El capitalismo de Renny Loyo disfrazado de "empresa de propiedad social", de socialismo.

Apropósito de una propuesta que ahora se divulga en un escrito publicado en el portal Aporrea "El inversionista comunitario futura tendencia para desarrollar proyectos en las comunidades" Por: Renny Loyo| Martes, 20/09/2016 07:53 AM Creo que debemos advertir sobre este "contrabando capitalista" (¿O imperialista?) que va a socavar definitivamente lo que quede de la revolución chavista.

Una empresa de propiedad social es una empresa que le pertenece y rinde beneficios a toda la sociedad, siguiendo principios y estrategias revolucionarias. Su forma se ciñe a una estricta planificación para satisfacer las necesidades básicas de toda la sociedad. No compite con nadie en la sociedad, solo produce con el fin de satisfacer necesidades básicas de toda la sociedad. Cualquier otra forma de propiedad, las "cooperativas", el llamado "control obrero", o "propiedad comunal", que estimule el egoísmo, el interés de pocos por encima del resto de la sociedad, nada tiene que ver con "propiedad social" o socialista, de los medios de producción. Esta idea está a la base de la economía socialista: producir para satisfacer necesidades (básicas) de toda la sociedad; hacer eficiente los procesos de producción de bienes, dándole un carácter socialista al sistema social de producción, cada vez de mejor factura y calidad; producir siguiendo el principio de la solidaridad humana.

Educar a las comunidades en formas de producción capitalistas, con principios capitalistas, de inversionistas y de reparto de ganancias particulares; dentro de la satisfacción capitalista egoísta es un veneno para la consciencia del deber social en el pueblo chavista. El socialismo es una meta espiritual de solidaridad y cooperación entre todos los miembros de la sociedad, para la solución de los problemas de toda la sociedad. Hablamos de Salud, de educación para el trabajo, para las ciencias y para las artes, de la organización del trabajo y de la sociedad para hacer efectiva esa cooperación y defensa de ese ambiente humano y de la naturaleza. En el socialismo NO hay un ser humano mejor que otro, más valioso que otro; desde que nace, a todos se les da la misma oportunidad de ser personas dignas, respetuosas de sus semejantes y de la naturaleza, responsables y libres de actuar en consecuencia.

La revolución socialista tiene principios que no deben ser cambiados: igualdad social, justicia, solidaridad, respeto a sus semejantes y a la naturaleza. Todo lo demás puede ser cambiado a por razón de esos mismos principios. Si no es así, no es socialismo, no hay socialismo.

No en vano el comandante Chávez decía NO es suficiente que se le endilgue a todo lo que se hace la palabra socialista para que lo sea. Que no todo lo que se llamaba, o auto llamaba socialismo era realmente socialismo. Inclusive, que se podía sospechar de ello como socialismo.

En este caso, este señor Renny Loyo y el grupo que promueve esta idea, están usando un lenguaje propio del trabajo social, como es el caso de "Empresa de Propiedad Social", para meter por debajo un contrabando capitalista, de naturaleza capitalista. Una idea vieja promovida en los tiempos de la Alianza Para el Progreso cuando Kennedy, la cual todavía se conserva viva bajo la denominación de "emprendimientos" y "Emprendedores", como si la conciencia de un "pequeño empresario" hiciera alguna diferencia con la del "gran empresario". Los principios éticos que rigen a los dos son los mismos: el egoísmo y la ganancia, el beneficio y provecho personal frente del fracaso del resto de la sociedad.

De la misma manera proponía Chávez a su equipo de gobierno preguntarse siempre, para cada caso donde se vieran involucrados preguntarse ¡y dónde está el socialismo en ésto!

¿Dónde está el socialismo en estos "desarrollos comunales", en este Inversionismo Comunitario?

Se trata de otro contrabando capitalista, disfrazado de desarrollo comunal. Estos estafadores nos engañan con palabritas, en el lenguaje nos confunden. Palabras que se parecen pero que no son. "Desarrollo comunitario" no es "desarrollo social socialista". "La inversión (capitalista) comunitaria" no la hace menos capitalista porque sea comunitaria. El éxito de esta inversión de la comunidad será sobre el fracaso de otra parte de la sociedad. Y eso no es socialismo; y eso no obedece a los principios socialistas. Es una cuestión de principios que se ha ignorado de plano en todas las acciones y políticas del gobierno, después de la muerte del Comandante Chávez.

Ahora resulta que todos los programas de "Emprendedores", de "pequeños empresarios", de "Accionistas Comunitarios", de pequeños sistemas y prácticas capitalistas, son "socialismo". Y que, disfrazados como "socialistas" dentro de un gobierno llamado socialista, en realidad están hechos a la medida del capitalismo, de seguro estimulados por Agencias y ONGs de Estados Unidos y Europa, para el supuesto "desarrollo social" dentro de países pobres –por ejemplo, para África, Asia Centroamérica- y ahora "regresan" a Venezuela, en plena "revolución socialista". Sin embargo estos programas emergen siempre para frenar los cambios radicales, verdaderamente revolucionarios; cuando las tendencias revolucionarias socialistas son (o siguen siendo, como en nuestro caso) muy fuertes. Fue el tema de la Alianza Para el Progreso en América Latina en los años sesenta y setenta, luego de la revolución cubana….

…Como decíamos, es una cuestión de principios. Hay que pensar en los principios, en la raíz de nuestros principios, como dijo Hugo Chávez los que hay que considerar a la hora de retomar el camino de la revolución socialista. El enemigo fundamental del socialismo es la propiedad privada, o no-social, de los medios de producción, del comercio, de la banca, etc. El enemigo principal del socialismo es el espíritu egoísta, por más "emprendedor" que sea. Estimular estas condiciones de prácticas económicas "comunitarias" es abandonar los principios revolucionarios socialistas, la Razón de Ser de una revolución socialista, que es la propiedad social de los medios de producción, que es la conciencia del deber social, que es la producción y satisfacción de bienes básicos para toda la sociedad, que es elevar el espíritu de la población por encima del egoísmo, del mercantilismo, de hacer de todo una mercancía, del "fetiche de la mercancía"; del consumismo, de la producción anárquica de mercancías innecesarias, inútiles, de basura. Educar o reeducar a la sociedad en valores distintos de vida.

Un grupo de "emprendedoras" que ahora está haciendo uniformes para los programas escolares del gobierno, más tarde, cuando el negocio no le sea redituable sabrán cómo hacer y vender carteras, o abandonarlo todo e invertir "sus capitales" en una licorería, en un supermercado, o especular en la bolsa. Saber "emprender" en el capitalismo es saber optimizar las ganancias, multiplicar el dinero, explotando a otro y a costa de la miseria de otros.

hécto.baiz@gmail.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1176 veces.



Héctor Baiz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: