Del Papa Francisco a José Gregorio

La historia dijera Marx, es la historia de la lucha de clases, todo conflicto por insignificante que parezca obedece a un interés de clase, Las controversias, marchas, contramarchas y el dialogo mismo no es en favor de las clases populares sino por el CONTROL DE PDVSA. Amén (así sea), que cuando veamos salir humo blanco de las mesas de dialogo, es porque ha habido acuerdos entre oposición, gobierno e imperio en el reparto de nuestras" riquezas.

Este dialogo se parece mucho un matrimonio en vía de extinción: Primero se pelean, se acusan se culpan, se separan de cuerpo, concilian (pausa), sacan cuentas del cuanto hay por eso y se concreta el divorcio.

Si el diálogo fracasa -alertó el enviado del Papa, "Venezuela podría seguir un camino de sangre ". No es el Papa sino el pueblo venezolano el que va a perder, porque el camino podría verdaderamente ser el de la sangre, esto es lo que me preocupa", "La situación está muy fea (...) No hay comida, no hay medicinas", añadió. "el Papa corre un riesgo muy grande al intentar encauzar el diálogo roto entre el presidente Maduro y la oposición.

Una alerta poco usual en boca de un representante de Dios en la tierra. Un mensaje además de intimidatorio contradictorio habida cuentas que más del 85%, de los venezolanos abogamos por el diaálogo en aras de la paz. Entonces ¿A quién y para que se intimida?

"Creo que el más grande milagro que el doctor José Gregorio (Hernández) haría por su querido país Venezuela es ahora el don de la paz", subrayó el nuncio. O sea, que de la efectividad del dialogo dependerá el "ansiado milagro" de la canonización de JOSÉ GREGORIO.

Nota: el PCV descubrió el agua tibia al sospechar que el dialogo se convierta en un "pacto entre élites.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 964 veces.



Hermes Escalona Acuña

Miembro del Periódico alternativo DIGALO AHI

 digaloahiprensa@gail.com

Visite el perfil de Hermes Escalona Acuña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hermes Escalona Acuña

Hermes Escalona Acuña

Más artículos de este autor


Notas relacionadas