Maduro el Grinch venezolano

El presidente Maduro, así como en el cuento de navidad del Dr. Seuss, se ha dado a la tarea de robarles las navidades al pueblo venezolano. El año pasado nos amargo las fiestas al anunciar una medida tan impopular como sacar de circulación el billete de cien bolívares sin tener los nuevos billetes de alta denominación. Saqueos, disturbios y muertes fue lo que nos dejó el 2016, la falta de efectivo aceleró la especulación y la inflación de las fiestas decembrinas del 2016. Grandes colas en los bancos para adquirir algo de dinero y los ciudadanos pagando porcentajes altos para obtener avances de efectivo. Este año ha sucedido algo insólito, que en palabras de personas de la tercera edad nunca habían vivido en el país. Nos vimos sometidos hasta 16 horas sin electricidad 23, 24 y 25 de diciembre, la noche buena totalmente a oscuras. Los pocos alimentos que se encontraban en las neveras se deterioraron haciendo aún peor la situación. Desde el 26 de diciembre comenzaron los racionamientos no programados sin horarios establecidos, es decir, totalmente aleatorios. Además, del problema eléctrico ¿el presidente sabrá que solo el 20 % de La población tiene acceso a los productos regulados y que el CLAP solo cubre un 15 % de la canasta básica, pero solo si es entregado mensualmente? La parodia de Socialismo que pretende imponernos este gobierno es terrible. Presidente Maduro aterrice, la realidad le golpea en su cara y voltea para otro lado. No le pare a los datos que le presentan los aduladores de oficio que tiene alrededor. Esa burda manipulación no concuerda con la realidad. Los productos todos los días aumentan: Azúcar 120 mil, arroz y harina 60 mil, carne 220 mil, pollo 150 mil, puerco a 350 mil y paremos de contar. ¿Presidente Maduro, usted cree que con esos precios se pueda sobrevivir con un sueldo mínimo? Solo en pasajes se gasta más del 50 % del salario de un trabajador. Cómo hacer los tradicionales dulces, las populares hallacas y toda la gama de platos navideños con el alto costo de los productos.

No abuse de las esperanzas de un pueblo que sigue creyendo en la realización del Socialismo. Sincere la economía y no nos siga "cuenteando" con la matraca de la Guerra Económica, 6 años es tiempo suficiente para derrotar esa guerra. El Socialismo se construye en la práctica no en el discurso.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1637 veces.



Johnny Alarcón Puentes

Docente/investigador. Universidad del Zulia. Licenciatura en Antropología.


Visite el perfil de Johnny Alarcón Puentes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía