Nicolás: Golpe de Timón, pero ya

La Venezuela actual dista mucho de ser escéptico con respecto a al proceso revolucionario y las ideas establecidas de su transición del Socialista Bolivariano, pues estas siguen encontrando acomodo del partido y del propio gobierno en toda forma de sectarismo ideológico y burocracia corrupta en su gestión institucional .

Por otra parte se presenta el problema de saber qué se entiende por ‘crítica’. El ciudadano corriente,en la crisis actual, la está ejercitando cada vez más en la forma de queja: lamentos, denuncias, insultos y hasta de imprecaciones que se acumula por guerra económica del bachaqueo corporativo de garganta de puerto agravando la situación de los alimentos a los ojos del las autoridades militares, cómplice de la entrega y el despacho.

Este tipo de respuesta, que es muy compresible y justificada no lo es en el caso de las personas cultas e intelectuales y con una cierta "comprensión" de las cosas. El político, el periodista y el profesor universitario deben estar a la altura de su posición y de su responsabilidad, lo cual significa ofrecer soluciones creíbles al hombre de la calle frente a los problemas sociales que le agobian hoy y se confunde entre sus propias contradicciones. Creo además, que el concepto de ‘crítica’ merece una mayor elucidación, tanto de su significado como de sus implicaciones, que en absoluto no están claras para todo en el sector de la clase media pequeña burguesa.

La realización del deber no sólo puede ser simplemente verdadera o falsa, sino también buena o mala, hermosa o fea, justa o injusta, acertada o desacertada; por lo tanto, cuando lo que sucede está condicionado por la libertad debe buscar soberanía e identidad Latinoamericana. En la libertad del hombre que actúa y planifica se decide si lo que hace es más o menos bueno, justo, acertado, y, por tanto, esto en principio está sometido a crítica.

La crítica no afecta a las cosas por sí mismas, sino solamente en cuanto éstas se piensan como dependientes de la acción humana; lo cual, significa que el fundamento de su mutabilidad está en la voluntad libre del hombre.

El presidente Nicolás Maduro trabaja junto al pueblo venezolano para darle continuidad a la revolución, sin olvidar el legado del Comandante Eterno, por ello también plantea la necesidad de la crítica y la autocrítica dentro de la Revolución Bolivariana. "La crítica y la autocrítica es un método para hacer revolución, para consolidar fuerzas, para consolidar bases, para consolidar valores, para perfeccionar el camino".

El modelo político y económico de la nación, donde el Poder Popular debe ser protagonista en la toma y ejecución del poder, los lineamiento del plan de la patria, congreso del partido socialista y de la patria como linea de acción no contrasta con la política pública de algunos dirigente tanto del partido como de gobernadores, alcalde, ministro y presidente de institutos autónomos.

El pueblo pide a grito rectificación y decisiones concreta al gobierno Revolucionario de Maduro que cambien la actual crisis, pues, no ve en la oposición apátrida M.U.D. salida alguna a superar la coyuntura actual que derivan en guarimba y entrega del País al Imperio EEUU, y a sus Transnacionales Burguesas. El espíritu de Golpe de Timón tiene plena vigencia, asumamos el llamado a la Unidad, Lucha, Batalla y Victoria para los que nos alertó El Comandante Chávez.

pajaro.revolucion@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1085 veces.



Antonio J. Rodriguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio J. Rodríguez L.

Antonio J. Rodríguez L.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a244795.htmlCd0NV CAC = Y co = US