¿Dónde encontrar la verdad?

Desde el poder se construye un discurso, el discurso del poder y por tener ese poder se construye una verdad, la verdad del poder, que no es otra cosa que la ideología, vista esta como la falsa conciencia, que se irradia para dominar, para domesticar, para controlar, para crear el espacio panóptico de la sociedad controlada.

En medio de los escenarios políticos y económicos que en la actualidad vivimos, esta interrogante es una reflexión que el venezolano pensante se hace y sobre la misma especula y filosofa: ¿Dónde encontrar la verdad?

La llamada MUD, posee un discurso y el gobierno llamado bolivariano posee otro. Los mismos han servido para dividir la opinión pública, opinión pública que a veces se manifiesta en una violencia horizontal, donde se enfrentan pueblo contra pueblo o lo que es lo mismo decir pobre contra pobre.

Es natural y hasta lógico, por ser la clase que domina que tanto la MUD como el gobierno llamado bolivariano impulsen de manera subliminal y enajenante un enfoque de vida limitado solo a lo material y a lo banal, promueven la idea que los modelos de sociedad que promocionan le permite a los pueblos y al individuo lograr un cerro de fortuna y tesoros. Son esos seres los que imploran al dios creador, al partido, al gobierno que los haga millonarios o les satisfaga sus depravaciones inducidas. Son esos mismos cerebros programados los que hablan y defienden la falsa democracia, el falso socialismo que les permite saquear, poseer todo y obstruir el avance y desarrollo de los demás, que exigen sus derechos y se los niegan.

Tanto los discursos de la MUD como los de los cogollos del PSUV, son discursos que surgen de las relaciones de poder, unos dicen y argumentan que lo que dice Leopoldo, Enrique Capriles o Ramos Allup es verdad, verdad que surge desde su posicionamiento de la cuota de poder, otros indican que lo que dice Maduro, Diosdado o Jagua también es verdad, verdad que surge desde su cuota de poder. Ambos posicionamientos del discurso que convierten en aparente verdad por lo repetitivo, unidireccional, masivo, no es otra cosa que el encubrimiento de la realidad, porque esos discursos se construyen, se fabrican, se enarbolan desde sus propios intereses, intereses que nada tienen que ver con los intereses colectivos, con las necesidades colectivas, es aquí donde la percepción y la comprensión pone al descubierto el discurso falaz de ambos sectores ya que la ambivalencia entre verdad y falsedad se manifiesta en sus ejecutorias que realizan desde el poder.

DESDE EL PODER

Desde el poder se construye un discurso, el discurso del poder y por tener ese poder se construye una verdad, la verdad del poder, que no es otra cosa que la ideología, vista esta como la falsa conciencia, que se irradia para dominar, para domesticar, para controlar, para crear el espacio panóptico de la sociedad controlada.

Es la ideología de ese poder que encubre la injusticia del modo de producción y de la sociedad de clases que necesariamente conlleva, en momentos históricos determinados a las confrontaciones, confrontaciones que van más allá de la lucha de clases pues es una lucha de valores contra valores, que contiene a su vez esa lucha de clase, cuando esas clases convierten la violencia horizontal en violencia vertical, porque llega el momento de la conciencia de clase, es allí que la violencia cambia de dirección al apuntar hacia los verdaderos responsables, a los causantes de la desgracia que viven las clases más desposeídas.

Cuando se adquiere la conciencia de clase, conciencia de patria, conciencia que no puede desarrollarse sino en el seno de una progresiva clarividencia de las relaciones sociales que lleva a percibir igualmente la pertenencia de clase como una realidad nueva. Se comienza a conocer parte de la verdad y la realidad, pues se va más allá del mundo sensorial, es por eso que la verdad aflora, tumba las caretas y lo mejor de todo, la historia ubica esa verdad en su justa dimensión, lo que permite andar en el camino del conocimiento, conocimiento para transformar, para cambiar, para ver la posibilidad y el camino de cómo mejorar las condiciones materiales de existencia de esa inmensa mayoría de seres humanos que el capital, tanto en el capitalismo como el llamado socialismo ha condenado a vivir en condiciones infrahumanas, para que los que dominan sigan disfrutando de las regalías que da el poder.

Pero también hay que decirlo, que muchos sectores de la sociedad latinoamericana y particularmente en Venezuela, viene retomando el camino de la emancipación, es la influencia natural del ser bolivariano, es acoger nuevamente los principios y valores históricos que motivaron la guerra de independencia, que las clases dominantes han pretendido sepultar, tergiversar, engavetar, esconder y manipular para seguir irradiando la ideología de la falsa conciencia, pero se equivocaron, pues esos saberes, esos conocimientos, esas verdades se encuentran eclosionando a pesar de quererlos someter y en las primeras de cambio vienen surgiendo estratégicamente la insurgencia y la rebelión de los saberes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1492 veces.



Enrique Contreras Ramirez

Militante de Ruptura

 comentando.noticia@gmail.com

Visite el perfil de Enrique Contreras Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enrique Contreras Ramirez

Enrique Contreras Ramirez

Más artículos de este autor