Un chavista sin escoltas enfrenta a marcha opositora

Cansado de ver dividida a mi patria bañada en sangre y partida en dos pedazos por culpa de la violencia política, decidí meterme en una marcha opositora y probar la sensación de vivir en una Venezuela libre de odio.

Apenas llegando al evento me recibió una abuelita opositora que me dijo: "Jesús Silva" eres tú y de inmediato empezó a regañarme. Del extraño episodio quedó la evidencia captada por mi nervioso camarógrafo.

Ver video: Un chavista sin escoltas enfrenta a marcha opositora https://youtu.be/ycUMSwHfNuc

Poco antes había hablado con algunos amigos sobre mi aventura de desafiar el peligro paa fomentar la paz y me dijeron: "estás loco, no lo hagas, te van a reconocer y te van a matar".

Les repliqué: "Voy en son de paz y a dar testimonio de que es posible todavía salvar a Venezuela de una guerra civil." Volveré sano y salvo.

Entonces estaba yo en la sede de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (DEM), esa que fue quemada totalmente por manifestantes violentos. Eran miles los que se encontraban protestando contra el gobierno ese día, vi varios encapuchados que llevaban bombas molotov y morteros. Eramos solamente mi camarógrafo y yo, nadie más.

Atravesé una barricada a pie. Y un "guarimbero" me reclamó. No le hice caso. De repente eran diez caminando hacia mi y uno dijo: "mira ese es el maldito abogado chavista de la televisión".

En ese instante le dije a mi camarógrafo: "graba, graba, que ahí vienen los tipos".

El camarógrafo me contestó: "No pana, no voy a grabar nada, vámonos que ya te reconocieron y nos van a quemar".

Le dije: "Me quedo. Voy a hablar con ellos".

Entonces llegaron los "guarimberos" hasta mi y en realidad lo primero que me sorprendió fue lo hediondo que eran (sin ánimo de ofender olían entre gasolina y piedra). Supuse que tenían muchas horas o tal vez días guarimbeando sin descanso.

"¿Qué haces aquí abogado, andas armado?"me dijo un uno gordo encapuchado con una franela de Voluntad Popular que parecía ser el líder del grupo.

"No vale, no traigo arma, yo vine fue a un diálogo con ustedes. Los quiero entrevistar. Pero asustaron a mi camarógrafo". Respondí.

Pasaron dos o tres minutos, hablaban entre ellos, varios a la vez como discutiendo. Perdí noción del tiempo.

Hasta que: "jejeje". Reaccionó uno de ellos y se me acercó. "Mire profe, soy Camilo, usted me dio clase de Seguridad Alimentaria en la Central y fue pana conmigo, aun sabiendo que yo era opositor. Hablé con los muchachos. Mejor váyase porque aquí corre peligro". Concluyó.

"Ok me voy pero volveré porque queda pendiente la entrevista con ustedes. Gracias alumno. Cuídate". Fueron esas mis palabras de despedida. Poco después supe que el SEBIN buscaba a Camilo por su presunta participación en las "guarimbas".

Mi camarógrafo renunció. Aunque es opositor, dijo que se negaba a ir conmigo "marchas pacíficas y democráticas" porque lo podían confundir con un chavista y quemarlo.

Todo lo ocurrido parece surreal. Sólo me queda como reflexión de lo vivido que amo a Venezuela y deseo lo mejor para mi pueblo, sobre todo la juventud, tanto opositores como chavistas. No me importa recibir insultos y calumnias diariamente por el simple hecho de expresar mi ideología en televisión y prensa. El odio que recibo, lo contesto con amor. Bendigo a quienes me maldicen. Y ruego a las directivas políticas de ambos lados que lleguen cuanto antes a un acuerdo de paz para frenar la confrontación que hoy enluta a tantas familias venezolanas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5808 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: