¡Rodríguez Torres en la mira!

No me he equivocado, pero hay que estar alerta de las personas que ayer fueron gobierno y hoy andan sin capucha guarimbeando y conspirando internacionalmente.

Ciertamente se nos hace difícil comprar y accesar a los alimentos como antes como de encontrar medicinas o comprar cosas que por derecho todos tenemos, pero de ahí ponerse del lado de la oligarquía para tumbar no sólo un gobierno sino una revolución es el colmo. Es peor el remedio que la enfermedad.

Yo admiraba al General Rodríguez Torres cuando ocupó su cargo en el gobierno; lo escuchaba con mucha atención cuando iba develando las mafias opositoras.

Después no supe más de él ya que nadie es perpetuo en un cargo público. Pero cuando comienzo a leer después sus declaraciones cuestionadoras contra el Gobierno quedé con los ojos claros y sin luz.

Como yo no ando faranduleando en la política y sacando trapitos sucios al sol, no me puse a investigar dónde andaba el General Torres. Sé que una cosa es ver y escuchar por los Medios a ministros y funcionarios públicos del Estado y otra ciertas realidades, pero uno da fe que están de lleno sirviendo a la Patria, revolucionarios de pura cepa; que unos salen o pasan a nuevas labores como suele decir el Presidente Maduro, aunque cuando uno logra entererarse de que éste o tal salió por ineficiente o corrupto, pega un dolor en el corazón; eso que llaman traición.

A veces creo que el problema en nuestra política dentro y fuera del gobierno es la ETICA, esa gran debilidad por el Poder y el Tener. Eso va desde un militar cualquiera hasta un funcionario de alto rango; no es un problema de ser o no revolucionario, sino una actitud desviada de la vida donde creemos que la vía más fácil para hacerme rico es optar por la política.

Así se ha pervertido todo; la codicia y la avaricia, que ciega tanto de pasar a la historia como un ladrón o un traidor que de un ser de bien que sea ejemplo a las nuevas generaciones.

No voy aquí hacerme eco en detalles de lo que hizo o no Rodríguez Torres, las pruebas las veré en la medida que todo vaya saliendo a la luz donde muchos también pongan las barbas en remojo que creen que el gran negocio es llegar al gobierno y cuando el cochinito bancario esté repleto reventarlo como así reventar al Estado.

No digo con esto que ahora todo exfuncionario de la revolución anden metidos en cosas como se le señala al general, pero hay que entender que no podemos seguir con los mismos viciados principios de la generación adeco copeyana en nombre de la revolución.

Para mí un auténtico revolucionario es el que no busca nada de beneficio propio sino que se da a otros para que lo tengan todo; y ese todo es la felicidad.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2947 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a248179.htmlCd0NV CAC = Y co = US