Dos aspectos claves

El primero de ello es la equivocada apreciación que tienen algunos dirigentes del gobierno que afirman que si llegase a ganar Henry Falcón desaparecería la política del Estado de atender a los sectores más pobres, con lo que el chavismo retornaría al poder en próximas elecciones, tal como ocurrió en Nicaragua.

-

Quienes afirman eso no conocen la historia política reciente de nuestro país y como los gobiernos de Acción Democrática y Copei desde 1959 hasta 1989 mantuvieron desde el poder la política de utilizar parte de los ingresos provenientes del petróleo para atender las principales necesidades de la población.

-

GOBIERNOS QUE BASARON SU PODER EN LA DISTRIBUCIÓN DE LOS RECURSOS PETROLEROS

-

Así vemos que durante ese período los gobiernos construyeron en el campo educativo una red impresionante de liceos, escuelas primarias y universidades nacionales, democratizando la enseñanza y abriendo el ingreso universitario a centenares de miles de estudiantes, ingreso que hasta la dictadura de Pérez Jiménez estaba restringido a minorías privilegiadas; se construyó una vasta red de centros hospitalarios a lo largo de todo el país, que iba desde medicaturas rurales hasta imponentes hospitales, como el Domingo Luciano y el Pérez Carreño por solo mencionar dos en Caracas; Se construyeron grandes centros de soluciones habitacionales para la población, tanto la de menores recursos como con Caricuao, La Hacienda, El Valle, etc. como para los sectores medios como Juan Pablo Segundo, como podemos apreciar en Caracas; A la par de grandes obras de infraestructura como la Represa del Guri, los puentes sobre el Lago de Maracaibo y sobre el Orinoco, el Poliedro, el Tuy II y el III, el Teresa Carreño, y pare usted de contar.

-

Esta acción de gobierno se reflejaba políticamente en un masivo apoyo electoral, que si bien fue escaso en sus comienzos en la década de los sesenta, llegó a ser de un 80% desde el año 1973. Tal volumen de apoyo pude observarlo personalmente porque tuve la oportunidad de participar en varios procesos electorales.

Tal respaldo casi absoluto de la población duró hasta 1989 cuando esa política fue sustituida por la neoliberal que la eliminó, y se pretendió implantar desde 1989 a 1998 las nuevas tesis imperialistas de dejar en manos privadas la resolución de los problemas de la población, lo cual ocasionó el rápido ascenso y triunfo de Chávez en 1998.

-

No me cabe la menor duda de que en el caso que resultase triunfador Henry Falcón, lo primero que haría sería elevar la producción petrolera y utilizar parte de esos ingresos para resolver las principales necesidades de la población más necesitadas y si eso sucede más nunca volvería el chavismo al poder, dejando de él como recuerdo en el pueblo el tremendo desastre que hoy padecemos.

-

Para mí esa división que enfrenta la oposición no es entre demócratas y pro imperialistas. Ambos grupos representa y defienden los intereses imperiales. Su diferencia está en el concepto dela acción del Estado: paternalista versus neoliberal.

-

Todo lo anterior no constituye un juicio de valor positivo de mi parte sobre ese período de 1959 a 1989 ya que sus carencias fueron muchísimas. Este no es el momento de tratarlas pero he querido resaltar lo equivocado de la tesis sobre la política que seguirá un hipotético gobierno de Falcón y que mencioné al inicio de este artículo.

-

Por lo tanto y para decirlo claramente, es vital para el proceso tanto el ganar estas elecciones, como corregir el monumental desastre que este equipo económico ha causado, volviendo al pensamiento de Chávez y dejar de creer en pajaritos preñados.

-

EL QUID ESTA EN RESOLVER EL PROBLEMA DE LA MEGAINFLACION

-

Y su éxito dependerá del análisis correcto de la situación.

-

Y dentro de ese análisis es fundamental entender el peso que va tomando dentro de la economía las remesas de divisas que envían hacia sus familiares residentes en nuestro país muchos venezolanos que trabajan en el exterior, lo cual ha hecho que producto del diferencial entre el dólar paralelo y el real se esté conformando un importante sector social con estándares de vida muy superiores a los del resto de la población.

-

De hecho, si a ese grupo social le sumamos el sector integrado por aquellos capitalistas, profesionales, comerciantes, etc, que viven de la especulación, podemos observar que existe como una burbuja dentro de la sociedad venezolana, que puede oscilar entre seis u ocho millones de habitantes, integrada por personas para las cuales les resbala la falsa devaluación inducida ni la mega inflación, que tiene su propio ecosistema en donde pueden acceder a casi cualquier bien, y en donde existe una industria y un comercio que vive de atender sus necesidades, muy al contrario de lo que sucede con los sectores medios de menores ingresos y las clases populares, las cuales sienten en toda su intensidad los efectos de esta crisis.

-

Es más, la mega devaluación es un negocio para los que viven de las divisas que reciben. Para explicar esto voy a poner un ejemplo sencillo. Cuando el dólar paralelo estaba a Bs. 200.000 un café constaba Ba. 100 y con 10 dólares se podía comprar 20 tazas. Hoy, a un dólar negro que raya los 800.000 Bs. con esos mismo 10 dólares y con un café a Bs. 200, se pueden adquirir40 tazas, es decir, el doble.

-

En otras palabras, con la creciente mega devaluación las personas que pueden acceder a divisas extranjeras toman cada día mayor control de la economía, del país. Porque no se trata de tazas de café, sino de inmuebles, terrenos, etc.

-

Mientras no se le dé un parao a esta situación, la mega inflación será un negocio y seguirá presente.

-

Y no será con medidas como el nuevo cono monetario, o repartiendo bonos y aumentos de salarios que se podrá resolver, esos son simplemente paliativos. Ni se puede esperar que el actual sector privado que controla la economía y que obedece a las directrices imperiales aumente la producción a los niveles necesarios. Ni con esa fantasía de fábricas controladas por obreros, que podía pensarse en el siglo XVIII, pero hoy, con un desarrollo de las fuerzas productivas tecnificadas y sofisticadas, es impensable aumentar la producción sin colocar como protagonistas a los sectores medios de técnicos y profesionales. Solo el fanatismo y la ignorancia no dejan comprender esto.

-

UN IVA A LA ALTURA

-

Siguiendo con ese orden de ideas es que propuse en mi artículo anterior la actualización del IVA y la creación de un bono a repartir entre los poseedores del carnet de la patria igual al monto recaudado por ese concepto.

-

Es decir, que si hipotéticamente el IVA es de 100% cuando alguien compra un pasaje para su familia en 8.000$, o cuando alguien gasta cinco millones en un almuerzo o veinte millones en una botella de whisky, iguales cantidades van a parar al acumulado del bono.

-

Algunos podrán argumentar que al duplicar los precios por efecto del IVA disminuirá la demanda. Al contrario, se mantendrá, solo que se cambiará su composición ya que el monto recaudado por el IVA se convertirá en demanda. Lo que si puede ocurrir es que al aumentarse la demanda de productos y servicios producto de la redistribución del IVA se pueda producir escasez, y esto hay que preverlo.

-

Lo cierto es que solo se podrán aplicar medidas exitosas si se conoce la realidad. Ese es el meollo del asunto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 318 veces.



Carlos Enrique Dallmeier


Visite el perfil de Carlos Enrique Dallmeier para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Enrique Dallmeier

Carlos Enrique Dallmeier

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a262506.htmlCd0NV CAC = Y co = US