La Tecla Fértil

Corporaciones, la disyuntiva global de Trump

*Padrino debe estar sentado como militar jefe en la mesa de diálogos.

* Socialismo o Neoliberalismo, izquierda cristiana se impone en seno del Psuv y derrota a los socialdemócratas e economía doméstica

Revisar la infraestructura económica norteamericana a nivel mundial, es un hecho en el próximo año 2017, luego del triunfo de Donald Trump quién desafió la guerra mediática. Grandes economistas internacionales, buscarán como hacerlo para disminuir el tiempo de agravamiento socioeconómico hacia humildes familias que buscan sobrevivir en ésta era de la globalización.

Occidente, refleja una gran interrogante por los movimientos migratorios que han causado tensión en las fronteras y, en nuestro caso, La Alianza para el Pacífico, (Latinoamérica) busca crear confianza para recuperar la economía y provocar cambios en la estabilidad estratégica y territorial en los postulados descritos en Acuerdos establecidos y la globalización que, ahora fija su mirada en lo financiero, más que en lo social.

EE. UU, tiene que emprender un costoso camino para buscar en las pequeñas empresas, una atención directa para sus plantas de producción. Las corporaciones se convirtieron en focos de contaminación para la gran industria, porque de sociedades limitadas de producción, cambiaron de formato y empezaron a intercambiar divisas con países aliados de La OTAN y desfalcar al mundo bursátil globalizado. En un verdadero plan de carácter bancario- Los tratados firmados en 1997,2000, 2014, teniendo como referencia el de Viena- 1969- carecen de adecuación y hoy, solo podemos visualizar una selección muy controlada y especial de Estados que buscan con celeridad una ayuda plenipotenciaria de parte de Trump, ante la nefasta e histórica planificación económica del Legado de Barak Husseim Obama que, dio al traste con el otro Legado, el de Henry Kissinger.

Nos acercamos al liberalismo económico de libre competencia mercantil y empresarial. El socialismo como teoría y praxis de una realidad, debe enfocarse en un nuevo objetivo que nos lleve a enfrentar la nueva arremetida imperialista que tiene un carácter financiero, más no económico. Una lucha contundente entre conquistas políticas y sociales que tiene su ápice en una acción asimétrica de los medios audiovisuales representados por las grandes corporaciones de medios escritos y televisivos.

El desenlace entre la Alianza del Pacífico y Atlántico y la guerra verbal entre el mundo occidental y oriental constituyen un conjunto de estigmatizaciones que observaremos en los precios del crudo, gas, agua y piedras preciosas como el oro y el diamante.

En este sentido, el campo diplomático ha sido muy débil por no tener una agenda de trabajo a nivel internacional o proyectos validados para confrontar las arremetidas de Alemania, y Francia, como el juego político que tiene Brasil con los Estados Unidos de Norteamérica y México por efecto de manufacturación de productos en conjunto y con precios no valorados a los salarios de trabajadores y clase media, quienes son las máquinas productoras de inversiones junto a las maquilas de Centroamérica,

Ante la llegada de Trump como presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, nos toca a los venezolanos elegir buenos alcaldes y gobernantes que tengan una verdadera carrera política en su haber y no ser industriales o dependientes de Corporaciones que buscan finanzas y divisas por parte del Estado Bolivariano de Venezuela y muchas empresas no ejecutan su labor interno de comercialización, porque esperan de los entes gubernamentales todo un financiamiento de los rublos que producen, creando desabastecimiento, usura, inflación y baja competencia del mercado.

Tenemos que recordar que Venezuela es un país de fronteras y muchas se han corrido en nuestro perjuicio y los Estados de Roraima(Brasil) y Goajira (Colombia) son puertas abiertas al contrabando y negocios no acordes con la ley

El mundo globalizado de hoy, está moviéndose hacia otras tendencias y la económica, dejando atrás el injerimos y guerra territorial. Nos encontramos en una perspectiva planetaria de una realidad social, donde los alimentos y propaganda mediática son los puntos fundamentales del control psicológico del ciudadano en cualquier lugar del mundo.

Hay muchos teóricos socialcristianos formados en la teoría de la liberación que forman parte del tren ejecutivo del gobierno bolivariano de Venezuela que asesoraron al presidente Nicolás Maduro Moros a la implementación de algunos conceptos del neoliberalismo y estuvieron presentes en el encuentro con Julio Escalona, economista y ensayista en el bautizo de su libro Geopolítica de la Liberación del Siglo XXI de Chávez, por la Editorial El Perro y la Rana.

Sin olvidar a Temir Porras, quien representa una línea política de la corriente francesa en éste país bolivariano.

Debemos evitar el doble lenguaje en nuestras parroquias y provincias, o estamos en socialismo o neoliberalismo. Esto, lo tiene que esclarecer el presidente Nicolás Maduro Moros algún día porque vamos hacia una sociedad socialista marginal con un Estado Delictivo paralelo que lo vemos a simple vista cuidando colas en los mercados y redes de alimentos principales del país.

El General y Ministro Vladimir Padrino López, debe estar presente en la mesa de dialogo junto al Vaticano y otras figuras políticas de prestancia y no cuidando alimentos y granos. Los militares venezolanos, tienen otras funciones específicas en el país.

El Socialismo, contempla un plan de justicia y la izquierda debe aclarar sus circunstancias y movimientos en los espacios de éste mundo moderno y debe estar consustanciado con los anhelos y necesidades del pueblo, muy alejado de la corrupción,



Esta nota ha sido leída aproximadamente 783 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a237404.htmlCd0NV CAC = Y co = US