Lacava en Burro

Las redes estallaron, los escuálidos se ruborizaron al ver al candidato a la Gobernación de Carabobo Rafael Lacava llegar a un canal de televisión privado, montado en un animalito que muchos ignorantes lo denigran como bruto, incluyendo personas que en su vida han trabajado, catalogando el hecho como poco serio.

El asno o caballo africano (Equus africanus asinus), es un ser vivo que gracias a él la civilización se desarrolló vertiginosamente en el continente euroasiático, en sus lomos se cargaron (y se cargan aun) mercaderías, se forjaron imperios y trasladaron ejércitos enteros, tres continentes (Asia, Europa y África), dejaron de ser aldeas, clanes de recolectores y cazadores para convertirse en cuna de civilizaciones como China, Nubia, Egipto, Persia, Roma, entre otras.

Si hubiese habido burros en Latinoamérica -no las bestias enzapatadas que salen en Globovisión picándole torta a los que torturaron a sus padres-, muy probablemente los malandros de Cortez y Pizarro hubiesen sido aniquilados por Aztecas e Incas, hubiesen construido mil Machu Picchu, Tenochtitlan hubiese eclipsado incluso a Shangai en la actualidad. La falta de animales de doma en el continente americano, salvo los camélidos que contaron los Incas, aunado al no descubrimiento del hierro que lo tenían por toneladas en sus pies, hizo que las civilizaciones prehispánicas, fueran fácilmente colonizadas por un atajo de asesinos que no sabían leer ni escribir.

El burro es el símbolo del Partido Demócrata de los Estados Unidos de América desde 1837, día en que algunos escuálidos de la época cuando había terminado su mandato Andrew Jackson hicieron una caricatura de mal gusto para el Pueblo trabajador incansable norteamericano, lo que hizo indignar a todos, mal poniendo al borrico como siempre, hablando por hablar, hablando paja.

Así, Jesucristo llegó en burro a Jerusalén y le abrieron las puertas romanas, saduceos y fariseos, los pendejos de Globovisión no quisieron dejar entrar a la Lacava con su nueva flota. Sancho Panza acompañó fielmente al Quijote en su Rucio, George Orwell en Rebelión en la Granja, pone al burro Benjamín como un intelectual, en contraposición al oportunista cerdo de Napoleón, Juan Ramón Jiménez nos deleitó con Platero; en fin, el burro es un animal fiel, dócil, útil, longevo, muy bueno con los niños, excelente mascota y acompañante, la terquedad que le han endosado los humanos, por su carácter cauteloso, se explica porque tienen más tiempo en la tierra que los 2 millones de años que tenemos los seres humanos, por ende sus pasos son firmes, seguros y reacios a cambios intempestivos y caprichosos de sus testarudos amos.

Así, la agricultura la han desarrollado como animal de arado y como animal de carga, incluso en nuestros campos es indispensable por cuanto existen terrenos montañosos donde los tractores, motos y demás artilugios modernos, no se pueden comparar a la capacidad equina y su paso seguro, por ende nos hace falta los burros para desarrollar el País, señorito pica torta de esbirros.

Por último, quisiera compartir la historia de mi Tío Ramón Alejos, a él lo desahuciaron al nacer por tener una enfermedad incurable para la época y para la pobreza que adecos y copeyanos sometieron al Pueblo; de hecho cuentan que hasta una urna le compraron para el desenlace casi ineludible que le tocaba, cuando un curandero de la zona, convidó a mi abuelo a que se lo diera en vista que lo iba amamantar con leche de burra negra, lo cierto de todo, es que mi tío el 14 de noviembre de 2017 cumplirá 50 años en vista de los anticuerpos de equino con que cuenta, por ello antes de hablar mal de los que andan montados en burro señorito pica torta, mírese en un espejo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1615 veces.



Jesús Millán


Visite el perfil de Jesús Millán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Millán

Jesús Millán

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a253559.htmlCd0NV CAC = , co = US