"Disminuir y encarecer oferta de alimentos reduciendo el consumo", remedio capitalista contra el gobierno

Pedro Piñate publica en el diario El Universal un artículo, "El remedio y el hambre", de fecha 12-01-2017, en se propone, la libertad de oferta y demanda de comida, de producción e importación, suficiente y oportuna, la libertad del consumidor, es decir la libertad de elegir que alimentos compra, cuanto, cuando y donde". Su propuesta deviene por cuanto que indica que en Venezuela "se viola el derecho a comer de los venezolanos" y en esto no hay duda, las empresas privadas, las empresas capitalistas ejerciendo su derecho a la libertad económica, producen o no, venden o no, es una decisión de mercado, no responden a los intereses sociales, sino estrictamente económico.

Por tanto un sistema económico neoliberal, un sistema capitalista se caracteriza por que los empresarios tienen el poder de elegir producir alimentos o no, importarlos o no, venderlos o no, todo responde a un simple cálculo económico, la ganancia y no el bienestar de la sociedad, eso quiere decir, que "el comer" va depender del mercado, de los altibajos de los precios, de la incertidumbre de los precios del mercado, la demanda de comida por el pueblo es incierta, el mercado decide que producir, cuando producir, cuanto producir, asimismo si producir o importar, y en todo caso, vender o no los bienes básicos de la alimentación, o sea que no responde a la necesidad social, sino depende del capricho del mercado, vale decir de los capitalistas.

Además; el capitalismo neoliberal, de acuerdo con Alfredo Schmilinsky Ochoa es "…..De tal suerte, (…) un modelo de este tipo el empresario actúa libremente, sin que el estado, o sea, las autoridades, puedan actuar o interferir en sus actividades. Por ejemplo, en un sistema neoliberal, el estado no puede establecer ni controlar el precio de los productos que se venden en el mercado. Por lo que es a los dueños de las empresas a quienes corresponde exclusivamente fijar el precio de sus productos de acuerdo con lo que más le convenga. Tampoco el estado puede controlar la calidad de los artículos que estos personajes elaboran. Y así, el productor puede adulterarlos, no tener ni el peso ni los componentes engañosamente indicados en las etiquetas, sin que las autoridades puedan intervenir para proteger al consumidor" (1).

De manera pues; que "la libertad del consumidor, es decir la libertad de elegir que alimentos compra, cuanto, cuando y donde" depende del mercado, puede que el consumidor, no tenga como comprar, como consumir los alimentos, mejor dicho hambrear, pasar sin comer en el día, eso no es asunto de la empresa privada, menos de los capitalistas, vale decir, que "el mercado viola el derecho a comer", cuando ajusta los precios hacia la alta, la población se restringe de comer o no, el pueblo es libre de morir de hambre o no, ejerciendo al libertad económica, la oferta y la demanda, ley criminal que solo conoce el beneficio y no la necesidad social.

Entonces encontramos en el artículo de Piñate, que su remedio es peor que la enfermedad, lo cual en su crítica al gobierno chavista, plantea que en Venezuela "Se viola de muchas maneras destacando la restricción de la oferta tanto nacional e importada de alimentos, por falta de producción e importación suficiente y oportuna, y la negación del acceso a su compra y consumo por la población, mediante medidas ilegales coercitivas de la libertad de los consumidores a elegir qué alimentos compra, cuánto, cuándo y dónde". Sin prestar atención a las restricciones de los capitalistas, del lado de la oferta, solo apunta a mirar las "restricciones coercitivas" del gobierno, las medidas represivas policiacas contra las empresas que llama de "ilegales" dado que interviene las empresas privadas, obviando la legitimidad de las mismas medidas y que por oposición las desvirtúa ya que el Estado amparando el derecho a comer de los ciudadanos, los protege frente a los abusos privados de la especulación, la adulteración de la calidad, el acaparamiento, entre otras acciones ilegales de los capitalistas.

Entonces Piñate, haciendo hincapié en las restricciones de la oferta de alimentos, pero nada dice dela restricción de demanda de los consumidores por parte de empresarios inescrupulosos, nos habla de una crisis agroalimentaria indefinida, pareciera más bien de una huelga silenciosa, de empresarios criminales que al igual cuando el Paro petrolero del 2002, pretende someter a la población al escarnio del hambre, castigarla por su apoyo al gobierno, al decir, "La crisis agroalimentaria sigue indefinidamente y junto al daño nutricional se multiplica el descontento". Eso es precisamente el objetivo, granjearse el descontento social, ensañarse contra el gobierno utilizando como medio, las restricciones de oferta, os controles empresariales del mercado, los precios elevados, la disminución de la producción, el bachaqueo, el contrabando a los vecinos países, sin importar el derecho a comer.

Frente a la política del gobierno de amparar a los ciudadanos por su derecho a comer, las "restricciones, amenazas y represión" por parte del gobierno, según Piñate no hace otra cosa que, "disminuir y encarecer la oferta de alimentos, reduciendo el consumo", estrategia que aplican hoy en día los capitalistas para chantajear al pueblo, sin embargo, estas acciones son encumbradas, se las cargan al Castrocomunismo, lo asocian a este, para descalificar al gobierno, implementando la guerra sucia, habla de la dictadura del hambre, el racionamiento, la tarjeta electrónica, etc., el fin crear descontento social.

Para Piñate "el objetivo es resolver el problema de quien come o no", según el poder del dinero, su tenencia, quien tiene dinero come, quien no tiene dinero no come, es asunto de la empresa, de su responsabilidad social, resolver la escasez de alimentos no depende de ella, menos el problema del consumo, para ellos el problema principal es que ellos controla quien come o no, el mercado decide quien come o no, sin importar el hambre social, todo depende de la preferencia económica por el mercado, la libertad económica, la libertad individual.

Concluye Piñate señalando " Por todo esto, la comida, que es el remedio infalible del hambre, debemos es con libertad y democracia procurar" en verdad democracia significa el poder del pueblo a ejercer el derecho a comer, invoca la democracia, pero en el capitalismo los pobres solo tienen el derecho a morir de hambre, sin trabajo y sin libertad.

Fuentes consultadas:

1.- Piñate, Piñate El remedio y el hambre", El Universal, 12-01-2017

2.- Schmilinsky Ochoa, Alfredo "¿Qué es el neoliberalismo del que tanto se habla? Aporrea, 14/01/2017

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1739 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a240058.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO