¿Ganamos? algunas impresiones rápidas

Sí, pero sucedió algo parecido a lo vivido en Abril de 2013 y con cierto sabor a Diciembre de 2015; ciertamente el presidente alcanzó a triplicar a su contendor más cercano, pero con dos rémoras nada desestimables: la baja participación de los electores en general y la disminución sensible de quienes se movilizaron para votar por el candidato del chavismo.

Es cierto también que estas elecciones han sido de las más boicoteadas en la historia del país, y quizás del mundo, ha sido inaudito y realmente asqueroso el comportamiento del gobierno canadiense, por resaltar un solo ejemplo, así como de la pandilla de arrastrados reunidos en el llamado "grupo de lima", ni hablar de las presiones realizadas por los Estados Unidos y la Unión Europea.

Tampoco debe desestimarse el feroz ataque del aparato mediático mundial, las operaciones psicológicas que con el apoyo de aquel, ha sido sometido el pueblo venezolanos.

A lo interno también se sumaron estrategias como el silencioso paro de transporte que hubo el día domingo, o el saboteo en instancias del gobierno y de los movimientos que lo apoyan, en movilizar a sus simpatizantes.

Esos factores indudablemente influyeron en los niveles de participación del chavismo en este proceso electoral, pero también debe reconocerse la baja participación y los resultados obtenidos a la decepción y/o descontento de su base de apoyo, originada no solo por el asedio económico que soporta el país, sino también a la vergonzosa desconexión que muestran los líderes del "proceso" y cuanto burócrata encamburado hay en la administración pública, a la corrupción desatada que da la impresión permea TODO el aparato del estatal y a la ineptitud y falta de consecuencia con las directrices dictadas por el propio gobierno, en sus escalones más bajos; es decir todos los ingredientes para fortalecer el ya elevado síntoma de decepción e insatisfacción que cunde entre la población

En ese orden puede mencionarse la escalada especulativa de las últimas tres semanas; más feroz que lo que ya venimos viviendo desde el año 2013; pero también la orfandad en la que muchas instituciones del estado (comenzando por la Sundde), han dejado a la población; la gente ha resentido esa situación.

Creo que no había duda que el presidente Maduro resultara vencedor, así como también es cierto que era predecible una baja participación en el evento, sin embargo, la impresión era que podría lograrse un margen ligeramente superior al 50%, así como que los votos logrados por nuestro candidato podrían sobrepasar los 6.5 o hasta 7 millones, ambas estimaciones fallaron

El presidente, durante su campaña hizo algunos comentarios sobre "por qué no actuar ahora", creo que el resultado le está advirtiendo que debe actuar ya.

No obstante, el voto duro del chavismo, (comparándolo con la paliza que nos propinaron en el 2015), se mantiene no solo intacto, sino que puede que aumente ligeramente, habrá que esperar los resultados finales que anuncie el CNE.

También debe considerarse que el voto opositor va en descenso, tomando en consideración esa letanía de que cualquier cosa que se le oponga al chavismo resultaría ganadora hasta en un consejo comunal resulta una total falsedad. Lo real es que ni siquiera juntando los votos de los dos candidatos opositores suman tres millones, cuando el voto duro opositor fácilmente sobrepasaba los 4 millones de votos.

Entonces, hay un mensaje claro para ambas opciones políticas, por un lado hay una mayoría relativa (que no termina representando más del 30% del registro electoral, pero fue la que se expresó) que sigue apostando por el chavismo; hay otra porción, importante y que sería interesante cuantificarla, de camaradas que jamás van a votar por la derecha, pero que están (y con razón) profundamente decepcionados por los errores e incoherencias del gobierno y simplemente no salieron a votar.

Del lado escuálido, yo no me iría de jetón a adjudicar automáticamente el porcentaje de abstención a su posible caudal electoral futuro; siguen siendo –desafortunadamente- una opción real de poder; pero les sucede algo muy paradójico: quienes se abstuvieron de salir a apoyar al evangélico estafador o al traidor converso lo hicieron porque sus aspiraciones van desde aquellos que anhelan una dirigencia que no siga trabajando por destruir al país para desplazar del poder al chavismo, hasta aquellos que apoyan resueltamente cualquier tipo de acción para borrar de la faz de Venezuela al chavismo y a los chavistas; y en ambos casos la oposición tiene una debilidad, porque por un lado carecen de una dirigencia que quiera realmente "hacer política" pero por el otro, su "ejercito" de disociados y de dirigentes cobardes que andan suplicando acciones al amo gringo, no representa la mayoría ni de la población, ni de ese signo político.

Por otro lado es una lástima para Henry Falcón que haya salido con una Caprilada, desconozca los resultados y pida esa bolsería de "repetir las elecciones". Pudo conseguir mucho más a pesar de la estruendosa derrota que sufrió y probablemente sus posibilidades como político de alcance nacional serán devoradas no por el chavismo, sino por sus propios compañeros de cloaca y todo por emular ese comportamiento caprichoso, incoherente y cobarde que tan malos resultados ya les ha dado.

De cualquier modo, el resultado no le resta legitimidad alguna a Maduro como presidente, ciertamente lo pone en una difícil situación desde el punto de vista internacional, porque el aparato mediático aprovechará la baja participación para poner en entredicho el resultado (aunque si hubiesen participado los 20 millones de inscritos harían lo mismo) en todo caso, el imperialismo va a jugar su carta militar a través del frente económico, por lo que es necesario dejar la habladera de paja y actuar en consecuencia y CON consecuencia. Lo de ayer fue una nueva alerta –otra más- que el pueblo venezolano le está dando a sus dirigencia; el liderazgo que encabeza al chavismo no tiene excusa para seguir en la inaceptable inercia en que se ha manejado en los últimos años, ni cabroneando la espantosa corrupción que se cuela por todas partes. En diciembre del 2015 hubo un primer llamado de atención, tomen este como el segundo, dice el dicho que a la tercera va la vencida…..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2938 veces.



Neftalí Reyes


Visite el perfil de Neftalí Reyes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Neftalí Reyes

Neftalí Reyes

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a263539.htmlCd0NV CAC = Y co = US