¿Ya sembrastes tus 22 árboles vitales?

Los árboles son llamados los pulmones del planeta; pero su importancia es tal que constituyen el equivalente al cordón umbilical planetario. Nacemos conectados al cordón umbilical de nuestras madres, quienes a través de este conducto, nos suministran alimentos, oxígeno y todo cuanto necesitamos para vivir.

Al momento de nacer, cortan este enlace vital y dejamos de respirar por nuestra madre y comenzamos a respiramos aire atmosférico. Pero no creamos, que nos volvemos independientes; la realidad es que a partir de ese instante, nos conectamos, al igual que esta conectada nuestra madre, con el cordón umbilical planetario.

Comenzamos a respirar, comienza el dolor, comienza la lucha por la vida, en igualdad de condiciones ambientales frente a otros seres compañeros de hábitat. Los árboles al igual que el cordón umbilical nos aportan el oxígeno necesario para vivir, mantienen el equilibrio de gases que hacen posible la vida en el planeta. Árboles en el suelo y algas en el mar, hacen el trabajo vital que genera y mantiene la vida en nuestra pachamama.

Los científicos cada vez están más convencidos, que la extinción en masa de dinosaurios y otros seres se debió a que un gigantesco meteorito impactó el planeta generando una inmensa nube de polvo que impidió la entrada de los rayos del sol, muriendo los arboles y consecuentemente murieron todas las demás especies. Es decir la existencia de la vida en el planeta azul, depende de los árboles.

En todo caso hipótesis o teoría científica, la vida en la tierra está sustentada en masas boscosas y arboles distribuidos en toda la superficie terrestre captando CO2 (Dióxido de Carbono), utilizando agua y energía solar para generar oxigeno atmosférico y biomasa, utilizada por los organismos que se alimentan directamente de las plantas.

Este gráfico representa todos los beneficios, productos o servicios ecológicos que aportan los árboles.

Nosotros los humanos, somos un organismo que nos alimentamos directa e indirectamente de las especies vegetales. Somos omnívoros, comemos vegetales, carne y derivados de animales (leche, miel, embutidos, chicharrones (piel y grasa de cochinos), morcilla y chorizo (sangre y restos cárnicos), huevos y más). Algunos han elevado su conciencia y solo se alimentan de vegetales: son los vegetarianos; otros con mayores niveles de humanismo plantean una nueva relación con la naturaleza sin explotar a los animales, son los veganistas.

Usted se alimenta directamente cuando consume frutas, verduras, hortalizas, raíces, tubérculos como por ejemplo lechuga, brócoli, yuca, maíz, aguacates, naranjas o derivados vegetales industrializados como la harina precocida, la pasta, la carne de soya, cereales y más. Además utilizamos los restos vegetales para envolver alimentos como las hojas de plátanos para hallacas y tamales o las del maíz para las hallaquitas o bollos de masa y así centenares de especies que son consumidas crudas o preparadas.

Ud. se alimenta indirectamente de los vegetales cuando alimentamos al ganado y aves de corral con pasto y/o alimentos concentrados hechos a base de soya, maíz, girasol, algas y otras especies. Quienes comen carne de monte o de animales silvestres, no tiene idea de la variedad de alimentos vegetales que consumen los animales para sobrevivir.

Aquellos que consumen, peces y otros seres del mar, deben conocer que estos se mantienen por el consumo de fitoplancton, zooplancton algas y plantas marinas.

Entonces nuestra vida depende directamente, segundo a segundo de la existencia y funcionamiento de los ecosistemas naturales y concretamente del trabajo ecológico que realizan las especies vegetales. Recuerde su vida, segundo a segundo esta conectada a los arboles aun cuando Ud. desconozca el hecho, lo quiera negar o crea que vive"desconectado" del medio natural porque habita en una urbanización o edificio en una ciudad.

Imagínese que Ud. paso del cordón umbilical de su señora madre al cordón umbilical planetario, de la señora madre tierra, quien cada día lo nutre y alimenta directa o indirectamente.

¿Cuántos árboles utilizamos para vivir?

Varios científicos y ambientalistas han tratado de calcular cuántos árboles se requieren para producir el oxígeno consumido por una persona. Los resultados varían desde un árbol de gran tamaño por persona tipo Samán (Samanea saman) de más de 12 mts de alto, pasando por cifras de 6 a 8 arboles altos, hasta el más confiable 22 arboles de tamaño medio, tipo Cují (Prosopis juliflora), Vera (Bulnesia arbórea), Semeruco (Malpighia glabra) entre otros.

A continuación los cálculos

Según la agencia espacial europea, en promedio un humano de 70 kg, consume 2 kilos de oxígeno puro (O2) por cada 24 horas. Esto representa 730 kg al año.

En internet encontramos cifras como 11,12 kg de oxigeno por día y hasta 400kg al día necesarios para vivir. Para este artículo se utilizó la referencia del portal http://www.forestalmaderero.com de 22 árboles medianos por día.

El aire que respiramos contiene 20% de oxígeno y 80% de otros gases como el nitrógeno. Entonces necesitamos respirar 3650 kg de aire, para obtener ese 20%.

Un árbol de 12 mts de alto, sano, produce en promedio 100kg anuales de oxígeno, según www.forestalmaderero.com. Esto representaría 7,3 árboles de 12 mts.

En nuestras ciudades venezolanas los arboles urbanos más comunes, son de la tercera parte de esta altura, aproximadamente de 3 a 5 mts.

Esto quiere decir que se requieren 21,9 árboles de tamaño medio para producir el oxígeno que utiliza una persona anualmente.

Debemos considerar que además tenemos compañeros de hábitat que consumen oxígeno y que cada año se pierden millones de árboles tanto en zonas urbanas y rurales, como en las zonas naturales, sean por actividades humanas, incendios forestales, o desastres naturales.

Adicionalmente el cambio climático está afectando los patrones de floración, fructificación de algunas especies y está beneficiando a los insectos y otros invertebrados que pueden causar grandes daños a la vegetación si se pierde el equilibrio de sus poblaciones.

Igualmente los procesos industriales, los contaminantes atmosféricos, pueden producir reacciones y disminuir la cantidad de oxígeno puro disponible.Según https://www.muyinteresante.es se estima que un ser humano en reposo aporta 1.100 gramos de CO2 a la atmósfera, equivalente a la emisión de un vehículo al recorrer cinco kilómetros.

CONTRIBUIR A AUMENTAR LA SUPERFICIE DE AREA VERDE POR PERSONA

Si cada uno se compromete a sembrar sus 22 árboles vitales, nos acercaríamos a la meta de la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U.) que recomienda a los países que las ciudades deben tener por lo menos 16 metros cuadrados de áreas verdes por persona; mientras que la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), recomiendo un mínimo de 9 metros cuadrados de áreas verdes por individuo.

Las ciudades industriales o con gran tráfico automotor, deberían tener cantidades mayores en función de descontaminar su atmosfera.

Debemos comprometernos a sembrar nuestros 22 árboles vitales, más los de nuestros hijos menores y los de nuestros adultos mayores o discapacitados que vivan con nosotros que se les imposibilite sembrar sus 22 ejemplares y tratar de aportar algo más para suplir a aquellos que no podrán valerse por sí mismos y mucho menos sembrar sus 22 árboles vitales.

Tal vez no tengamos recursos y condiciones para paliar el hambre o la necesidad de un ser humano, pero al menos les estaríamos aportando un poco de oxígeno, que es gratuito. Pero; debemos hacer grandes esfuerzos colectivos para tener ciudades limpias y aires descontaminados.

LOS ARBOLES NOS PROTEGERÁN DE LA RADIACIÓN SOLAR Y LOS EFECTOS DE LOS RAYOS UV

Por salud se recomienda protegerse de los rayos ultravioleta (UV) limitando la excesiva exposición solar. Nuestras áreas verdes han sido sustituidas por "jardincitos", un poco de grama y Chaguaramos enanos, como es el caso de las ciudades del estado Lara.

A pesar de los elevados montos de las obras públicas y las gigantescas y especulativas ganancias de las contratistas por la supuesta siembra, cada vez son menos los arboles disponibles en las ciudades larenses. Pues el concreto por metro cuadrado es mejor pagado que el metro de área verde.

Dichas áreas y nuestros 22 arboles pudiéramos sembrarlos en alguna calle o avenida buscando crear un corredor vegetal, que a futuro serán un techo o pasillo de sombra, y se conectará con los 22 vitales de otras personas.

DISPONIBILIDAD DE FRUTOS Y SEMILLAS PARA LA FAUNA URBANA

Sembrar árboles de diferentes especies y cuidarlos, asegurará para la fauna urbana, alimentos, refugios, espacios para nidificar y en algunos casos será posible recomponer ecosistemas, siempre y cuando se siembre la vegetación originaria. Proteger las abejas y otros polinizadores será nuestro aporte a la biosfera.

CONSEJOS QUE TE TIENES QUE CONSIDERAR PARA SEMBRAR UN ÁRBOL EN TU CASA

Adaptados de http://www.greenpeace.org http://www.plantarse.org y https://www.ecologistasenaccion.org/

  1. Asesorarse sobre que especie es correcto plantar en su región, siempre es mejor plantar árboles autóctonos porque se adaptarán muy bien y tienen mayores posibilidades de crecer.

  2. Considerar el espacio futuro que ocupará el árbol. Piensa qué tan grande puede llegar a ser el árbol cuando llegue a su etapa madura. Asegúrate de plantarlo en un espacio en el que pueda desarrollarse y, cuando crezca, no choque con cables de luz o represente un riesgo.

  3. El momento ideal para plantar un árbol es durante la estación de lluvias.

  4. Puedes sembrarlo en cualquier época, si te comprometes a garantizarle el riego durante el primer año de vida del ejemplar arbóreo.

  5. Es importante que si ya tiene en su poder el árbol, y esta dentro de una bolsa, lo riegues una noche antes, para que de esta manera continúe compactada la tierra en las raíces.

  6. El tamaño del hoyo, debe ser al doble en ancho y hondo con respecto al árbol. Ejemplo: Si tu árbol se encuentra dentro de una bolsa de 15 centímetros de diámetro por 20 de largo, entonces deberá cavar un hueco de 30 centímetros de ancho por 40 centímetros de profundidad.

  7. Ahora que está listo el hoyo para plantar el árbol, deberá cuidadosamente cortar la bolsa que contiene a su árbol y evitar romper la tierra que contiene a las raíces.

  8. Procede a plantar el árbol y vigila que el cuello de la raíz (zona donde ésta se une al tallo) no quede enterrado sino a ras de suelo. Si colocan tierra mejorada o abono (sugerimos orgánico) se debe poner aproximadamente unos 5-10 centímetros en la base del hoyo antes de plantar el árbol.

  9. Debemos tratar que el árbol quede recto. Podemos colocar un tutor (recomendado en parques y veredas) a fin de proteger el árbol, señalizarlo y ayudarlo a que crezca hacia arriba. Puede colocarse una barrera protectora con estacas atadas con cinta.

  10. Procede a rellenar el hueco con el árbol ubicado en el hoyo. Es necesario que la tierra que servirá para rellenar, este totalmente libre de basura o piedras. Si tiene terrones de tierra deben romperse.

  11. Con el pie o el mango de la pala compacte suevamente la tierra recién colocada y realice una olla alrededor que permita la retención de agua de lluvia o riego.

  12. Recuerda regarlo durante el primer año sobre todo en temporada de sequía, eliminar la maleza que pueda sacarle humedad, protegerlo de las cortadoras de césped y el ataque las hormigas y bachacos.

  13. Si no tienes patio en tu casa aprende las técnicas del bonsái, así tendrás árboles en miniatura con frutos.

  • Si sembraras los árboles o plantas en materos; es mejor utilizar los materos de arcilla. Los de plástico llegará un momento en que se resquebrajarán, y habrá que trasplantar al árbol. Utilizar un caucho también es buena idea.

Escribir un libro, tener un hijo y plantar un árbol son tres cosas que dicen que hay que hacer alguna vez en la vida. ¡Si siembras uno te faltan 21!

OTRAS ESTIMACIONES SOBRE EL NÚMERO DE ÁRBOLES

Para ser los más amplios posibles y generar un sano debate que al final nos active en la noble misión de reforestar, colocamos otras referencias:

  1. En el blog Natura Medio Ambiental, se informa que un "árbol maduro y sano, puede producir suficiente oxígeno para 10 personas al año y absorber 21 kilogramos de dióxido de carbono (CO2; que es un gas de efecto invernadero), equivalente a las emisiones de un automóvil que recorrería 41.842 kilómetros (26.000 millas), de acuerdo con la Fundación para el Día del Árbol".

  2. El Servicio Forestal y la Sociedad Internacional de Arboricultura (U.S. ForestService and International Society of Arboriculturejointpublication) que "la producción neta anual de oxígeno por árbol (descontando el consumido durante la descomposición), produce el oxígeno para 19 personas al año".

  3. El Ministerio del Gobierno Environment Canadá indica que "en promedio, un árbol genera 117 kilogramos de oxígeno anualmente. Dos árboles maduros proveen el oxígeno que usará una familia de cuatro miembros al año".

Por si acaso para esta nota, se utilizó como referencia el cálculo, que estima la mayor cantidad de árboles; es decir, 22 árboles por persona anualmente y en este 2018 sembraré y cuidaré mis 22 árboles vitales y además compartiré la información para ver si ud. se anima también.

 

.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 982 veces.



José Gregorio Infante

Licenciado en Estudios Ambientales. Abogado. Comunicador Social

 ecoinfante@gmail.com      @joseinfante2016

Visite el perfil de José Gregorio Infante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Gregorio Infante

José Gregorio Infante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a257457.htmlCd0NV CAC = Y co = US