A Pascualina Curcio: "También a la burocracia, ni tantico así"

El reciente trabajo de la economista Pascualino Curcio que lleva por título¿Entonces, dónde estaban los billetes de 100 bolívares? Que fue publicado en aporrea, merece un enorme reconocimiento por el gran esfuerzo hecho por su autora, quien se esmera por explicarnos las distintas modalidades desarrolladas en el marco de lo que el gobierno ha denominado "guerra económica". En este caso específico trata el tema relacionado a los billetes de la denominación señalada.

Durante todo el recorrido del artículo en cuestión, si algo queda claro es quien paga con creces los grandes embates de la escasez o de la medida tomada por el gobierno de sacar de circulación dicho billete, como lógicamente es la gran mayoría de la población. Precisamente la ausencia de interés, solidaridad o preocupación por la suerte de la mayoría de los venezolanos es lo que se evidencia en el hacer de una dirección política, que además de ser la principal responsable de la crisis, ya ha superado toda imaginación respecto a cualquier cinismo clásico burgués. Y es al servicio de esto que está una pequeña casta de "intelectuales bolivarianos" que no cesan en su afán por encontrar todas las justificaciones a lo injustificable.

El trabajo de la señora Curcio tiene una gran significación que parte de que es lo decisivo para la economía como ciencia social, y es "que hace la humanidad y como lo hace", en detrimento de que puedan pensar o sentir de sus actos. Ello puede notarse cuando alguien considere que la gran molestia y el rechazo hacia Maduro, Diosdado y compañía, responde a que hay todas unas acciones inducidas, respaldadas de campañas publicitarias para culpar al pobre gobierno.

La burocracia, esa otra casta en medio de todo este juego macabro, y a la que para nada alude la señora Curcio en su escrito, persigue con odio exacerbado al pensamiento crítico, porque su propio modelo es la confirmación de los pronósticos de organizaciones o individualidades que no se han callado en ningún momento. Sustraer billetes de la economía nacional, si se pretende graficar con intervenciones de individuos A y B (ejemplo numérico al que recurre la autora) es pretender decir que dicha empresa la pueden llevar a cabo simples bachaqueros pasando billetes en sus hombros por las trochas. Según esta lógica, a esta altura ya deberíamos estar hablando de "bachaco-burguesía"

Según información del Banco Central de Venezuela, para octubre de 2016, debieron estar circulando en la economía 6.111,7 millones de billetes (piezas) de 100 bolívares. Sin embargo, solo está circulando la mitad. Es decir, alrededor de 3.000 millones de billetes no están circulando. Es importante mencionar que del total de monedas y billetes, los de 100 Bs. representan el 77,15%.

El párrafo anterior lo tomamos tal cual del trabajo de la economista. Ahora nos preguntamos ¿Puede burgués alguno, mafioso o lo que sea, sustraer 3.000 millones de billetes sin tener un cómplice en el gobierno? Si es cierto que hay una "bicicleta cambiaria", un pedal lo lleva la mafia y el otro lo lleva la burocracia.

Vladimir Ilich Ulianov, más conocido en la historia por Lenin, parece haberse equivocado cuando dijo que "La política era economía concentrada", ya que el asunto parece ser al revés, "La economía es política concentrada". Toda decisión política que toma el ejecutivo nacional va permeada por la terrible situación que estamos pasando y dichas decisiones van en función de proteger a las cúpulas y para que la crisis se siga descargando sobre los hombros del pueblo trabajador y en general.

El recule del gobierno en la decisión respecto a la medida de los billetes de 100 luego de las enormes protestas a nivel nacional, habla no solo de lo improvisado que fue sino que además refleja que hay un trasfondo en todo ello que a la vez es parte de la crisis económica, la cual no puede explicarse realmente si se elude hablar del desfalco a la nación, que es en lo que normalmente incurren los economistas de distintas tendencias. Cuestión que para nada se trata de un error. Saben perfectamente lo que hacen. Si es cierto que hay una "guerra económica" es la guerra de las cúpulas, con sus respectivas mafias, contra el pueblo venezolano.

Curcio habla de que una enorme cantidad de billetes pudo ser acaparado por el sector de la banca. Lo que no dice (ni esperamos que lo haga) es que los señores de la banca han sido de los grandes beneficiados, no solo en medio de la crisis, sino que además son grandes sospechosos de estar incursos en el desangre histórico más grande cometido contra el tesoro nacional. Vale recordar que la cifra es de al menos 500.000 millones de dólares.

Citando apenas un par de ejemplos como los de Juan Carlos Escoté y Víctor Vargas, hablamos de dos señores que en tiempo record se convirtieron en banqueros estridentes, dándose el lujo incluso de comprar bancos en países como España o Panamá. En este país todo el mundo sabe la relación existente entre los personajes nombrados con altos funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro.

Para finalizar queremos decir respecto a los intelectuales acríticos y al servicio de la burocracia, que no solo se trata de palangrismo y tarifas. Responde también a la base material de eso que llaman moral. Y su moral está totalmente desconectada de los problemas cotidianos de los obreros, los ancianos, los profesionales que viven de su trabajo, los estudiantes, los campesinos y en general de la mayoría de la gente.

En todo caso algo ya hemos aprendido y es que a la burocracia, al igual que al imperialismo, ni tantico así, nada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2611 veces.



Gustavo Martínez Rubio


Visite el perfil de Gustavo Martínez Rubio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a239097.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO