Héctor Navarro y grupo chavista contrario al diálogo

Cuando Héctor Navarro y Jorge Giordani rompieron sus amarras con el chavismo oficial, hablaron de desfalco descomunal a la renta pública. Se habló entonces de millones de dólares fugados por distintas vías frente la indiferencia, por lo menos, del alto mando gubernamental. Jesús Farías y Sanguino, entonces los dos en la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, controlada por el chavismo oficial, un poco como inocentemente, pero sin convicción que con aquello estaban beneficiando al país, hicieron denuncias similares. Si mal no recuerdo estos hablaron de una cifra aproximada a 25 ó 60 mil millones de dólares sacados furtivamente.

Pero resultó asombroso, como esos dos altos funcionarios dejaron aquel asunto como estaba y no volvieron hablar de eso. Quizás temieron correr el mismo destino de aquellos. Aquel cambio de conducta aparece asociado a la subida como la espuma del ex militante comunista en las filas del gobierno. Sanguino está como apagado, quizás por asuntos de la edad, más no haber actuado distinto a Farías. Dentro del chavismo es muy poco probable que alguien, no salido de las filas militares, aquellas que acompañaron a Chávez o procedente de partidos como el PCV, MEP, MIR y para más señas llegado allí sin acompañamiento, como sucedió con Farías, tenga posibilidades de ascender y menos si se hace aunque sea tímidamente crítico. Estúdiese la composición de la alta dirigencia del partido de gobierno y se probará que predominan ex militares y ex militantes de pequeños partidos de la vieja izquierda, aunque a ellos no les guste así se les califique, pero sí las glorias de aquella, como Alberto Lovera o Alí Primera. Llegaron al chavismo formando filas y bajo sus propios comandos. Por eso, se comportan sectarios en extremo; primero y después están ellos. Quien tenga procedencia distinta, por solitario, debe ser en exceso comedido.

Y Sanguino y Farías, dos solitarios que se atrevieron a soñar, entonces pasaron la raya. Por eso, hubo necesidad de reacomodar y para decirlo como Alejo Carpentier, volver sobre "Los pasos perdidos". Por lo menos el segundo es hoy un alto ministro de la economía, quien por cierto acaba de decirnos algo de lo que los venezolanos no nos hemos dado cuenta; según él, para decirlo en lenguaje coloquial, la inflación como que comienza a andar "palo abajo". Uno no se percata, pero Farías sí; y es lógico, es ministro del área económica. Él no hace mercado, nosotros sí, pero sabe de eso más que uno. Las cifras oficiales no mienten. Sí, la cruel realidad de los abastos.

Héctor Navarro mostró ser de otro carácter. Salió en defensa de Giordani, su compañero de gabinete por años bajo la conducción de Hugo Chávez y le acompañó a sostener lo dicho acerca de la estafa contra el país, la misma que denunciaron los dos funcionaros arriba nombrados. Y todavía lo dicen.

Esta mañana, en un CDI, una joven, intentando defender al gobierno ante otro joven que se mostraba inconforme en exceso, dijo, después de nombrar las bondades, las tantas que en verdad uno conoce, lo que no necesariamente quiere decir que hayan estado equilibrada y racionalmente concebidas, "acepto se han cometido muchos errores y abunda la corrupción". Gente del gobierno mismo, hasta sus publicistas, por los distintos medios, hablan el mismo lenguaje o hacen el mismo discurso de aquella muchacha. O ella, es lo más probable, lo copió de aquellos.

Es decir, es casi unánime el criterio que Venezuela, en los últimos años, ha sido el asiento de no sé cuantas "Cuevas de Alí Babá" y sus bandas de ladrones. Pero lo más triste, es que ellas, actuando dentro o fuera del gobierno, pero trabajando en llave, lo hacen bajo la más absoluta impunidad. No cabe duda alguna, porque el gobierno mismo lo admite, que estamos en manos de mafias, que para decirlo en el lunfardo bonaerense "nos están morfando el mercadito".

