Samán, Nicmer, Molina y hasta Cabeza e´mango, son ejemplos clásicos del infantilismo de izquierda de los 70 y 80

Los personajes en cuestión no dejan de sorprendernos, cada uno de ellos se cree ungido con poder de disputar la alcaldía de Caracas. Todos critican la candidatura de Farías a la alcaldía del municipio Libertador y a la vez critican el proceder del PSUV en designarla para tal fin. Pero, ¿acaso alguno de ellos puede compararse con ella?

Veamos:

Erika del Valle Farías Peña (Caracas, 30 de octubre de 1972) es una política venezolana, actualmente constituyentista a la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela de 2017.

Se desempeñó como ministra para el Despacho de la Presidencia en tres oportunidades, ministra para la Agricultura Urbana y ministra para las Comunas. Militante e integrante de la Dirección Nacional del PSUV.

Farías es egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Directora Nacional del Frente Francisco de Miranda (Organización Política juvenil venezolana, dedicada al Trabajo social). Fue Ministra del Poder Popular para la Alimentación. Fue Ministra del Poder Popular del Despacho de la Presidencia venezolana durante el mandato del presidente Hugo Chávez.​ Diputada de la Asamblea Nacional por Cojedes 2010. El 16 de diciembre de 2012 - 2015, ganó las elecciones de gobernadores por el Estado Cojedes en Venezuela, con 75.383 votos.​ Fue Ministra del Poder Popular para las Comunas y los Movimientos Sociales 2016. El presidente de Venezuela Nicolás Maduro, anuncia cambiar a Farías del Ministerio del Poder Popular para las Comunas y los Movimientos Sociales al Ministerio del Poder Popular de Agricultura Urbana, el 4 de enero de 2017.

Evidentemente es una general de división dentro de la revolución.

¿Son esos méritos para aspirar a la alcaldía de Caracas o no?

Ahora veamos:

Eduardo Samán:

Ha sido militante de la izquierda venezolana desde joven lo que le llevó a participar en diferentes actividades a favor de las luchas estudiantiles. A partir del año 2002 se ha desempeñado como servidor público ejerciendo funciones como director del Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual (SAPI), donde realizó gestiones por una nueva ley que rija la materia. El proyecto promovía, entre otras cuestiones, considerar las patentes como una concesión y no como un título de propiedad.1​

En marzo de 2006 fue designado director del Servicio Autónomo Nacional de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (SENCAMER). Una de sus primeras gestiones dentro de esta institución fue la excluir a Venezuela de la Organización Internacional de Normalización (ISO), por ser considerado un organismo excluyente que imponía restricciones a las empresas pequeñas, siendo que éstas no podían competir en igualdad de condiciones para adaptar su producción a los estándares internacionales.

En 2008 fue designado Director del Instituto para la Defensa y Educación del Consumidor (INDECU), ese mismo año promovió el cambio de nombre a la institución, pasando a llamarse Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a Bienes y Servicios (INDEPABIS), para ir en concordancia con la nueva Ley para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios.

En marzo de 2009 asume en el Ministerio del Poder Popular para el Comercio, órgano central de las direcciones en las que estuvo a cargo durante muchos años, ese mismo año promovió en el mes de diciembre la primera Arepera Socialista de Venezuela, ubicada en un pasadizo subterráneo de la avenida Bolívar de Caracas, entre Bellas Artes y Parque Central. Esta iniciativa representaba una propuesta donde las personas comerían primero y luego cancelaban lo que podían pagar, fomentando así la creación de conciencia socialista.

El objetivo fundamental durante su gestión dentro de dicho ministerio era establecer un nuevo método de comercio, de características socialistas, para regular los precios y ofrecer una alternativa económica en productos alimenticios, electrodomésticos y de vestimenta, para así combatir y neutralizar la especulación.

A raíz de algunos actos de corrupción cometidos por algunos funcionarios en junio de 2013, fue nombrado por el Presidente Nicolás Maduro como Presidente del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) cargo que ya había ocupado entre 2008 y 2010.

Evidentemente es un funcionario con asignaciones secundarias, un burócrata, un capitán pero sin la ascendencia de dirección como si lo tuvo Erika Farías en el "Frente Francisco de Miranda" cuando capitaneaba esa importante dirección popular.

¿Son estos méritos superiores a los de Erika Farías?​

Los Méritos de Nicmer Evans, Manuel Isidro Molina y Cabeza e´mango ni siquiera se acercan a Samán, mucho menos a Farías. Si de cualidades y Méritos se refiere, estos últimos deberían renunciar a sus aspiraciones. Ahora si a esta balanza agregamos "experiencia", Erika Farías les lleva una ventaja descomunal, ya que fue gobernadora de un estado. Pero la pregunta que me hago es la siguiente:

Erika Farías tiene enormes credenciales para aspirar justamente la posición que le ha designado la revolución, ¿Por qué los otros aspirantes, que se llaman chavistas y revolucionarios, salvando la metamorfosis de Evans de quien no sabemos en qué lado del espectro ideológico se coloca ahora, quieren disputarle la aspiración a Farías?

Evidentemente Erika Farías le sobra mérito y experiencia, la pregunta es:

¿Renunciaran y apoyaran a Erika si las encuestas no les favorecen aunque sea por pocos puntos? Deberían tomar en cuenta que la maquinaria del PSUV es garantía de triunfo.

No lo creo;

El infantilismo que sufrió la izquierda en aquellos años perdidos es la réplica de lo que sucede aquí. ¿Saben ellos que lo que proponen es el divisionismo?

¿Será que el anti madurismo que sufren no los deja pensar claramente?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3804 veces.



Joel Romero


Visite el perfil de Joel Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: