A Luis Bilbao y todos quienes nos miran desde un portaobjeto. ¿De cuál socialismo hablamos?

A los conejillos de indias se les utiliza mucho en la investigación. En laboratorios donde se realizan experimentos y observaciones se les suele utilizar. Los procesos de cambio, llámense revolucionarios o no, como el cubano o de los zapatistas de Chiapas, los "investigadores o científicos sociales" les caen, según decimos los venezolanos, como en rio en conuco. Y eso no es malo, son acontecimientos que sirven para aprender mucho porque se salen de lo cotidiano, tanto como intentar hacer las cosas de manera diferente a como las hacen en todas partes y hasta observar si lo que ellos creen o sus hipótesis se confirman. Pero la vida es demasiado terca y por demás realista, tanto como que una cosa quieren ver los observadores y hasta sueñan que se dé y otra el común de la gente que vive en los espacios por ellos visitados. Además, el mundo es tan cambiante que demanda cambio de los mismos observadores y sus instrumentos para poder captarlo pertinentemente. Esa es la esencia del acontecer. Y también una cosa es ver un duelo boxístico desde las tribunas o butacas, siendo servido convenientemente y al gusto con solo estirar la mano y otra es estar montado en el cuadrilátero y no de árbitro.

Además, suele suceder que los visitantes, muchas veces invitados especiales, aparte de no sentir los rigores de la vida, pese les lean cifras, si es que llegan a leer las verdaderas, nunca estas dejan huella y menos dolor, como lo que eso afecta, de un lado u otro, a quienes conviven diariamente en esos espacios. Los observadores, siempre lejos, aunque crean estar sentados cerca del escenario, nunca llegan a tener idea exacta cuánto están o estuvieron. Una cosa es el corresponsal de guerra que ve los bombardeos desde la azotea de un hotel o a través de la red televisiva desde un salón del mismo y otra la gente sobre la cual cae la metralla. Ser padre de un niño que requiere urgentemente un servicio médico que no llega porque las vías de acceso están cerradas y si llega allí no hay como socorrerlo, es distinto, diametralmente distinto a un periodista o visitante a quien se le diga que "tenemos salud gratuita y de excelente calidad" y hasta se le lleve a una institución modelo que pudiera ser un caso real pero aislado.

Pero aparte de eso o quizás por eso mismo, es por lo que el analista, periodista auténtico, como el científico no pueden comprometerse con quien quiere que la investigación invariablemente dé un resultado o conduzca a la verdad.

Digo esto porque, pese "la fama", decimos así los cumaneses, o mejor el prestigio como analista del cual goza Bilbao, nos sorprendió cuando habiendo dicho que en varios países latinoamericanos se ha pretendido reformar el capitalismo "desde el mismo capitalismo" y sentenció "esos fueron los casos de los gobiernos de Brasil y la Argentina que se negaban por completo a una definición netamente antiimperialista y anticapitalista". Y luego agrega de manera para uno por demás extraña "Quisieron cabalgar en los dos sentidos, quisieron reformar el capitalismo con un sentido y eso, ya se ha demostrado cabalmente, es imposible".

Para llegar a viejo hay que haber sido joven, eso es inevitable. Para reformar el capitalismo, no hay otra manera de hacerlo que partir de él mismo. Aunque no se trate simplemente de reformarlo sino el ideal, el sueño de los soñadores, sustituirlo ahora. Sería interesante Bilbao explicase esa extraña teoría, según la cual, uno, los venezolanos, para no inmiscuir a otros, que vivimos en capitalismo, si lo que queremos "reformar", la palabra es suya, o mejor hasta cambiar por otro estadio o sistema, podríamos partir de uno que no tenemos, como volvernos al esclavismo o feudalismo o "capitalismo-enfeudado", como si mal no recuerdo habló mi profesor y amigo Federico Britto Figueroa.

Pero podría ser que el periodista que redactó la primera parte de la entrevista, dijo en sus propias palabras lo que posiblemente quiso decir Bilbao y generó una confusión; por aquello de "se quiso reformar el capitalismo desde el capitalismo mismo"; quizás en realidad quiso decir, se pretendió cambiar el capitalismo con fórmulas capitalistas; lo que es un poco aquello del Che Guevara de pretender hacer el socialismo con "las armas melladas del capitalismo".

Concluyo lo anterior por aquello referido a Argentina y Brasil. Eso de querer cabalgar en un doble sentido. Lo que es también para mí una sorpresa, porque hasta este momento, las políticas y el discurso de los gobiernos progresistas, llamémosles así para hacer la cosa más sencilla, nunca me indicaron en forma y contenido que tuviesen carácter socialista. Ni siquiera Evo pone énfasis en eso, pese la carga cultural ancestral que todavía caracteriza a Bolivia. Es como si alguien me dijese que de eso mismo contiene las políticas de Maduro, quien si se recrea en el discurso, sobre todo por lo relativo al salario y los bonos. Es verdad, cambiar el capitalismo con sus fórmulas, como limitar la lucha de clases a lo relativo al salario, no conduce a resolver sustancialmente la contradicción correspondiente ni cambiar la mentalidad capitalista del asalariado. Peor si hasta el Estado interviene y pone fin o freno a esa lucha cuando toma la tarea para sí, ordena los aumentos por decreto y resta la fuerza que eso contiene y paraliza casi toda clase de reclamo. El estado que no es sino un mecanismo, superestructura sujeta a los vaivenes de las fuerzas en pugna, no puede ser la vanguardia de los portadores de la bandera del cambio. Si algo se hace mal aquí, pese el discurso antiimperialista, es haber convertido a las fuerzas que debiendo ser revolucionarias, vanguardias del cambio, como el Psuv y GPP, fósiles burocratizados, sólo destinados a apoyar y a la gente, solamente útil o usada para votar y marchar. Y, esto de hecho, contradice el mensaje antiimperialista y sobre todo socialista, al margen del concepto que de esto se tenga.

Es cierto lo que dice Bilbao en relación con la falta de empuje de los llamados gobiernos progresistas que menciona, entre los cuales incluiría con mucha pertinencia a los uruguayos del Frente amplio, hasta el de Pepe Mujica, que no se sumaron con la fuerza y el empuje necesarios para darle mayor respaldo y contenido de cambio a los intentos de Chávez, sobre todo a aquello con profundo sentido antiimperialista y de unidad verdadera y sólida, por sus raíces y vísceras. No sé si Bilbao exagera su aspiración, pues es un tema a discutir profundamente para aclarar ideas que unos dan por claras pese parecen confusas, cuando habla de haberle dado a aquello sentido anticapitalista y pro socialista. Pero si, repito, era y es posible lo primero. Aunque no abandonaré este asunto sin reclamar una discusión conceptual acerca de lo que estamos entendiendo por socialismo. Porque se percibe que, como acabo de decir a un amigo por teléfono, pareciera que estamos hablando en dos niveles o de dos conceptos de socialismo. Tanto que en Venezuela se escucha un discurso, no es casual, repetitivo, aunque no deja de dar muestras de confuso o falta de convicción de quienes lo pronuncian, según el cual estamos "construyendo el socialismo" o, en el menor de los casos, andamos "en transición" hacia ese estadio. Como que unas políticas progresistas, llenas de buena intención pero hasta mal implementadas, contienen o conforman un programa socialista.

Como muestra de esto último, cuando el periodista alega a Bilbao que en Venezuela también parece haber fracasado el proyecto y señala en prueba de ello las graves dificultades económicas que padecemos, el entrevistado responde: "Eso es cierto, pero no ha sido la transición al socialismo lo que ha producido esos efectos, sino la fuerza contra revolucionaria que se lanzó sobre Venezuela para impedirle desarrollar la propuesta de una potencia anticapitalista". Es decir, para él, al parecer, estamos o hemos estado en transición al socialismo. Aunque debo reconocerle también lo de admitir que entre nosotros las cosas andan muy mal. Tanto que el capitalismo "salvaje" se mutó en fiera

La palabra transición significa el paso de un estado a otro. Es como una mutación, pese las características particulares de cada fenómeno o acontecimiento. Puede ser rápido o lento, según las circunstancias. Pero una transición, para ser admitida como tal debe dar muestras, dejar huellas. En el camino del capitalismo al socialismo, supongo yo, que no soy experto ni voy a caer en la tentación de buscar quien avale lo que digo o vestirme con citas para fingir lo que no soy y hasta quizás enredar más el asunto, oscurecer en lugar de aclarar, deben haber hitos, no voy hablar de mojones para no ensuciar el tema, que permitan al perseguidor de huellas hallar las referencias. Puede que alguien a quien se le ocurra la impertinencia o deseo de perder el tiempo, me señale una serie de cosas como la educación gratuita, los bonos, la salud, el número de pensionados, y eso suele suceder. Con lo que me estaría diciendo que en Venezuela, con algunas diferencias en las cifras, unas más, otras menos, por lo menos desde Medina para acá, nos la hemos pasado en una permanente transición al socialismo.

Por lo anterior, reconozco el esfuerzo de Chávez por crear las bases para fortalecer las luchas antiimperialistas de lo que sobran pruebas, sus sueños por una sociedad distinta, en buena medida expuesta en aquella frase "¡Comuna o nada!, los espacios abiertos en la constitución, las conquistas de la gente trabajadora y humilde, pero dentro del marco de una sociedad capitalista, razón misma por la que ellas siguen allí como derechos, como también el del comer, pero hechos trizas por el sistema que sigue dominando. El capitalismo ha dado pruebas que puede no sólo absorber eso, sino reducirlo a su conveniencia.

Pero es obvio que eso no fue suficiente. No sólo por la responsabilidad que Bilbao asigna a otros gobiernos y hasta pueblos de nuestra América, sino porque tengo la sospecha que lo primero que debemos conciliar, de lo tanto que hay, es el lenguaje. ¿De cuál socialismo hablamos? ¿Son contrarios los conceptos de capitalismo y antiimperialismo? ¿Sólo el socialismo es antiimperialista? ¿Si es así, entonces como asumir las alianzas? Conste que no tengo respuestas a mano. ¡Es mucho camisón pa´ Petra!

Como Bilbao dijo que Venezuela "pudo" ser una potencia anticapitalista, sería bueno responder estas preguntas: ¿Entonces ya no estamos en transición? ¿Qué son las economías chinas, vietnamitas y rusas?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1910 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a262965.htmlCd0NV CAC = Y co = US