Hace 17 años Maduro sentenció que "el poder pudre"

Si, hace 17 años, Maduro hizo la siguiente predicción, "Hemos entrado en una etapa vital que durará una década de reconstrucción económica y social de Venezuela". Tal cosa la dijo exactamente el 8 de octubre del 2000.

Buscando una cosa extraviada, jurungando libros, papeles y todo el espacio de mi biblioteca y lugar de trabajo – aunque esto que uno hace en espacios como este no es trabajo sino simple manera de consumir el tiempo mientras la parca nos lleva; trabajo es patear calles todo el día y hacer colas para cualquier vaina que alguien se le ocurra- hallé para sorpresa mía varias cosas olvidadas. Entre ellas un ejemplar del diario Metropolitano de la fecha arriba mencionada, en cual aparece inserto un artículo nuestro, que hasta pudiera reponerlo hoy y el lector lo percibiría como actual. En él, entre otras cosas como actuales, dije: "El debate por llenar los vacíos en la dirección de la organización hay que darlo. Es más, es necesario para que el partido no termine siendo a la brevedad e independientemente del presidente Chávez otro fósil, prematuro pero fósil al fin". Más adelante añadí: "El debate debe centrarse en cuestiones como ¿qué tipo de partido se aviene con el proceso que Chávez se esfuerza por poner en marcha? ¿Necesitamos una relación unidireccional con toda la gente que entusiastamente nos respalda o debemos abrir los mecanismos para el intercambio? También debemos debatir sobre las tareas de gobierno con insistencia, inteligencia y respeto por la opinión ajena".

Es decir, ya en el 2000 reclamaba lo que reclamé por largo tiempo, tanto que sin darme cuenta me cansé o más bien opté por evadirme de ese debate porque la sordera e indiferencia hace que uno mismo se perciba como un loco, hablando consigo mismo.

Pero lo más curioso, por decir lo menos, que revela que en todas partes y en todo tiempo suceden las mismas cosas y se hacen ofertas al boleo, sin fundamento sólo por ganarse a la gente. Es una conducta propia de los políticos, para quienes su palabra no suele ser comedida. No es esa la conducta de un médico, quien puede equivocarse de buena fe, pero cuando diagnostica procura hacerlo de manera asertiva para curar a su paciente; de su seriedad, ecuanimidad depende la vida de un prójimo; tampoco la del maestro o docente en general, quien enseña lo que cree acertado y apropiado para el crecimiento de su alumno. Hablo de verdaderos maestros y no de aquellos que actúan como fichas de partidos o agentes de intereses materiales. Entre los maestros, suelen haber quienes pudiéramos manejar criterios equivocados, es la óptica de uno; pero también puede prvalecer la rigidez del criterio científico. Lo hacemos de buena fe. Hay mucha gente buena, empeñada en ayudar al prójimo pero lo hace en sentido equivocado.

Pero en el mismo diario, misma edición, como ya dije del 8 de octubre del 2000, aparece aquella oferta de Maduro, para entonces diputado del extinto MVR o "Quinta República".

No solo ofreció la "reconstrucción económica de Venezuela" para dentro de diez años, lapso ya rebasado en siete y de los cuales lleva cuatro de presidente, sino que la fuerza bolivariana iniciaba, a partir de ese momento "una revolución sindical profunda en Venezuela". Agregó o sentenció que hasta ese momento, esas fuerzas habían sido "sujetos pasivos de un proceso de destrucción y no estamos planteando ser unos sujetos activos".

Asombra lo que entonces dijo y ofreció, hace casi diecisiete años, si comparamos o evaluamos lo dicho entonces con la coyuntura actual; la cual habla por sí misma. Uno no tiene necesidad de exponer nada. Solamente invitar a todos, hasta al propio presidente Maduro, a hacer las comparaciones, medir y sacar conclusiones. Ofreció, como dirigente del partido de gobierno la "reconstrucción económica de Venezuela". Y eso significaba fundamentalmente disminuir ostensiblemente, por lo menos, con la dependencia del rentismo. No venir, diecisiete años después, a ofrecernos esa tarea postergada. Y esto tiene mucho peso a la hora de evaluar la crisis y las responsabilidades.

Pero no es nada de lo dicho hasta ahora lo que más asombra y hasta causa escozor. Cuando hizo aquel discurso que recogió en el año 2000 el reportero de Notimill, Félix Azuaje, agregó lo que parece ser como una sentencia sobre sí mismo o un escupir para arriba. Recogió el reportero que Maduro dijo que "en los últimos días se han presentado una serie de situaciones que en un principio fueron denunciadas por el movimiento, pero que en ningún momento se tomaron en cuenta. Añadió que dichas situaciones surgieron porque el poder pudre".

Observe usted lector, cosa curiosa. Maduro en el 2000, se revela como un inconforme y denunciante de irregularidades, sin que nadie en el gobierno le tomara "en cuenta". Pero también sorpréndase que en aquellos tiempos y circunstancias, advirtiera que la gente cuando pasa como demasiado tiempo en el gobierno, se anquilosa y burocratiza; per Maduro fue más cruel, duro y enfático al señalar que el largo gobernar suele dejar mucho cadáver putrefacto.

Lo malo, es como se dice en toda Venezuela, el mono tiene la mala costumbre o nefasta práctica que no se ve su rabo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1071 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a240850.htmlCd0NV CAC = Y co = US