Héctor Navarro, hace uno o dos días, ha dado unas declaraciones para asombro de muchos. Le vi por años en televisión y he tenido la oportunidad de conversar con él y hasta hemos intercambiado algunos correos. Hace poco escribí un artículo, donde en tono muy cordial, discrepé de él sobre la posición de Marea y el grupo del cual forma parte, junto a Ana Lisa Osorio y Gustavo Márquez, de llamar a revocatorio. Tengo mis razones para eso; lo que no significa respaldar ninguna actitud de desacato a la norma constitucional, venga de donde venga. Tengo buen concepto de Navarro; le veo como hombre humilde y profundamente honesto. Uno ya por viejo, sabe percibir esos valores en la gente. Le concibo como un hombre equilibrado, ajeno al histrionismo y más a la espectacularidad para llamar la atención. Sé bien está herido por el tratamiento inamistoso, hasta irrespetuoso que le se dio, sin tomar en cuenta sus servicios a la causa revolucionaria toda su vida. Por supuesto, también sé, posiblemente privadamente me lo manifieste, lo está más por el daño que cree los mafiosos están haciendo al país.

Héctor Navarro, un hombre comedido, muy competente al momento de manejar sus emociones y el lenguaje, acaba de afirmar categóricamente, que en el gobierno hay dos grupos en torno al diálogo. Uno que lo asume como una oportunidad para abrirle alternativas al país y otro "que no lo quiere porque no tienen a dónde irse en caso de juicios".

Pero más adelante fue más incisivo y hasta atrevido al decir, hablando de ese grupo, "pero que está relacionado con escándalos de narcotráfico, corrupción y violación de los derechos humanos".

Estas denuncias a mí me impactaron. No vienen de la oposición como para que uno diga, "son vainas para desacreditar al gobierno y propias de los políticos y de una vulgar forma de hacer política. Por eso, esas afirmaciones desecharé".

En este caso viene de un hombre que creo respetable y serio, pese no he compartido su particular manera de enfrentar lo que cree mal y no procedente en el chavismo, como una dirigencia que volvió a lo debía ser un partido revolucionario en un aparato burocrático y vertical, ajeno a lo que Chávez quería, por cierto muy bien expuesto en un libro de Eleazar Díaz Rangel, producto de una larga entrevista que hiciera al ex presidente y no supo abordar con pertinencia los asuntos económicos, como también un revolucionario preocupado por el destino inmediato del movimiento popular. Por eso, sus declaraciones me impactaron, asombraron y llenaron de preocupación y hasta angustia.

Pero, como Farías y Sanguino, quienes señalaron el delito pero no al delincuente o delincuentes, pudiendo hacerlo por los cargos que ostentaban y lo que es peor, finalmente callaron, Navarro ha incurrido en lo mismo. Habló del pecado, de grupo, pero no señaló a nadie. Si tiene pruebas que las saque, el país y el movimiento revolucionario se lo agradecerían. Se identificaría a los delincuentes, acorralaría y quedarían señalados para que el movimiento popular, como lo debe hacer la Ley, les juzgue. Ese señalamiento al boleo que posiblemente tiene sustento, uno sabe de la enorme corrupción que nos abruma y de la existencia de quienes no quieren diálogo, aún dentro del gobierno, se les nota el bojote, hecho de esa manera, pudiera más bien dañar lo que se quiere cuidar y proteger. Quizás los anti diálogo en el bando opositor sean más expresivos, abiertos, frontales y fáciles de identificar, pero en el gobierno tampoco se cuidan mucho como para no se les detecte. Estos como aquellos, piensan que de todo y para todos hay en la viña del señor o en los pagos, como diría un pampero. Cada quien le habla a su escenario.

Para recoger la opinión de un amigo, quien posiblemente lea esto, diré que hasta el Estado mismo, en cualquiera de sus poderes competentes, debería llamar a Navarro a presentar pruebas de sus denuncias, con lo cual se le haría un gran bien a Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2240 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a236987.htmlCd0NV CAC = Y co = US