Propuestas para la Constituyente

La Cuestión Agrícola y alimentaria

En el momento coyuntural que se presenta en nuestro país, con la legítima convocatoria a una Constituyente, se hace propicio revisar a fondo los articulados referidos al tema agrícola. Voy a referirme a antecedentes de la actividad agrícola como construcción humana. La agricultura es un invento humano de pueblos que se establecieron y permanecieron como colectivos sedentarizados. De hecho se domesticó animales y plantas silvestres – o salvajes – hasta su plena adaptación a los humanos y su entorno social y ambiental creado a conveniencia. Esto permitió fundar una actividad que ha sostenido a buena parte de la humanidad en todo su tránsito civilizatorio hasta el presente. Civilizaciones quienes lograron altos desarrollos de la actividad agrícola, lograron también hegemonía sobre otros pueblos, por una lógica fundamental; la producción programada y controlada de alimentos. Este lento proceso logró avances progresivos hasta nuestros días, consolidándose una actividad, donde prevalece la total hegemonía de naciones sobre otras, con un control monopólico total en lo que a producción de alimentos se refiere. Para este modesto análisis, hay que hacer referencia a un hecho que permitió la consolidación del control de la actividad agrícola de unas naciones sobre otras en el rol de producir alimentos y otros pagan sus alimentos, esto lo hace posible una imposición; la división internacional del trabajo como factor inherente al modo de producción capitalista. Sin embargo existen pueblos que no necesitaron nunca recurrir al desarrollo de una actividad agrícola. Simplemente no necesitaron recurrir a la labranza de la tierra, producir semillas, ni recurrir a ninguna práctica o actividad que les permitiera obtener alimentos como actividad programada. En esto tengo la impresión, que la bondadosa naturaleza; la abundante biodiversidad y el intercambio entre los pueblos en momentos de paz y convivencia permitió estos logros también exitosos de la humanidad. Pueblos sin agricultura, me parece increíble, que naciones como el ejemplo que tenemos en la planicie Deltaica-orinoquense; el Pueblo Warao, sea el más significativo y claro en nuestro entorno luego de transcurrido más de siete milenios (repito 7.500 años antes del presente), hasta nuestros días. Los Warao conocieron la agricultura a partir de la llegada de la Misión Franciscano-Capuchina en los años 20 del siglo próximo pasado por autoridad de Juan Vicente Gómez y otros hechos aleatorios que se presentaron; es decir la agricultura como tal en los Warao, aún no cumple los cien años. Hermoso ejemplo de humanidad, integrada armoniosamente a su entorno social y ambiental.

aquilesjap@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 677 veces.



Aquiles J. Amares P.

Dr.. Docente universitario

 aquilesjap@gmail.com

Visite el perfil de Aquiles J. Amares P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aquiles J. Amares P.

Aquiles J. Amares P.

Más artículos de este autor


Notas relacionadas