Luces de la República

La revolución socialista en Venezuela, América Latina y EE.UU (I de III)

Honor y gloria a Karl Marx, 200 años dedicados a la Revolución Proletaria

En la misma medida en que sea abolida

la explotación de un individuo por otro,

será abolida la explotación

de una nación por otra

(El Manifiesto Comunista, 1848)

¿Están dadas o no las condiciones objetivas y subjetivas para que se realice la revolución sociaista en Venezuela?.¿Se deberá dar primero en América Latina para hacerse posible en la patria de Bolivar?.¿O será necesario, primeramente, que se lleve a cabo en los Estados Unidos donde las condiciones materiales han madurado lo suficiente y posteriormente irradiarse a los pueblos latinoamericanos?.¿Es aplicable la categoría del eslabón más debil construida por Lenin para justicar hacer la revolución en Rusia, Mao en China, Fidel en Cuba y hasta los mismos Sandinistas en Nicaragua? ¿Qué elementos nuevos tiene la teoría de la revolución socialista en la época del capitalismo global?. Las respuestas a estas inmensas interrogantes no pueden darse sino con la ciencia del socialismo; el materialismo dialéctico como herramienta metodológica .

Ya pasaron tres décadas desde el derrumbe de la Unión Sovietica sobre la cual se apoyaban,politicamente hablando,aunque se autocalificaran de no alineados, los paises que lograban librarse del dominio norteamericano. Entre las dos potencias apenas existía espacio para el derecho a ser independiente. La afiliación a alguna potencia, era en cierta medida, garantía geopolitica que permitía poder mantener la segurida del Estado Nación recién creado por alguna revolución o conservar el ya existente como parte inferior de la pirámide del sistema internacional del capitalismo. Eran los tiempos de la guerra fría, o se estaba con el capitalismo norteamericano o con el socialismo sovietico.

Actualmente, la geopolítica sigue siendo la misma. Con la diferencia de que ya no existe un polo que diga representar el socialismo como antagonista del capitalismo. Ahora, priva sólo un mundo dominado por viejos y nuevos imperialismos detras de los cuales las naciones del sur siguen obligadas a alinearse para sobrevivir. La lógica del capital reina en el mundo. ¿Hay lugar para el socialismo en un mundo así?.¿La agudización de los conflictos en América Latína obedece más a la confrontación entre china y EEUU por el control económico de la región?

En este trabajo queremos arriesgar una tesis. Venezuela cuenta con características geohistóricas y condiciones materiales y subjetivas que posibilitan ser el lugar del nacimiento del Estado Comunal Socialista.

Debemos comenzar por precisar el problema. Plantearse la necesidad y la urgencia de transformar el mundo hoy negando la perspectiva de construir el comunismo sería un sinsentido histórico. El sistema capitalista no es posible de ser mejorado sino suplantado por la sociedad comunista. En un lugar todavía vigente del Manifiesto Comunista pero de una tremenda visión predictiva Marx y Engels señalarón: "En sustitución de la antigua sociedad burguesa,con sus clases y sus antagonismos de clase, surgirá una asociación en que el libre desenvolvimiento de cada uno será la condición del libre desenvolvimiento de todos".

En esta línea de pensamiento entendemos por Estado Comunal Socialista el instrumento político de transición del pueblo organizado en distintas instancias del poder popular regulador de toda la institucionalidad de la sociedad, garantía de que las políticas públicas apunten a eliminar la explotación del hombre por el hombre, el trabajo alienante, pobreza y la miseria heredadas durante siglos de dominación por el régimen capitalista burgués. En esencia de lo que se trata no es de sustituir al amo por el esclavo sino de que dejen de existir ámbos y emerja un hombre y una mujer libres y con conciencia de pertenecer a la humanidad.

Por tanto, alcanzar este nivel de plenitud de vida, que debe conducir al mismo tiempo a una restauración de la convivencia armónica y respetuosa de la sociedad con la Pacha Mama, no puede quedar en un mero delirio o un deseo que no empreña. Debemos asumirlo como un tránsito no exento de grandes dificultades, graves conflictos personales, colectivos, sociales, humanos, pues, como ya sabemos, el socialismo no cae del cielo. Aun así, conquistar esa colina será la mayor satisfacción espiritual, socio-histórica, que obtendrán los pueblos, nuestro pueblo.

En aras de ello y a partir de nuestra tesis, señalaremos aquí algunas razones por las cuales consideramos se han perdido las estrellas, el mapa, la brújula y el azimut de la construcción socialista en nuestra Patria:

1. El Plan de la Patria de Hugo Chávez fue tergiversado y el original reposa en un congelador, de donde el pueblo revolucionario ha de liberarlo y echarlo a andar.

2. La insustituible figura del Presidente-Comandante Hugo Chávez y su papel como principal propulsor del socialismo del siglo XXI, quien en su alocución del Golpe de Timón daba cuenta de manera autocrítica que la transición al socialismo se había extraviado, de allí el sermón y las exigencias a sus subalternos para que rectificaran su accionar. Han hecho caso omiso. "Comuna o nada" no es más que una bandera electoral.

3. Las inconsistencias (incoherencias) ideológicas de los "hegemones políticos" del proceso bolivariano, evidenciadas en una retórica discursiva socialista y antiimperialista, con una praxis contradictoria, pues ésta es lo más parecido a un socialreformismo carente de respuesta clasista y popular ante el avance de los factores y clases retrógradas, las imperiales y subalternas, con alianzas a las transnacionales depredadoras, con una estrategia incomprensible: superar el rentismo con más rentismo. Temerosos de las nacionalizaciones, pero creadores compulsivos de zonas económicas especiales. Hoy rompen palitos con una embajada, mañana piden a gritos que los acepten de nuevo.

4. El movimiento obrero venezolano carece de una dirección revolucionaria. El sindicalismo psuvista es un apéndice de la dirección política de la revolución, se limita a la discusión de contratos colectivos. El proletariado carece de autonomía política frente al Estado y al capital.

5. La corrupción y la impunidad son hermanas siamesas, contra las cuales el gobierno bolivariano no ha podido. Más aún si la lucha contra estos males es epilética, meramente coyuntural (electoral) o se usa como la estrategia del "Dakazo" o para execrar a adversarios políticos. En realidad, la lucha contra la corrupción y la impunidad debe ser una política estratégica integral para moralizar la gestión pública y cortar los lazos de ésta con los corruptos privados.

6. La dirección política de la revolución escogió el camino de la cooperación, la cohabitación con el capital, justificándose con una falsa premisa: Hay una burguesía buena y una mala; hay una oposición buena y una mala. Pero ante cualquier crítica llamando a rectificar el rumbo desde el chavismo basta para que tiren a uno al pajón. En esa yunta de la burocracia corrupta y la vieja y nueva burguesía parasitaria se ha desfalcado a la nación.

7. La dispersión y la modorra en la que se encuentra el movimiento popular y revolucionario tributa en favor de la socialdemocracia.

8. La priorización del pago de la deuda externa sobre la inversión social y productiva para enfrentar la guerra económica ha afectado notablemente la capacidad de respuesta financiera frente a la crisis económica.

9. El pueblo organizado no ha comprendido verdaderamente la profundidad y la importancia que tiene que se apropie de las comunas como ejercicio de poder real, de ser y ejercer funciones de gobierno, como expresión de autonomía y de no tutelaje ante el poder constituido, de expresar en este espacio geo-social, político, económico y culural lo que es la vida en el socialismo.

Todo esto puede sintetizarse en la inexistencia de una y a la vez de toda la voluntad política necesaria e imprescindible para enfrentar a la burguesía criolla y transnacional, al capitalismo global, y de asumir el sociallismo como transición a la sociedad de hombres y mujeres libres, solidarios, amorosos, sin explotados ni opresores.

A pesar de ello, todo nuestro pensamiento y accionar, nuestra teoría y praxis, estarán orientados a la defensa de la Patria, a la profunización y radicalización de la Revolución, a la conquista y construcción del Estado Comunal Socialista.

La Revolución Bolivariana ha tenido grandes oportunidades para enrumbarse por el camino socialista y pasarle por encima a la burguesía y a los apátridas. Han sido desaprovechadas. Aun así, el pueblo y los revolucionarios debemos construir nuestra propia posibilidad histórica para dar el salto adelante por la Revolución Cultural Proletaria y por el Socialismo.

Sábado 5 de mayo de 2018

mariategui21@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2202 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta / Francisco Ochoa


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: