engañarnos, haciéndonos creer que la superestructura del Estado, puede ser un constructo democrático, cuando todos sabemos que es el cuartel central del capital. Juegan con lenguajes sensibles al imaginario social, como la patria, la familia, el honor, la ética, la justicia, la democracia, los derechos humanos, para engañar y controlar a los pueblos. Apelan a Dios cuando las ideas se les agotan, porque desde la fe, es más fácil controlar a los pueblos, que desde su consciencia. Hablan de revolución, haciendo la contrarrevolución, por miedo a la revolución. Son creyentes de Cristo, pero le construyen un infierno a la clase oprimida en la tierra.

(Hasta el próximo sábado).

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1025 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús M. Vivas P.

Jesús M. Vivas P.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a267287.htmlCd0NV CAC = Y co = US