A propósito de ser ciego

El veneno del gobierno ¿Pulula el narcotráfico en la vicepresidencia?

Apenas trascurrieron una pocas horas desde que escribimos nuestro artículo, Los corruptos de Pdvsa{1}, en el cual señalé que Trinidad y Tobago era parte del centro delincuencial del llamado zar de la faja, cuando aparecen detenidos dos individuos, implicados en la supuesta huida del capo petrolero, precisamente hasta las mencionadas islas{2}.

Hemos afirmado desde antes que Tareck El Aissami asumiera la vice presidencia, la cual también acertamos hasta ese estadio del poder, en nuestras líneas sobre El suicidio madurista{3}, que el gobierno se encuentra severamente afectado y dividido entre sus huestes internas. Saben que no tienen posibilidad alguna de continuar en el poder con la actual situación política, económica y social, razón por la cual, en lo sucesivo están obligados a suspender las elecciones, no solamente regionales y municipales, sino incluso presidenciales. Del mismo modo, en el peor de los casos, sí llegaran a tener máxima presión nacional e internacional para la realización de comicios que perderían abrumadoramente, tienen lista la repetición de la historia nazi en relación con lo que aquellos hicieron sobre el llamado Decreto de Reichstag, también explicado en nuestra opinión, La sodomía política entre madurismo y TSJ{4}.

Ante tal escenario, son muy pocas las probabilidades que tenemos los venezolanos para salir de Maduro y su nefasto gobierno por las vías constitucionales, porque éstos se han encargado amparados en elucubraciones y distorsiones jurídicas en hacer de la Carta Magna un carril de letra muerta. En ese compendio de insensatos y traidores se encuentran no sólo magistrados del horror, sino seudoconstitucionalistas, blasfemos del derecho, cuya monstruosidad interpretativa no sólo se manifiesta en el maniqueísmo de sus sentencias, líneas u oralidades, sino que de realizarse cualquier investigación en sus cuentas bancarias, especialmente las que tienen en el exterior, dejarían a más de uno viendo la fanfarronería de sus pomposidades de elegancia y videos narcisistas.

El país se encuentra destruido. No hay manera de revertir en el corto plazo la inmensa crisis que vivimos conjugada sobre la corrupción, la persecución política y los asesinatos como triángulo de la hegemonía del poder madurista. Sobre tal escenario Hegel (1975) planteaba la simbiosis entre las acciones negativas y el deterioro social y cultural que ocurrían bajo el dominio de un Estado autoritario y despótico. De hecho, Hegel (ob. cit) afirmó: "el conjunto se mantiene unido mediante advertencias y castigos, y su naturaleza es prosaica, porque está desprovisto de oposición e idealidad. Pero es un Estado duradero, ya que no puede cambiarse a sí mismo con su propio esfuerzo" (p. 198).

En el caso venezolano, si bien ya no pudiéramos hablar de una pretensión unipersonal en el plano autoritario y despótico, la cúpula del partido oficialista como un todo, más allá de sus divisiones intenta cohesionarse en sus acciones desmedidas por el control tanto del Estado como de la sociedad, pero en esta oportunidad tiene dos grandes desventajas. Una política y otra económica.

La primera, referida ante la ausencia de un líder claro, y es allí donde quienes luchan por el poder ante la imposibilidad de regenerar una figura como Hugo Chávez, apelan a las fracturas internas, es decir, no les importa destruirse entre ellos, aunque eso implique la salida del país de capos y confesos corruptos, porque es mejor tenerlos afuera que adentro haciendo bulla. Por ello, ninguno es ni será apresado dentro del país. El ataque no es contra la corrupción sino una especie de limpieza política en sus filas para ir destruyendo en lo inmediato a quienes adversen las corrientes de Maduro y El Aissami en el gobierno y el partido oficialista, por eso también buscan liquidar lo que una vez llamaron el gran polo patriótico, porque en esos pequeños partidos encuentran máxima resistencia ante sus perversiones hegemónicas.

En tal sentido, la segunda desventaja que presenta el gobierno, si asumimos como cierta la tesis de Marea Socialista en el desfalco de la nación por unos 260 mil millones de dólares, lo que buscan quienes controlan el Estado, sobre todo el grupo de Tareck El Aissami es el dominio de todos los recursos para canalizarlos con un solo propósito político. Sobre esta desventaja, deben anular cualquier resquicio que aún queda de Rafael Ramírez en la industria petrolera, y en consecuencia, la posibilidad de que la hija de Chávez o cualquier otro factor distinto sobre quienes ejercen la vicepresidencia o presidencia de la República pudieran emerger como precandidatos(as) en unas hipotéticas elecciones presidenciales (que repito no se harán hasta que consideren que tienen el control de voto de la población), es decir, deben anular la posibilidad de financiamiento que no éste centrado en el status "revolucionario" de quienes se aferran al poder. Aquí se observa el pensamiento hegeliano sobre la imposibilidad de que el gobierno pueda ser cambiado desde sus relaciones internas y del poder, porque todos, absolutamente todos sus estamentos (aunque exista la excepción de algunas individualidades) están salpicados por acciones inmorales y sin ética.

El madurismo en su afán por el control excesivo del centralismo en la estructura del Estado, lentamente se ha ido disolviendo porque las transferencias de las funciones presidenciales comienzan a desmoronar los intereses subalternos de sus propios adversarios "revolucionarios"; verbigracia, ante la inoperatividad de ministerios, gobernaciones, alcaldías, instituciones y empresas del Estado, ni siquiera el carnet de la patria será garantía de estabilidad neototalitaria, porque el gobierno en sí mismo se ha ido envenenando en su composición civil y militarista con sus fuentes de corrupción.

El veneno del gobierno sigue avanzando en su interior, y contra ello, no hay antídoto, porque la historia aunque intenten torcerla con imposición jurídica y destrucción financiera del país, buscando que el pueblo sea sometido por el hambre y las necesidades para intentar el dominio del voto, la verdad es que mientras Maduro y sus ramplones sigan en el poder, ni lo poco que queda de la industria petrolera podrá salvarlos, porque Pdvsa también se encuentra herida de muerte.

Para colmo, por si fuera poco ante la actual inestabilidad política del madurismo, todo ese veneno al parecer también se ha desprendido una buena parte desde el propio imperio, en donde un individuo de nombre Samark López, tendría vínculos con el narcotráfico que estarían comprometiendo seriamente la "majestad" del vicepresidente, es decir, si alguna desgracia le faltaba al madurismo era tener un enfrentamiento con Trump, o en su defecto, sin ellos saberlo, Obama les hizo una jugada maestra en lo político después de su salida de la presidencia de Estados Unidos. Ante el veneno del gobierno ¿será que pululan los "carteles" por la vicepresidencia? A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

Referencias

Artículos e informaciones

{1}http://www.aporrea.org/contraloria/a241376.html

{2}http://elcooperante.com/detienen-a-dos-hombres-por-ayudar-al-zar-de-la-faja-petrolifera-a-escapar-a-trinidad-y-tobago/

{3}http://www.aporrea.org/ideologia/a236111.html

{4}http://www.aporrea.org/actualidad/a241232.html

Fuentes

Hegel, G. (1975) Lectures on the Philosophy of World History. New York. Cambridge University Press



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1528 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a241651.htmlCd0NV CAC = Y co = US