#8M Día Internacional de la Mujer

¿Pasar la página u organizarse? Mi apoyo irrestricto a las putas y a todas las mujeres trabajadoras

 

Metallica – Turn The Page (Pasar la Página)

Acompaño esta publicación con el video de la Banda Norteamericana Metallica, titulado "Turn the Page". Casi 6 minutos de contenido explícito (no apto para menores) sobre la vida a la que están sometidas las prostitutas y trabajadoras sexuales. En pocos minutos, el video logra reflejar la cruda realidad que muchos se tomarían horas para explicar. ¿Exagerado? ¿Casos puntuales? La verdad es que por las cifras alarmantes de violencia de género y de femicidios a nivel mundial, teniendo países en los que mueren hasta 2 mujeres por día, no es para nada descabellado pensar que la inmensa mayoría está sometida a esas condiciones, cada año.

Aquí es donde surgen los posicionamientos tradicionales: No es un trabajo, es inmoral. Más que expresar una línea coherente o sustentada en datos, para explicar semejante afirmación, la sociedad y los medios utilizan cualquier cantidad de improperios para calificar la prostitución. ¿Quién tiene moral para juzgar a las trabajadoras sexuales? ¿la iglesia católica que admite la pederastia y que criminaliza la masturbación? ¿las sectas musulmanas que fomentan la extirpación del clítoris o matar a una mujer a pedradas? ¿los gobiernos de las grandes potencias que limitan derechos democráticos, favorecen monopolios y sostienen el mercado de armas? ¿las grandes transnacionales que contaminan el ambiente y están destruyendo el planeta de manera indiscriminada? ¿Quién tiene moral? ¿Cuál moral?

Los derechos laborales no pueden depender de preceptos morales, y se quiera o no, nos guste o no, la prostitución es un trabajo. Como bien expresa, Ignacio Barrero "Todo trabajo asalariado consiste en llevar a cabo una labor a cambio de una compensación económica. El trabajador vende un talento propio, una parte de su ser, durante el tiempo que ha de dedicar a su asignada tarea. El ejercicio de la prostitución sigue exactamente este mismo esquema: la trabajadora suministra un servicio y solicita por él una cantidad de dinero determinada. Ese servicio es "prestado" por una dimensión particular de su persona, su capacidad sexual, a lo largo de un período temporal limitado." Un trabajador ofrece su fuerza de trabajo para un servicio a cambio de dinero. La prostituta ofrece un servicio de placer a cambio de dinero.

Y pueden seguir vociferando que ¡La prostitución está mal!, pero ¿Y entonces? ¿Ignoramos la realidad y los derechos humanos y laborales? Aún si se asumiera que la prostitución está mal, cabría la preguntar: Si se regula el trabajo en: la industria armamentista que produce miles de muertes, la industria minera y petrolera que está destruyendo el planeta aceleradamente, la industria de cigarrillos y alcohol que son drogas sumamente dañinas para la salud ¿porque no regular el trabajo en la prostitución?

En muchos casos se asume que las prostitutas son prostitutas porque les encanta el trabajo. Como si además fuera algo que dependiera únicamente de ellas. Los que afirman esto ignoran que, aun cuando las mujeres han obtenido conquistas por siglos de lucha, en la actualidad sigue existiendo discriminación y exclusión laboral femenina. A nivel mundial la tasa de desempleo de mujeres es superior a la de los hombres (6% superior en España, 2016 – según estudio de FEDEA). Sumado a esto, ignoran que gran parte de la prostitución está ligada en gran parte a redes de tratas y tráfico de drogas, y en otros, sometimiento de mujeres por deudas impagables. ¿Aún se puede creer que todas las mujeres tienen la oportunidad a un trabajo remunerado y formal?

Y es que el caso de la prostitución es un caso agravado de lo que viven el 99% de las mujeres a nivel mundial. Las prostitutas trabajan bajo condiciones adversas, son juzgadas fuera y dentro de su jornada laboral y además hacen maniobras increíbles para mantener a su familia.

Pues sea prostituta o no, la mujer por ser mujer sufre una condición de triple opresión. Además, que el desempleo femenino es más alto que el masculino, en muchos casos, las mujeres cobran salarios menores y un gran porcentaje tiene que optar por trabajos temporales no deseados. Bajo una constante campaña de desprecio y represión por ser quien es e intentar sentirse plena, la mujer debe ocuparse en gran parte de la crianza de sus hijos y d el trabajo hogareño. 2 labores por las cuales no recibe ningún tipo de beneficio, por una supuesta "obviedad divina" que establece que eso debe y tiene que ser así.

Las mujeres, como sujeto, se desenvuelven en un sistema que: menosprecia su esfuerzo laboral, les prohíbe usar su cuerpo como les dé la gana, las obliga a jornadas de trabajo extra sin derecho a remuneración, las somete aún bombardeo continuo de "ser el género más débil", las reprime si se atreven a pensar o criticar su entorno, las presiona psicológicamente para mantener el núcleo familiar bajo cualquier circunstancia, las juzga si se quieren apartar de un cabrón al que le llaman "marido" y además se les culpa del acoso y, de la agresión verbal y física que lleguen a sufrir a lo largo de su vida. Y bueno, si alguna mujer se le ocurre ser pobre, negra e inmigrante definitivamente tiene todas las de ser tratada como esclava.

¿Cómo aguantarse semejante trato? En definitiva, si yo fuera Mujer andaría con una arrechera interna permanente.

Ante esta realidad muchas mujeres pasan la página y van de vuelta al día a día. Algunas porque realmente no les queda de otra si prefieren vivir, otras porque se sienten solas y creen no poder luchar contra el sistema monstruoso. Aunque no creo en la inmovilidad, no juzgo a ninguna de las dos. Al contrario, las creo valientes, porque en definitiva hay que ser valiente para ser mujer y soportar tanta carga física, mental y espiritual.

Pero por otro lado, hay muchas mujeres que en vez de dar vuelta a la página, deciden voltear el mundo. Millones de mujeres hoy se movilizan en defensa de sus derechos. Estas movilizaciones además de moralizantes suman cada año cientos de miles de voces nuevas que hace algún tiempo estaban calladas o adormecidas. Este 8-M quiero demostrar mi apoyo irrestricto a las luchas en defensa de los derechos de las putas y de todas las mujeres trabajadoras.

A esas mujeres que aún están inmóviles les digo que no están solas. Que son millones y que tienen una gran oportunidad de lograr cambios importantes.

Y aquellas que se organizan y salen pelear, les digo que cuentan con mi apoyo para las luchas por sus derechos y por la construcción de un modelo alternativo democrático, soberano, feminista y de respeto al ambiente.

PD: con el presento texto no pretendo auspiciar la prostitución, ni tampoco planteo masificarla. No soy pro-prostitución. Pero el hecho es que mientras exista desigualdad social tan acentuada, la prostitución seguirá siendo una realidad en la que miles de mujeres son sometidas a condiciones infra-humanas. Si se quiere erradicar la prostitución como una opción para hacer dinero, desmantelemos el sistema machista-patriarcal en el que nos desenvolvemos; de resto, prefiero optar por que se planteen soluciones reales a la problemática, antes que hacer la vista gorda ante una realidad muy dura, que se recrudece en América Latina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1922 veces.



César Romero

Director Ejecutivo de CERLAS (Centro para la Reflexión y Acción Social). Activista de la Plataforma contra el Arco Minero del Orinoco. Ingeniero Metalúrgico. Investigador enfocado en la minería en Venezuela y sus impactos multivariables en los modos de vida.

 elcesar4789@gmail.com      @cesar_JMarea

Visite el perfil de César Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas