Discursos desempolvados contra la dictadura de Maduro

En pleno velorio de una señora muy querida y respetada (una vecina ejemplar), un compañero de trabajo, y ex decano de la Universidad de Oriente, se esmeraba en darme una "explicación" acerca de las similitudes existentes en cierta narrativa de Isabel Allende en una de sus novelas, en la cual describe "las colas de la gente para comprar comida, la escasez de productos, etc.", y la realidad venezolana. Me presentaba aquello como un descubrimiento propio: "¿Poeta, usted ha leído a Isabel Allende, la hija del Presidente Salvador Allende…?". Por supuesto la he leído, y en honor a la verdad, su narrativa no me gusta. Aproveché entonces para decirle que esa explicación "tan sesuda" que acababa de proporcionarme para "demostrarme" que era un hombre culto, tenía días circulando por las redes sociales, como circula todo tipo de bobada, toda manipulación mediática, todo instrumento de engaño, toda maquinaria imperial made in la CIA para cambiar conciencias, crear confusiones, tumbar gobiernos, oprimir economías emergentes y mandar a la basura proyectos políticos no alineados con el establisment gringo.

Esta primera semana de julio de 2017 han arreciado los mensajes de WhatsApp para descalificar la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente. Lo sorprendente es que una mayoría de mensajes provienen de trabajadores de PDVSA. Gente joven que ingresó a trabajar en la industria petrolera gracias a la revolución chavista, que los recogió de las plazas públicas y de los parques y estadios donde se la pasaban matando el tiempo, sin estudios formales y sin conocimientos técnicos de ningún tipo, amén de jugar pul, remates de caballos y cartas de ajiley y truco.

Después que tienen 8, 9, 10 años laborando en PDVSA forman parte de la artillería mediática opositora, y le hacen el juego a la oposición con absoluto descaro. En ese orden de ideas, el Presidente Nicolás Maduro, dio la orden directa y sin tapujos, de que TODO TRABAJADOR DE PDVSA, Y ESPECIALMENTE LOS DE LA FAJA PETROLÍFERA DEL ORINOCO, DEBEN VOTAR EL 30 DE JULIO, o se atienen a las consecuencias. No puede ser que a quien te da de comer le muestre los dientes y le muerdas. Esa falta de lealtad es imperdonable, inaceptable.

De parte de estos trabajadores recibo un mensaje destinado a difundir que la "dictadura de Maduro" está acabando con el país, aunque esa misma "dictadura" permite que la oposición queme seres humanos vivos, sin ser detenidos ni castigados por eso, que quemen decenas de autobuses del transporte público, que quemen bancos y centros de salud, que saqueen negocios, destruyan e incineren transportes de PDVSA, etcétera; tratando de convencerme de ello con estas perlitas: "Como dijo Margaret Thatcher: El socialismo dura hasta que se les acaba el dinero… de los otros". "O como dijo Churchill: El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de los ignorantes, el evangelio de la envidia y su virtud es el reparto igualitario de la miseria" A esto añade: "Por favor difundirlo".

Ese descaro no tiene nombre: trabajadores de PDVSA, que chupan de la teta de PDVSA para mantener a sus hijos, y que reciben todos los beneficios de ese "socialismo" al que despotrican con sendas citas textuales, para demostrar que son "cultos", como aquel ex decano adeco, haciéndole el trabajo sucio, bajo cuerdas, a la oposición, "difundiendo" lo que creen ellos que les va solucionar su futuro. De igual modo, circulan mensajes que desempolvan los criterios sobre las dictaduras emitidas en ciertos momentos de la historia, y ante ciertos hechos concretos, por figuras famosas, pensadores, poetas, escritores, filósofos, historiadores, estadistas, en fin; pero de ahí a pegárselo por el lomo al Presidente Nicolás Maduro, hay un gran trecho. Da lástima ver que esa juventud mama de la teta discursiva y el veneno mediático de la Lilian Tintori, cuyo rostro es del odio extremo y el peor resentimiento humano. Si no ha caído de rodilla producto de una ACV o un infarto es tal vez por su juventud, pero toda esa energía negativa recorriéndole las venas no la va a llevar a una vejez feliz. Quizás ahora con su esposo Leopoldo en su alcoba, la señora Tintori se tranquilice un poco y se relaje, por el bien de su salud. Incluso, de su salud política.

Estos discursos desempolvados para "explicar" y "demostrar" conceptualmente la dictadura de Maduro apelan a frases del Libertador Simón Bolívar sacadas con pinzas, o de Los Tres Reyes Magos, o de Harry Potter, o de Plinio, Homero, Anacreonte, Aristóteles, Juan Pablo II, Gandhi, Cantinflas, El Chavo del Ocho, Sócrates, El Conde del Guácharo, Platón, Sócrates, Joselo, Radio Rochela, Zenón, Gulliver, La Caperucita Roja, y pare usted de contar.

Si estos personajes tan "cultos" quieren de veras leer narrativa sobre dictaduras ciertas, que empiecen a leer al novelista Haroldo Conti, a Francisco Ayala ("Muertes de perro" y "El fondo del vaso"), Augusto Roa Bastos ("Yo el supremo"), Juan Montalvo (su visión contra los tiranos ecuatorianos Gabriel García Moreno e Ignacio Veintemilla), Esteban Echeverría ("El matadero"), José Mármol ("Amalia", sobre la dictadura de Rosase en Argentina), Domingo Faustino Sarmiento ("Facundo"), Joseph Conrad (" Nostromo"), Francis de Miomandre ("Le dictateur"), Ramón María del Valle-Inclán ("Tirano Banderas"), Tulio Manuel Cestero ("La sangre"), Miguel Ángel Asturias ("El Señor Presidente"), Demetrio Aguilera Malta ("Canal Zone"), Alejo Carpentier ("El reino de este mundo"), Mariano Azuela ("Los de abajo"), Martín Luis Guzmán ("El águila y la serpiente" y "La sombra del caudillo"), Abel Posse ("Los perros del paraíso"), Ciro Alegría ("Los perros hambrientos"), Rómulo Gallegos ("El forastero"), Manuel Vázquez Montalbán ("Autobiografía del general Franco"), Francisco Umbral ("Leyenda del César visionario"), entre otros autores. De esa forma pasan el tiempo distraídos en la lectura y pueden apuntar mejor su ojo avizor para mirar la realidad venezolana con una visión menos contaminada y manipulada, aportando al alma intereses útiles a la conciencia. Es lo menos que se puede hacer dentro de esta lluvia cósmica de disparates y locuras colectivas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1105 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a249026.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO