¿Diálogo de sordos?

Estoy a favor de la paz y la prosperidad del país. Paz perturbada por una clase política sojuzgada a familias poderosas que controlaron política y económicamente Venezuela por 50 años de lo que se llama la IV República, que desde que perdieron el control del Estado y gobierno se han dedicado en 17 años acabar con la nueva clase política y estamento jurídico revolucionario.

Esto lo han tratado de hacer de distintas formas: Golpes de Estado, Manipulación mediática, Mentiras, incentivo al odio social, corrupción empresarial, filtrar falsos revolucionarios en las instituciones públicas, saqueo económico, ataque a la constitución y leyes habilitantes, manipulación con el dólar paralelo o conspirativo, desconocimiento de los logros del gobierno, solicitud de intervención extranjera, bloqueo comercial al país, laboratorios de guerra sucia, guarimbas, asesinatos, incentivación a la división política, financiamiento terrorista y desestabilización dentro y fuera del país, destrucción y saboteo eléctrico, transporte y alimentación.

También han estimulado el racismo social contra la clase trabajadora, las mujeres, los afrodescendientes, los programas sociales, contra figuras públicas y del Estado.

Han cuestionado y atacado instituciones públicas como el Tribunal Supremo de Justicia, CNE, y Asamblea Nacional. Han destruido sedes de fiscalías, bancos, transporte público, carros de patrulla, camiones, gándolas, árboles, plazas, cabinas del metro,postes de luz, aceras, de todo utilizando jóvenes tarifados.

Han llevado al atraso las entidades que la oposición gobiernan donde han abandonado programas de seguridad, salud, cultura y deporte.

Han importado paramilitares, se han opuesto a la guerra contra el narcotráfico y la delincuencia. Han desprestigiado el ejercicio del periodismo, han traicionado a la Patria y así un largo etcétera.

Han sido 17 años de una clase política y económica que ha perturbado la paz del país y creado con su vandalismo grandes pérdidas económicas con sus paros petroleros y económico.

Para culminar este prontuario político de parte de la oposición; sabotearon y destruyeron toda la estructura de producción y distribución de alimentos como de productos básicos, afectando la vida normal del venezolano y extranjero, creando confución y decepción contra el proyecto socialista, logrando así cabalgar en un triunfo circunstancial en la Asamblea Nacional que se ha convertido en el epicentro golpista que logró ahondar la polarización política.

El Estado en su responsabilidad política y social en pro de la paz llama a un diálogo, como siempre lo ha hecho. Pero fracaza por la irresponsabilidad de los dirigentes de la contrarrevolución porque presentan peticiones anticonstitucionales como el de liberar delincuentes políticos, asumir políticas neoliberales y otros temas que no están en juego, luego se levantan pateando la mesa.

Diálogo de sordos por parte de voceros contrarrevolucionarios que sólo defienden los intereses de estas familias poderosas que aún tienen control de los Medios de Producción Social.

El Gobierno debe ser firme y no pactar renunciando a los derechos del pueblo en todas sus políticas sociales y económicas, y si vuelven con sus actitudes inmaduras llamando a la violencia, debe ya actuarse con mano dura.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 796 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a236262.htmlCd0NV CAC = Y co = US