19 de Abril: ¿Confrontación final?

Inexorablemente avanzamos hacia tiempos de definiciones donde la paz, la solidaridad y el trabajo mancomunado deben ser las verdaderas premisas para trabajar en la consolidación del Proyecto Nacional. Cualquier otro argumento fuera del marco de esas premisas, es la guerra, la confrontación, la guarimba, el caos y la muerte; que finalmente proyectarían un escenario para la confrontación final que según la derecha venezolana se daría este 19 de abril, es decir pasado mañana. Así pues, a prepararse porque "en guerra avisada no muere soldado", ni revolucionario tampoco, agregaría yo.

Aunque conocemos y sabemos de la naturaleza violenta, terrorista y criminal de la oposición venezolana, la sangre no llegará al rio y lo del título de este articulo de hoy solo es una provocación de mi parte para ver quiénes quieren la guerra y quienes la paz. Porque si algo está claro en los actuales momentos es que la inmensa mayoría de los venezolanos quiere vivir en santa paz. También lo quiere el gobierno revolucionario de Nicolás Maduro, que hasta en las peores situaciones ha llamado siempre para que todos juntos construyamos la paz. Ese llamado ha sido reiterativo y cada día se afinca en esa filosofía de mantener el diálogo para avanzar en un gran acuerdo nacional de paz.

Los que no quieren la paz son los grupos opositores, agrupados en la nefasta y terrible derecha, representados todos en esos terroristas que atacan sin piedad y destruyen todo lo que está a su alcance, incluyendo universidades, edificaciones públicas, vehículos de instituciones del Estado y pare usted de contar. Precisamente, esos grupos violentos, aupados por unos líderes cobardes de la oposición, son los que hablan de paz y de democracia. Y el cinismo se desborda a través de los medios de comunicación nacional e internacional, cuando terminan justificando las acciones terroristas aupados por esos podridos partidos de la derecha y culpando a Nicolás Maduro. Pero la comparsa no termina allí, porque a ella se terminan uniendo gobiernos sumidos y serviles como el de Colombia, Perú, Chile, Uruguay, Brasil y Argentina, donde la democracia son mamarrachadas.

Recordemos que el chavismo no es una fuerza utópica y sumida en el idealismo, sino que también somos una fuerza combatiente, dispuesta a dar la pelea por defender el proyecto revolucionario. Precisamente, cuando uno observa el actuar violento y sanguinario de la oposición, donde se manipula la verdad y se miente descaradamente, uno termina preparándose para todo, incluso para la confrontación final si es necesario. En silencio, somos millones de venezolanas y venezolanos que saldríamos a dar el combate para defender los ideales de esta patria. Así que nada de sentir miedo, nada de dejarnos amedrantar por esas voces agoreras y siniestras de la oposición que andan por allí sembrando la muerte y el terror y ante cualquier alteración enfréntemelos con las armas de la razón y la verdad.

Ya terminó la Semana Santa, pero por allí la oposición dejó las huellas del terror, su marca ya registrada en cada acto vandálico y de saqueo que propician. En algunas iglesias quisieron imponer el discurso malvado y de odio, pero se olvidan que Dios es amor, es paz y es revolución. Dios es revolucionario, estoy convencido de esa verdad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1060 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a244329.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO