Cuando escucho "soy un soldado de la revolución" lo que me queda es reír o el caso Ameliach / Lacava

Esto de soldado de la revolución como que es la palabra del obediente para no discutir, esta frasecita, Frase cansona, aburrida y de poco calado a la hora de discutir, parecen palabras de algún militar argentino o chileno en los años de Videla o Pinochet son obedientes, no críticos, no racionales y además asumen la obediencia debida para disculpar cualquier exceso, tramoya, camonina, trampa. Veamos la obediencia debida y las cosas que ocurrieron en Barlovento por estos obedientes al mando: http://prodavinci.com/2016/11/28/actualidad/que-paso-en-barlovento-la-masacre-las-victimas-las-reacciones-monitorprodavinci/ Ya no necesitamos soldados, ahora requerimos a un Makarenko que cree, eduque, enseñe, recupere la confianza y las posibilidades creativas de un pueblo. Requerimos a un Simón Rodríguez que vaya buscando en los hijos de la nación sus valores, sus capacidades, su amor al prójimo, su capacidad de crear y hacer.

Lo cierto es que en Carabobo después de esa dramática, patética, terrible, perversa experiencia de tener un militar en el gobierno y hablo de Ameliach nos damos cuenta que este quizás sirvió para algo poco menos que nada o quizás si sirvió para darle órdenes como la de SOL DE CARABOBO a un equipo de gobierno que lo acompaño en la inercia y en la inacción a la hora de resolver los problemas del Estado Carabobo.

Ahora se le da la oportunidad, si el pueblo, los electores le dan una oportunidad no al PSUV y si a un tipo que se salía del saco de la obediencia, que era hábil y no acartonado, que le gusta el futbol y no anda pidiendo el pláceme de los cosiateros de ayer y hoy para caer simpático, es que Ameliach siempre deseo ser parte de esa núcleo de átomos llamada VALENCIANIDAD, a la cual nunca perteneció, ni pertenecerá y que aunque se sienta historiador, quizás llegue a la crónica del día siguiente.

Acompañar a Lacava en estos días de angustia, proponer actividades, llamarlo a que de soluciones y apoyarlo con trabajo, ideas y esfuerzos a la solución, tendrá que tener mucho talento a la hora de enfrentar el caos dejado por Ameliach y su "gestión" que solo fue indigestión y pudo haber llegado a intoxicación de haber sido el candidato uno del circulo cuadrado, LLAMESE Miguel Flores o Saúl Ortega, ninguno de los dos se le conoce o yo desconozco algo interesante que hubieran hecho por Carabobo.

Ameliach tendrá que fortalecer su equipo, templarlo y defenderse de las embestidas de un partido que no lo quiere por no rodar como esa organización rueda en el lodo de lo innoble. Tendrá que sumar y no restar, apoyarse en sus electores, llamar a reuniones periódicas y convocar actos permanentes donde se transparente su esfuerzo y su trabajo. Una medida inteligente es la de llamar a Jesús Santander a estar en su primer círculo, es un tipo talentoso y aunque no es mi amigo, no puedo negar que es leal con quienes lo acompañan. Trabajo con el tristemente célebre Edgardo Parra y defendió su gestión hasta el final a pesar de los ataques a todo un pueblo. Es leal pero no señala fallas, es leal e inteligente aunque no talentoso. Aunque en esto de comenzar a andar requerirá Lacava en su equipo más leales que críticos o consejeros.

Busque un equipo de creativos, no de propagandistas, ni de gente quemada, rodéese de los mejores aunque no le gusten al tenebroso Ameliach, yo desde estos espacios de hormigón voy viéndolo como un tipo valiente y atrevido. Pero ahora le toca resolver. Tendrá que atacar la metástasis social, política, administrativa que le dejaron de herencia, tendrá que gobernar para todos y todas los que habitan el Estado Carabobo, pida cuentas, síntesis informativa, trabajo en la zona sur de Valencia, construcción de espacios agrícolas, creación de corredores seguros dentro del Estado, mejoramiento de carreteras y meta en cintura a algunos Alcaldes o llámelos a concertar con todos los alcaldes del Estado Carabobo un plan de gobierno inclusivo.

Gobierne y mire con atención el paso de Ameliach y Parra por los lugares que tuvieron que gobernar, nada que envidiar, nada que imitar y si un ejemplo a seguir, un giro de 180 grados a lo que hicieron estos "aunque no hicieron nada" a gobernar para todo el pueblo y es que aunque no todo en el bosque del PSUV es bueno, no todo fuera del PSUV es malo. La República debe estar por encima de esos accidentes del camino. A trabajar y a crear soluciones. Lo demás es silencio.

P.D. No quiero, no puedo, no debo, no tengo, no deseo trabajar en el gobierno...

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2403 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yuri Valecillo

Yuri Valecillo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a254143.htmlCd0NV CAC = Y co = US